La mala óptica de Miami

Traducido desde el más allá por Max Lesnik

venezolanos-miami-concentracion

Venezolanos de Miami asumen la fracazada receta de la derecha cubano-americana

La oposición venezolana está condenada al fracaso en sus intentos por  derrocar  al  gobierno del Presidente Maduro. Se equivocan en  muchas cosas  pero  la más grave de todas es que insisten en seguir los  pasos  de sus amigos de la extrema derecha cubana  de Miami que no conformes  estos con haber  fracasado en Cuba  en sus esfuerzos por  más de medio siglo de llegar  al poder del  brazo de los Infantes de Marina de Estados Unidos, ahora aconsejan a los venezolanos opositores   que sigan ese mismo camino con el cual  no  obtendrían  más que  derrotas.

A nadie  sensato se le  ocurre  seguir  los  consejos  de los  que han fracasado en sus planes de “cambio  de régimen”,  esperanzados  en que el gobierno de Estados  Unidos intervenga con todo su poderío militar para llevarlos  a ellos  al palacio  de gobierno, algo de todo imposible, puesto que  a lo  que más lejos que  Washington  pudiera  llegar  es  a un  “Playa Girón venezolano”, que por  supuesto terminaría  de la misma manera que aquel desastre descomunal  de Bahía de Cochinos,  que si sirvió para algo  fue para consolidar  en el  poder  al gobierno revolucionario cubano.

Dice una sabia definición   que locura  es aquello que lleva a alguien a repetir  una acción  equivocada   una y otra vez  en la esperanza insensata  de que a pesar  de los  reiterados fracasos,  al final de muchos  intentos frustrados ,se lograrán con  éxito los  objetivos perseguidos.

La extrema derecha cubana  de Miami empuja y empuja con su mal ejemplo a los venezolanos anti-chavistas,  porque ellos no se dan golpes. “Miami tiene ñeque” según el decir  de los  que siguen los consejos de Changó el Dios de la guerra los  rayos  y los  truenos.

La mala óptica  del  Miami cubano cae como sombra maligna sobre la oposición venezolana. Y lo peor  para ellos  es que creen que están ganando.

Y hasta la próxima entrega de El Duende que con mi gallo me voy cantando a mi tumba fría. Bambarambay.

0 comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Viva cuba libre!