El  “Indio Putumayo” en La  Habana

 

,,zenea-monumentoEstatua del  poeta  Juan Clemente  Zenea

Traducido del más allá por  Max Lesnik

 

Del  archivo de mis recuerdos me viene a la memoria un  pintoresco personaje que pasó fugazmente por  la  escena habanera a mediados de los  años  cuarenta  del  pasado siglo XX, cuando acababa  de estrenarse en la  presidencia de la república  el doctor Ramón Grau San Martín.

Se trataba del  “Indio Putumayo”  que así  le  decían al original turista de ocasión que con su extraña vestimenta  de  bata  color  negro, sandalias   de cueros en sus pies, collares  de  dientes de  animales alternados con  cuentas  de  brillantes  colores  al cuello  y negra  cabellara  lacia  con cerquillo en la frente, recorría  de  cabo a rabo  las  calles  de la  capital  cubana en competencia pacifica  con  el “Caballero de París” , quien hasta  entonces  era el amo  y  señor  de aquel entorno  folclórico habanero.

Me acuerdo  haber  conocido al  “Indio Putumayo” una tarde  de verano cuando  el estrafalario visitante extranjero,  miembro de la tribu  indígena  de  la  región del Putumayo  colombiano andaba de caminata por donde comienza el Paseo del Prado,  precisamente  donde  está emplazada  una estatua  tamaño natural del  poeta  Juan Clemente  Zenea que tiene a su lado una escultura  en mármol blanco de una  mujer  desnuda.  La escena la  completaba un enjambre de muchachos que acabados  de  salir  de  las  clases andaban detrás  del “Indio Putumayo”  como abejas alrededor  de un panal. Me acuerdo que el  indio no  miraba  para  la escultura del  poeta  sino que su vista  se fijaba más bien   en  el cuerpo  de la  mujer  desnuda, cuyas partes púdicas  mas intimas habían sido  pintarrajeadas  en negro  por algún bromista furtivo obsesionado con  el  sexo.

Fue entonces que  llegó a la escena  una “Guagua”  del  colegio  de Belén cargada de estudiantes que andaban de paseo  por  la  ciudad  y que  al ver estos al “Indio Putumayo”,  se bajaron del ómnibus para sumarse  a la otra  muchachada  que  rodeaba al personaje.

Algún alumno  del  Colegio  de los Padres  jesuitas o  quizás  un  sacerdote acompañante-  ¿sería el  Padre  Llorente?- tomó  varias  fotos  de los  estudiantes  con  el “Indio Putumayo”.  En  una  de esas  fotografías aparece con otros dos  compañeros suyos  el entonces joven  estudiante  de bachillerato  Fidel  Castro  Ruz, vestido de  completo  uniforme  colegial.  La fotografía   en cuestión fue  publicada  en  la  prensa  de  la  época. El  personaje  central  de la escena   no era Fidel  sino el  “Indio Putumayo”, la sensación  de  La Habana de entonces.

Yo  me  acuerdo de aquel momento en que se tomó  esa fotografía. Fue  la  primera  vez  que  vi a Fidel en persona.  Años después, muchos  años  después, hablando  con Fidel en la  intimidad,  a poco tiempo de  antes de su retiro como Presidente  de Cuba le hablé del   “Indio Putumayo”  y se acordaba  perfectamente del personaje. ¿Alguien tiene  el original  o  la  copia  de la  foto  del  Fidel estudiante del  colegio de Belén  con el “Indio Putumayo?  Debiera volver  a publicarse la  fotografía con  un pie que diga : “ Cuando  un “Indio”  Putumayo  era  en Cuba más  popular  que Fidel” .  Se los juro.  Yo estaba  allí.

Y hasta la próxima entrega  de  El  Duende que con mi gallo me voy cantando a mi tumba fría. Bambarambay.

0 comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Viva cuba libre!