El “Loco”  tiene  pistola  legal

al-capone Un niño de teta

Es como si el Infierno hubiera bajado a la tierra. La noticia  debiera haber sido  publicada en primera plana  pero  no lo fue. La leímos en una página interior  del periódico local como si se tratara  de  un simple aviso sin importancia. Dice así:

“El Senado de Estados Unidos aprueba derogar una ley  que prohibía a  los  enfermos mentales obtener licencias para portar armas  de fuego.”

Y continua  diciendo  la  información: “ La medida aprobada  por  57 votos a favor  y  43 en contra pasará ahora  a manos  del  Presidente Donad Trump de quien se espera que  la  firme  y  la convierta  en ley, suplantando  la legislación  aprobada  durante  el  gobierno  Demócrata  del presidente  Barack Obama  que prohibía  a los discapacitados mentales  portar  armas  de  fuego por el  peligro que ello representa  para una  sociedad civilizada.

La Ley que  prohibía  a  los enfermos  mentales  obtener  licencias  de  armas letales  había sido aprobada  por  los  legisladores  del Congreso después de la matanza ocurrida en el año 2012 en la escuela de Sandy Hook en el  pueblo  de Newton, Estado de  Connecticut en la que fueron asesinados  20  estudiantes  y  seis maestros por  un joven desquiciado mental   de 20 años  de edad que después el  mismo se quitó  la  vida en acto suicida. Poco antes de cometer ese  horrendo crimen  había dado muerte a su  propia madre. El  joven autor  de esta  múltiple tragedia  a pesar de estar  perturbado  de sus facultades  mentales  tenía  una  licencia legal  para  portar  armas  de fuego.

Para nadie  es  un secreto  la gran  influencia  que tiene  en el Congreso y  en el  Partido Republicano  la “Asociación del   Rifle  de  Estados  Unidos” con su  poderoso “Lobby”  de  millones de  dólares que aboga  por  el  uso  irrestricto de artefactos   de  fuego bajo  el argumento simplista que es  un derecho ciudadano el de portar  armas  letales aún por  aquellos   de que  sean perturbados  mentales.

Los  Republicanos hoy controlan el  Congreso  y  también la Casa Blanca y eso explica  por qué los  que  abogan  por  las  armas  estén de fiesta.

Así las cosas solo nos queda  un  recurso. Comprarnos también  una ametralladora y andar   con un cartelito colgado  al  pecho que diga: ¡Cuidado con el  loco  que tiene pistola  legal!

Les habló para Réplica  de  Radio-Miami su director  Max Lesnik.

0 comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Viva cuba libre!