Bannon: El  hombre detrás del trono

49063423.cached
ILLUSTRATION BY THE DAILY BEAST

Traducido desde el mas allá por Max Lesnik

Siempre se ha dicho- unas veces  con  razón y otras sin ella- que detrás de  cada gobernante  que aspira a cambiar las cosas  en el  mundo o en su país, hay siempre una “eminencia gris” que es quien en realidad tiene el  poder  real, porque se hace lo que él aconseja desde las  sombras. Diríamos que es el hombre detrás  del trono.

En el caso del  nuevo Presidente de Estados Unidos Donald Trump a quien se señala  en ese  papel de siniestro Rasputín, es al consejero presidencial  Steve Bannon que de oscuro periodista  de un medio alternativo   de  la  Internet llamado “Breitbart”,  se ha instalado  en  la Casa Blanca con tanta influencia con el Presidente Trump como nunca antes en la historia moderna de la política norteamericana. Ni siquiera Henry Kissinger  tuvo tanta  influencia con el Presidente  Nixon como la que tiene Bannon con Donald Trump.

Su aspecto  físico  un tanto  desaliñado- no  es de los que se afeita todos los  días ni le interesan las  vestimentas elegantes y  caras- el consejero presidencial   Steve Bannon es sin duda un hombre de gran  imaginación e inteligencia que sabe aprovechar las oportunidades y considera que esta es  la suya. Dirá: “Ahora  o  nunca.  Y manos a la obra”.

El  mismo Bannon  se  ha definido como  “Leninista”, no como  partidario  del comunismo ideológico, sino como  método  para alcanzar  el  poder  y  para una vez afianzado en el mando, desmontar pieza por  pieza  todo el sistema de gobierno- la  nomenclatura y sus lineamientos burocráticos- para una vez logrado esos objetivos construir  sobre las cenizas  del viejo Estado un nuevo sistema de gobierno.¿  Para bien  o para mal? Eso solo  lo dirá el tiempo.

Lo que le dijo  Bannon en el año 2013 al periódico “Dayly Beast” y que ahora dice  no  recordar es bien significativo. “Yo soy un leninista que quiere destruir el  Estado  y ese es también mi objetivo. Quiero tumbarlo todo y destruir el Estado actual”.  Hoy Bannon dice que no se acuerda nada  de lo que dicen que   dijo pero lo que  se está  haciendo desde la Casa Blanca  se parece mucho a lo que él dijo.

Lo cierto es que  los norteamericanos votaron por  Donald Trump y  el  nuevo Presidente  escogió con  todo  su derecho a quien es hoy su  principal  asesor  de gobierno en la Casa  Blanca.

Lo que me trae  a la mente  un viejo   cuento   sobre la corrupta democracia liberal  latinoamericana que cuenta que en una  de esas elecciones de “quítate tú para ponerme yo” aparecieron en las paredes de la capital del país donde se celebraban  comicios  nacionales  unos letreros  pintados  a mano que decían :  “Votemos  por  las  prostitutas que sus  hijos  lo hicieron muy mal”. A quien le venga bien el sayo que se lo ponga.

Por lo  pronto hay que leerse de nuevo el libro de Lenin “el  Estado  y la  Revolución”. Porque ahora en Estados Unidos  el que  tiene la palabra es   el “camarada Bannon”.

Y hasta la próxima entrega de El  Duende que con mi gallo me voy cantando a mi tumba fría. Bambarambay.

0 comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Viva cuba libre!