¡El Diablo anda suelto!

Me acuerdo cuando de niño  allá  en mi terruño de San Antonio de las Vueltas que mi abuelita  la “Vieja Teresa” me decía, para meterme miedo ante mis travesías infantiles que debiera esconderme debajo de la cama porque  el Diablo  había  bajado del Infierno  y andaba suelto por  la tierra buscando a quien descargarle sus furias.El-diablo-anda-suelto

Hasta olor  a azufre rodeaba el ambiente cuando mi abuela me aconsejaba serenidad y paciencia ante la supuesta presencia de El Diablo. Desde la crisis  política mundial  de los  años treinta del pasado siglo XX cuando surgió  el fascismo  en Europa nunca antes creo que yo hubo tanta incertidumbre  en el planeta.

Lo digo  en serio. Ya siento  hasta  olor  a azufre. No me voy a meter debajo de la cama como me aconsejaba  mi abuelita pero si voy a mantener paciencia y  serenidad ante la eventual presencia de Lucifer. Que el Diablo son  las cosas y por si las moscas. Digo yo.

Y hasta la próxima  entrega de El  Duende que con mi gallo me voy cantando a mi tumba fría. Bambarambay.

0 comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Viva cuba libre!