Siria: dónde está la trampa?

                                                               

Como venganza, el ataque coheteril estadounidense a la base área siria de Al-Shayrat no es rentable. Según cuentan, los gases lanzados sobre la localidad de Khan Sheikhoun, ocasionaron ochenta muertos, mientras los cincuenta misiles Tomahawk liquidaron a unas diez personas y dañaron nueve aviones.

Como quiera que cada Tomahawk carga 500 kilogramos de explosivos, sobre la base se arrojaron unas 25 toneladas, y debido a que cada unidad cuesta más de millón y medio de dólares, el ataque significó el gasto de alrededor de cien millones. Aunque ninguna vida humana tiene precio, como promedio, para liquidar a un sirio Estados Unidos gastó diez millones.

Según comentó Jeff Davis, vocero del Pentágono, la base de Al-Shayrat es vigilada desde 2013, por ser uno de los sitios donde se ocultaron armas químicas, y porque a partir de 2015 desde allí operan naves rusas y sirias, que cumplen misiones en todo el país. De sus pistas, según se afirma, despegó el aparato que arrojó los químicos sobre Khan Sheikun.

Las bases aéreas son aeropuertos militares, que si bien debido a la extensión de las pistas, (en este caso tres kilómetros), ocupan áreas relativamente grandes (Al-Shayrat es de 10km²), sus facilidades operativas: torre de control, equipos de comunicación, radares, edificios, hangares, talleres, depósitos de combustible, así como dependencias para el descanso y el entrenamiento del personal, se concentran en espacios relativamente pequeños.

Tratándose de la segunda base aérea del país que alberga a varias escuadrillas de aviones y helicópteros, Al-Shayrat debe estar al mando de un general, y contar con un numeroso y calificado cuerpo de oficiales, así como con poderosas defensas antiaéreas y una guarnición de cientos, quizás miles de efectivos, dotada de armamento, medios de combate, transporte y blindados.

Los destructores que realizaron el ataque “USS Porter” y “USS Ross”, asignados a la base naval de la OTAN en Rota, Cádiz, España, forman parte del escudo antimisiles de la OTAN, por lo cual se encuentran en permanente disposición combativa.

Debido a que el alcance de los Tomahawk es de unos 2000 kilómetros, y la base de Rota está a cuatro mil de Siria, los buques debieron aproximarse para disparar desde algún punto del Mediterráneo entre las costas de Libia y las de Siria. En cualquiera de las coordenadas en que se encontraran, estaban al alcance de los radares de las bases rusas en Latakia y Tartus, y a la vista electrónica de los buques rusos que patrullan la zona, y de las defensas de la propia base de Al-Shayrat.

Descartado el factor sorpresa y teniendo en cuenta que los Tomahawk son cohetes alados subsónicos, y blancos asequibles al moderno armamento con que cuentan los rusos y probablemente los sirios, ¿por qué no operaron los dispositivos antiaéreos y antimisiles rusos y sirios destinados a repeler este tipo de ataque?   

Si bien, como reconoce el Pentágono, el ataque de los destructores fue de baja eficiencia, peor fue el desempeño de aviación y las defensas antiaéreas rusas y sirias que no realizaron ni un solo disparo para contrarrestar el ataque. Ningún avión despegó para hostilizar a los atacantes. La única explicación es que medio una decisión política, probablemente tomada de antemano.

No hace falta ser muy suspicaz para sospechar que Estados Unidos bombardeó una base aérea vaciá en la cual no había aviones, pilotos, ni personal de aseguramiento terrestre, tampoco defensas antiaéreas, guarnición y por supuesto ningún militar ruso. ¿Por qué estaba desierta la base? ¿Acaso fue evacuada antes del ataque?  

Por otra parte, ninguna operación militar aislada decidirá la guerra en Siria, que se prolonga ya por seis años, ni conducirá al derrocamiento de Bachar al-Assad. Entonces ¿qué hará el Pentágono? ¿Escalar su participación?

En cualquier caso, no hay manera de escapar al hecho de que, al involucrarse en Siria, Estados Unidos avanza en una ruta de colisión con Rusia. Allá nos vemos.

0 comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Viva cuba libre!