Algunas curiosidades sobre el turismo y otras cosas en Cuba.

   Para los cubanos que residimos de este lado del mar, hay muchas cosas sobre nuestra isla que ya conocemos, hasta en detalles, pero para los descendientes u otros parientes y amigos que no acostumbran a viajar allá, la cosa no es tan conocida.

Haremos un pequeño recorrido en cuanto a algunos de algunos disfrutes durante esas estancias, considerando que se viaje como para conocer esa tierra llena de místicas cosas.

Por ejemplo:  Siempre hay que tener en cuenta que la conversión  equivalente de gastos, el dólar  americano es igual al CUC – moneda de uso local para la  divisa extranjera – . En las grandes y otras curiosas ciudades donde sea posible encontrar diversas zonas y  lugares adecuados a estos visitantes, hay una interminable variedad de presupuestos para el goce personal y familiar o de grupo.

Rentar un auto puede costarle entre unos 20  hasta unos 100 por día. Un hotel estándar  de doble ocupación puede ser a partir de  60 por día. Se cuenta con una disponibilidad de 40 mil habitaciones estatales,  pero hay una gran variedad de lugares privados como estancias y que incluyen también las comidas, a precios muy módicos. Esto incluye a zonas turísticas de La Habana y otras de gran envergadura como Varadero y otros puntos de marcado interés en toda la isla.

Las atracciones, como parques específicos, acuarios y museos, entre 15 a 40 por persona. Las propinas serán, como en todos los lugares, entre el 10 y el 25 %, algunas veces esto va incluido en la cuenta a cobrar en los restaurantes, en dependencia del servicio otorgado al visitante y el nivel de atractivo de cada lugar.

También hay lugares privados pero de usos  públicos o pequeñas discotecas que ofrecen sus espectáculos y servicios al visitante, local y de fuera.

En cuanto a las comidas,  existe en toda la isla y principalmente en las grandes capitales y ciudades más importantes, unas ofertas muy variadas para todos los gustos. Hay una gama de restaurantes estatales y privados, estos  conocidos por Paladares, que en nada deben envidiar a esos iguales lugares  en el exterior. Así mismo en los hoteles y otras partes turísticas, lo componen en su mayoría,  entidades estatales.  Abundan los servicios de mársicos que es uno de los fuertes para el turismo local y extranjero. La diversidad de asados de carnes de bovinos, porcinos, aves y pescados, para complacer el gusto más exigente.

No podemos dejar escapar los atractivos trabajos de artesanía local y lancerías hechas a mano,  que se expenden en varios lugares en las ciudades, donde el cuidado, dedicación  y el arte del criollo hacen gala de maestría en artículos para recordar ese viaje.

En la isla se posee un gran parque de autos convertibles (descapotables) de origen estadounidense y en menor cuantía europeos, de medio siglo y más, atrás. Estos, producto del ingenio de los cubanos, se les han mantenido actualizados sin afectar en casi nada  su originalidad. Por lo que son atractivos para uso turístico y por ello pueden darse el placer de alquilar uno de ellos, con su chofer-guía, por unos 80 todo el día.

Un trour – recorrido –  por las áreas de la ciudad, puede disfrutarse por entre 5 y 25 dependiendo de todo el  tiempo y lugares. Paseos en barcos o yates, también oscilan entre 50 y 100 por persona. Ahí se podrá pescar con varas o submarino. También se brindan servicios de rentas de jet sky y otros accesorios acuáticos, en las playas del país.

Se aconseja que se lleve en efectivo monedas extranjeras como el euro, el dólar canadiense, el peso mejicano, la libra esterlina inglesa, etc.,  no así los dólares de Estados Unidos, que estarían sujetos a deducciones de un 10 % extra en el cambio, debido a regulaciones aún vigentes  del Bloqueo yanqui contra los cubanos. En la isla aun no se permite el uso de tarjetas de débito o crédito de bancos yanquis. No sucede igual con estos sistemas provenientes de algunos lugares de América Latina y Europa.

También existen giras turísticas a determinados putos de interés en toda la nación, cuyos precios son muy  módicos y  con todo incluido. Estas son entendibles con  viajes a Las Bahamas y República Dominicana.

En bueno aclarar que desde hace ya algún tiempo, estos servicios tan variados, se le permite hacerlo a ciudadanos cubanos de la isla, toda vez que costeen sus gastos con moneda nacional equivalente o en divisas, como turismo criollo.

Bueno amigos, embúllense a disfrutar de nuestra isla más hermosa que ojos humanos  hayan visto jamás.

Les habló, “Desde Miami”, Roberto Solís.

0 comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Viva cuba libre!