Traducido del Más  Allá por Max Lesnik.

Trump y los  cubanos

Aunque  el  racista millonario Republicano Donald  Trump en su diatriba  anti-inmigrante apuntó  sus disparos  contra los  mejicanos,  es fácil  colegir que  se  estaba  también  refiriendo  a todos los  hispanos en general,  incluyendo  a  los cubanos, aunque  estos piensen que  los  insultos no iban con ellos. 11426651_1679425255605382_1659531848_n

Digo así porque buena parte de los  cubanos que  viven en Estados Unidos no se consideran hispanos, sino más bien  una raza aparte que nada tiene que ver con  el resto  de  los  latinoamericanos, puesto que  gozan  de ciertos privilegios migratorios concedidos  por  razones  especiales de tipo político  como  es  el caso de la  llamada “Ley de Ajuste Cubano” que les permite obtener  la  “Residencia Permanente” al año  y  un día de haber ingresado  a territorio  norteamericano, sin otro  requisito  que el de  ser  un nacional cubano  y no  un extranjero  de  otro  país  del  mundo.

Tal  privilegio  les  hace  creer  a  muchos  de  nuestros  compatriotas  que las  palabras  de  Donald Trump contra  todos los  hispanos no les  toca a ellos,  cuando en realidad para  el racista  aspirante  a la  presidencia  de Estados Unidos  por el Partido Republicano todos  los  hispanos  son  “indios con levita” a lo que se añade en cuanto a los  cubanos,  que el que no  tiene  de Congo  tiene  de Carabalí. ¿Es que no  se acuerdan  de aquellos de…….. ¿Y tu abuela  dónde  está?

El hecho  de  que  en  las  encuestas  de preferencias Donald Trump aparezca en el  primer  lugar entre  todos  los aspirantes presidenciales del Partido  Republicano, nos  hace  pensar que  buena parte  de  los  norteamericanos  que simpatizan  con  ese Partido  son  por  igual  tan  racistas  y anti-hispanos  como  lo  es  Donald Trump.

Es bueno  saber  que el prejuicio  racial  lo tiene y determina  el  que  discrimina  y no el  discriminado. De manera  que no  importa  que  los  cubanos piensen  que lo de Donald  Trump no  va con ellos cuando  en realidad para  los  racistas todos los hispanos ya  sean mejicanos, venezolanos, centroamericanos, cubanos, estamos  para  ellos  en   un mismo saco .

Por suerte  el  racismo en Estados Unidos, en cuanto  al  terreno político se refiere, se ha ido concentrando en el Partido Republicano, especialmente  en su  ala  más  reaccionaria  en  el  que  lamentablemente  buena parte  de ese sector  es de  origen  cubano.

Esto se me parece  al cuento  del  mulato  blanconazo  que  pretendió  entrar en un Club aristocrático  de  La  Habana  en los  años  40  del  pasado Siglo XX  y  fue  rechazado  de manera  categórica, a pesar de su dinero  y  grandes  influencias.

El racismo  es  más o menos  igual  en todas  partes. Y si algunos cubanos que viven en  Estados  Unidos  piensan que para  los  racistas norteamericanos nosotros somos  “ arios, blancos  de  ojos  azules”, que no se hagan ilusiones. Para ellos  todos  somos  “mejicanos”, aunque ese cubano lleve en sus  venas  sangre judía  ruso-polaca y  se llame  Max Lesnik.

Y hasta mañana jueves  amigos  de El Duende que con mi gallo me voy cantando a mi tumba fría. Bambarambay.