Marquito se vuelve trumpista

 

 

 

marco-rubio-is-starting-to-go-after-donald-trump El “enano” del cuento

Había que verlo aplaudiendo delirantemente el discurso del Presidente  Donald Trump  ante  el congreso el pasado martes en la noche. Cualquiera diría que  el Senador cubano-americano por  el Estado de La  Florida Marco Rubio- “ Little Marco” el  pequeño Marquito  como lo bautizara con desprecio  el propio  Donald Trump durante la pasada  campaña  presidencial-pretendiera  ahora borrar  con sus aplausos babosos  los  ácidos desencuentros entre él y el ahora Presidente de Estados Unidos.

No es la primera vez  ni será  la última que un político cambia de opinión ante la realidad  de los hechos que lo convencen de que el otro  era el que tenía la razón  y  él era el que estaba equivocado. Ejemplos  sobra  en la  historia, inclusive en la  de Cuba en la  que muchos  de los que criticaban antes  a José Martí desde el bando autonomista por su postura vertical  independentista, más temprano que tarde  su sumaron a la guerra martiana “ justa y necesaria”  regando con  su sangre los campos  de Cuba Libre.

Pero el “anexionista”  Marco Rubio  es  otra cosa. Cuando el Senador floridano se cambia de casaca para  convertirse en un adulador del  Presidente Donald Trump,  no  lo hace para ir al sacrificio personal como buen patriota, ni por  razones ideológicas profundamente arraigadas en  él,   sino por un  simple y despreciable  oportunismo político de la peor clase.

El  Senador Marco Rubio ha desertado del bando del “Republicanismo tradicional” – para llamarlo de alguna manera-en los  momentos en que su Partido necesita como nunca antes  servir de balanza en el  Congreso  ante  un Presidente Trump que amenaza con llevar adelante  una  agenda muy suya que va mucho más allá de lo que representa  la esencia programática  del Partido Republicano. No es este un criterio mío sino que es lo que dicen muchos Republicanos de La Florida, entre los cuales no falta alguno que otro Congresista de los que  apoyaron a Jeb Bush frente  a Donald Trump  en las pasadas elecciones Primarias  de ese Partido.

Lo cierto  es  que “Marquito” se nos  ha vuelto “Trumpista”.Los verdaderos seguidores  de Trump, los fundadores  del “Trumpismo”  cubano  en el  sur de La Florida deben sentirse muy  mal con  esta nueva compañía. Al menos  a mí como cubano que soy, me da vergüenza ajena.

Les habló para Réplica  de Radio-Miami su director Max Lesnik.

0 comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Viva cuba libre!