Cambiando el sofá no se resuelve el problema

Cambiando el sofá no se resuelve el problema

Todos y su tía recuerdan la anécdota convertida en casi una realidad. Un hombre  descubre a su mujer acostada con otros en el sofá de la sala, inmediatamente decide votar el sofá, para que no se repita la adultera escena.

Trágicamente en Miami ha habido casos de daños graves a mujeres y hasta de dos muertes, debido a descuidos médicos o negligencia, en el mismo lugar. Ahora sale la noticia que el lugar o clínica “Eres Plastic Surgery”, donde sucedieron los hechos, cambió de nombre por esas pasadas tragedias. Como si con esto la gente podría olvidar ese peligro potencial que sigue esta saga en este centro médico.

Esto nos recuerda lo explicado con el sofá del adulterio de marras. No hemos seguido de cerca realmente este caso, pero así, “por arribita”, como decimos lo cubanos, sino se han tomado medidas legales y no han dejado a la luz el resultado de las investigaciones demostrando una supuesta culpabilidad, con resultados legales y de cambios de cirujanos y de otro personal que estuvieron vinculados a los sucesos, de nada vale el cambio de nombre, es como votar el sofá. ¿ No lo cree ustedes ?

¿ Por qué uno sí y otro no ?

Hace unos días comiendo en un  restaurante oí sin querer una breve conversación entre dos personas que se encontraba en la mesa contigua.

El  Uno le decía al Dos: “¡ Oye te has fijado como anda la cosa con Corea del Norte y sus atrevimientos de prácticas de cohetes dirigidos !”  A lo que el Dos le responde: “Si chico he seguido de cerca esas noticias y el rechazo a Corea de muchos países,  pero, caramba y cuando los americanos hacen sus pruebas igualitas, ¿  por qué nadie se queja ?”

                                       $ 320 K . Parece increíble, pero es cierto.

   El promedio del precio de una vivienda típica,  una casa de tres dormitorios con dos baños, en el Sur de Florida, o sea desde West Palm Beach hasta Monroe, incluyendo Broward y Miami Dade, está ya situado en los $ 320 mil. Haciendo un poco de números tenemos que los bancos están duros para aprobar un préstamo para un comprador.

Las reglas generales son que las entradas netas de los componentes de la familia,  deben ser de la siguiente forma: Con el 28 % (+/-) se debe cubrir todos los gastos de la casa, incluyendo los pagos de hipoteca, utilidades, – electricidad, agua, basura, etc. – comidas,  tarjetas de crédito, deudas de artículos adquiridos a crédito, yodos los seguros,  etc.,  en fin que el banco debe sentirse asegurado que a la persona/as deben quedarle un 72 % (+/-) libre de polvo y paja todos los meses.

Pues empezando por ahí ya se pueden imaginar lo difícil que se hace  conseguir una hipoteca. Así las cosas el precio promedio, se trata de una ecuación que incluye la calidad de la  barriada y  los comparables de ventas  anteriores, el año de fabricada la propiedad, etc. Ya es casi imposible comprar. Y si vamos a los alquileres, estos son iguales o superiores a las mensualidades de cualquier hipoteca y en  los requisitos ya piden hasta reportes de créditos, records limpios de la policía, pruebas de trabajos y sueldos, cartas de recomendación,  y en la mayoría de los casos,  “no pets”. Así anda nuestro Miami revuelto.

Les habló, “Desde Miami”, Roberto Solís.

0 comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Viva cuba libre!