Con Trump algunos se quedaron con las ganas

  Traducido desde el más allá por Max Lesnik

stephen-steve-bannonSteve Bannon,  consejero “leninista” de Trump

Es muy probable que el discurso  pronunciado  por  el  Presidente Donald Trump  ante  el  Congreso de Estados Unidos no haya  complacido del todo  a sus  mas  fanáticos seguidores por haber dejado a un lado sus más encendidas arengas de tribuna de barricada que le llevaron a la Casa Blanca. Como tampoco su tono apaciguador  para  con  los que no votaron por  él en las pasadas elecciones- Demócratas,  Independientes  y  hasta muchos Republicanos- hayan  servido sus palabras  de mucho como  para ganarse la confianza de los  millones  de norteamericanos que lo miran  todavía con recelo y desconfianza.

Pero a fuerza  de decir verdad  hay que reconocer que  Donald Trump por  su propia  voluntad  o porque se lo aconsejaron  sus más cercanos colaboradores-  su familia  en  primer  lugar- logró por primera  vez lucir  “presidencial”, independientemente  que  para ello no  tuvo que renunciar  a sus polémicos puntos  de vista ni a su obsesivo muro en la frontera mejicana.  Pero al menos  no repitió la insolente  y ofensiva afirmación  de que México tendría que  pagar por la construcción  del maldito  muro  como castigo por haber  decidido el destino que el país azteca tuvieran  por  vecino al coloso del norte.

¿Y de mi Cuba  qué? Pues  de Cuba el Presidente Trump no dijo nada, ni bueno  ni malo en su discurso ante  el  Congreso. Me imagino que lo esté pensando con cuidado, por aquello  de que la islita es chiquita  pero  es un hueso duro de roer.

Steve Bannon su mentor político  y  habilidoso  estratega  – que dice  ser  “leninista” aunque no comunista- a estas alturas debe estar repasando, antes de dar  su consejo al oído de Presidente , el manual de Vladimir Ilich “ Volodia” “ Un paso adelante, dos pasos  atrás” .

Y mientras tanto  aquí  en Miami  la extrema derecha cubana un tanto desconcertada, debe estar preguntándose  por qué Donald Trump  no dijo nada sobre  Cuba en su discurso presidencial  ante el Congreso. Se quedaron con las ganas, digo yo.

Y hasta la próxima entrega de El Duende que con mi gallo me voy cantando a mi tumba fría. Bambarambay.

0 comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Viva cuba libre!