Corea. ¿Próxima parada?

Corea-del-Norte-dispara-un-misil-balísiticoCuando en 1945 Estados Unidos detonó una bomba atómica en Los Álamos, Nuevo México, y otras dos sobre Hiroshima y Nagasaki, excepto ellos nadie conocía que eran las únicas. El Proyecto Manhattan solo fabricó tres. Probar una o varias, bombas atómicas no hace a un país potencia nuclear. Se necesita un arsenal.
A principios de 2005 Corea del Norte anunció que era capaz de fabricar armas nucleares. Veinte meses después, en octubre de 2006, probó su primera bomba atómica. El 24 de mayo de 2009 realizó un ensayo nuclear subterráneo. El 12 de febrero de 2013 efectuó otra prueba, y una más el 5 de enero de 2016. La más reciente fue el 9 de septiembre del propio año. En doce años Norcorea ha realizado seis pruebas atómicas, y simultáneamente ha desplegado un programa de misiles, logrando algunos con alcance de hasta seis mil o más kilómetros.
Un detalle significativo sería conocer si el país asiático ya es capaz de miniaturizar las ojivas, reduciendo sus dimensiones y peso para acoplarlas en la cabeza de sus misiles. Además, los medios portadores deben ser suficientemente rápidos para explotar el factor sorpresa, eficientes para alcanzar con precisión los blancos, y capaces de traspasar los escudos y evadir las armas antimisiles.
En materia misilística Corea del Norte ha logrado construir el llamado Taepodong-2, un cohete balístico en operaciones desde 2004, y cuyas ultimas versiones, según se afirma, superan distancias de 6000 kilómetros. Su principal limitación parece radicar en que, a lo sumo, puede cargar una ojiva de 250 kilogramos. Poco para portar una bomba atómica.
El arsenal norcoreano cuenta con otros portadores, como Nodong (1.000 km), Taepodong-1 (1.200km). Musudan (4.000 km), y el mencionado Taepodong-2 (+ de 6000). Con estos arsenales, la armada coreana puede alcanzar además de a Corea del Sur y Japón, regiones periféricas de Estados Unidos como Guam, Hawai y Alaska.
Se estima que solo Estados Unidos, Rusia y China, debido a sus inmensos territorios y a sus flotas de submarinos nucleares, tienen la posibilidad de un “segundo golpe”, debido a que parte de sus capacidades nucleares pueden sobrevivir a la primera andanada y responder. Aunque se especula que Corea del Norte dispone de unas veinte bombas, es poco probable que cuente con esas posibilidades.
Por razones difíciles de comprender, desde 1994, tras la muerte de Kim Il Sung, fundador de la Republica Popular y veterano de la Guerra de Corea, sus sucesores han desplazado el acento del empeño por la reunificación pacífica, a posiciones de fuerza, que no parecen aportar avances políticos sustanciales.
Aunque es poco probable que Corea insista en sus posiciones, últimamente asociadas más que al programa nuclear a reiteradas y peligrosas pruebas de misiles que impactan en aguas próximas a Japón, el peligro de una operación preventiva de los Estados Unidos no está excluido.
Por ahora la mayor esperanza para desmontar la crisis en progreso es la gestión del presidente Donald Trump ante el mandatario chino Xi Jinping, a quien, según se afirma, ha encomendado un encargo que parece un ultimátum: “O China resuelve el problema de Corea o lo resolvemos nosotros…”
Así de limitadas son las opciones. Ojalá el liderazgo coreano tenga la lucidez necesaria para escoger sus batallas con la lógica de que: “Guerra evitada es guerra ganada”. Allá nos vemos.
…………………………………………………………………………………
*Este artículo fue escrito para el diario mexicano ¡Por Esto! Al reproducirlo o citarlo, indicar esa fuente

0 comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Viva cuba libre!