¿ Y tu abuela donde está ?

   Este es un viejo dicharacho cubano, que se decía cuando se sospechaba una descendencia racial no blanca a cualquiera y de ahí se transfiere a usarse cuando hay algo oculto sobre cualquier cosa o persona. Ahora traigo a colación esto pues se ha formado un alboroto sobre el “descubrimiento sensacional” de un par de hojas de la Declaración de Impuestos (Income Tax Declaration), del año 2,005 del actual presidente de Estados Unidos, el multibillonario Donald John Trump. ¿ Y los otros años donde están ?

Unos defienden el “hallazgo” como algo importantísimo, púes se cacarea de que el ocupante de la Casa Blanca y la Torre Trump de New York, ambas viviendas compartidas del susodicho, no hace su declaración de impuestos anuales y se prueba que si lo ha hecho al menos una vez en los últimos 18 años.

Por otra parte y esta es la más importante, se dice que pagó treinta y tantos millones al fisco por lo que ganó ese año. La duda que ronda por ahí, es que ¿ cómo un individuo que maneja infinidad de negocios de millones,  puede realizar el complicado sistema de declarar lo que ganó y gastó en solo dos páginas – maraña a la vista –  cuando a un simple bodeguero de barrio o un “cuentapropista” aquí,  que pinta casas o corta la grama  o hace reparaciones menores,  o vende naranjas en los semáforos, le cuesta Dios y ayuda hacerlo en tantas páginas que obliga el sistema ?

Por otro lado el sujeto de marras, argumenta que no ha producido sus declaraciones públicas de impuestos, ya que le están haciendo una auditoría todavía. Esto ya lleva demasiado tiempo – meses –  como escusa para no hacerlo. Creo yo.

Nada, que al que Dios se la dio, San Pedro se la bendice.

¿ Será todo verdad lo de Venezuela ?

Hace unos días visitó a un vecino un par de señoras octogenarias desde Venezuela. Pudimos mi esposa y yo conversar con ellas en varias ocasiones. A las insistentes preguntas nuestras sobre la situación actual en su país, vinieron las respuestas.

Ellas aseguran que es cierto que hay “algunas” deficiencias en cuanto a los alimentos, y la atención a la salud,  pero solo algunas, ya que ellas pasaron por situaciones precarias durante  pasados gobiernos. La pobreza ha existido siempre lo que nunca se le ha dado tanta publicidad como ahora.

“Se trata de que este gobierno padece de una guerra política que nunca se vieron en otros. Pero que no se puede dejar de reconocer que ahora el pobre no lo es tanto pues recibe beneficios subsidiados que no lo recibían antes. El costo de la vida es más barato ya que se han instaurado beneficios a  la mayoría del pueblo, que entes se carecía.  Aunque la “bolsa negra” de los especuladores, va en aumento, ya que estos acaparan todos los artículos de primera necesidad que salen al mercado para después crear un mercado paralelo que obliga a muchos a participar en ello”. Así dijeron, entre otras cosas, estas señoras.

Es bueno hacer saber que estas ancianas provienen de la clase humilde y que no están padeciendo de daños causados por el gobierno a los grades poderes. También ellas opinan que borrar las viejas estructuras favorititas y discriminatorias, es algo muy difícil cuando  al mismo tiempo se trata de brindar mejores servicios públicos a la población. Estas viejitas eran, en su vida laboral activa,  solo maestras de primaria.

Por eso es normal para muchos que se escuchen ambos lados del micrófono popular. La cosa no es ni tan tan, ni muy muy. Tal como en nuestra Cuba, Ni el infierno ni el paraíso.

 

Les habló “Desde Miami” Roberto Solís.

0 comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Viva cuba libre!