En Cuba el trabajo por cuenta propia, llegó para quedarse

 

Debaten las diputadas y diputados de la Comisión de Atención a la Juventud la Niñez y la Igualdad de Derechos de la Mujer la situación de los jóvenes y las mujeres en el sector no estatal, durante el segundo día de sesiones de las comisiones como preámbulo al VI Periodo Ordinario de Sesiones de la VIIII Legislatura, de la Asamblea Nacional del Poder Popular, en La Habana, Cuba, el 27 de diciembre de 2015. ANPP FOTO / Tony HERNÁNDEZ MENA

Viceministra Primera del Ministerio del Trabajo y Seguridad Social (MTSS), Marta Elena Feitó

Dado que ha sido fuente de controversias el tema de las regulaciones dictadas reciéntemente por el gobierno cubano,  en relación al trabajo por cuenta propia en la isla, ofrecemos hoy la primera parte de un artículo periodístico que va al fondo de este polémico acontecer de la economía cubana,  ante la manipulación malintencionada por la prensa en el exterior. Decimos en la primera parte de este análisis…

    Al cierre del primer semestre del año 2017, un total de 567 982 personas ejercían el trabajo por cuenta propia en Cuba, lo cual representa el 12 % del total de los ocupados en el país, de manera que cerca de dos millones de cubanos viven hoy del trabajo que se origina en el sector privado.

Datos ofrecidos por directivos del Ministerio de Trabajo y Seguridad Social muestran que el 32 % de los incorporados al trabajo por cuenta propia son jóvenes; el 33 % féminas; el 16 % labora a su vez como asalariado en algún centro estatal; y el 11 % pertenece al sector de los jubilados. Resulta incuestionable la validez de dicha forma de gestión como opción de empleo.

El trabajo por cuenta propia no solo ha facilitado el proceso de reordenamiento laboral, también ha logrado incrementar la oferta de bienes y servicios con niveles de calidad aceptables, así como aligerar gradualmente la carga del Estado para permitirle concentrarse en actividades trascendentales para el desarrollo económico cubano. El gobierno cubano es el autor de estos buenos resultados que exponemos.

Desde que en octubre del 2010 comenzaron a aplicarse las medidas destinadas a flexibilizar y ampliar el ejercicio del trabajo por cuenta propia en Cuba, a partir de esa fecha se eliminaron prohibiciones para el otorgamiento de nuevas autorizaciones y la comercialización de producciones y servicios y se aprobó la protección al sector a través de un régimen especial de seguridad social; al tiempo que se incrementaron las actividades y el control de su ejercicio.

A la par de los beneficios reportados en el transcurso de los últimos siete años, también se han presentado desviaciones en la implementación de la política aprobada que han hecho necesario rediseñar medidas encaminadas al perfeccionamiento de la actividad de manera general.

Así fue anunciado en la más reciente reunión del Consejo de Ministros, y ratificado por el General de Ejército Raúl Castro Ruz en su discurso de clausura del IX Periodo Ordinario de Sesiones de la Asamblea Nacional del Poder Popular.

Al indagar  con funcionarios de los ministerios de Trabajo y Seguridad Social, de Finanzas y Precios, y del Transporte en Cuba, ante la interrogante de ¿por qué se inician  modificaciones en el trabajo por cuenta propia?. Marta Elena Feitó Cabrera, viceministra primera de Trabajo y Seguridad Social, aseguró que ello forma parte de un proceso sistemático de revisión y perfeccionamiento, encaminado a corregir deficiencias, de manera que ninguna acción quede al margen de la legalidad.

A través de la mencionada viceministra se conoció  que  la más reciente evaluación al desempeño del sector cuentapropista  permitió comprobar, entre otros elementos, que se utilizan materias primas, materiales y equipos de procedencia ilícita; persiste el incumplimiento de obligaciones tributarias y se subdeclaran ingresos;  que hay falta de enfrentamiento y solución oportuna a los problemas; subsisten imprecisiones e insuficiencias en el control; así como se constatan deficiencias en la contratación económica para la prestación de servicios u oferta de productos entre personas jurídicas y personas naturales.

La viceministra de  Trabajo y Seguridad Social  de Cuba Marta Elena Feitó Cabrera, es muy categórica  y le tapa la boca a aquellos que dicen que la dirección de la revolución cubana ha retrocedido en  el trabajo por cuenta propia  al afirmar que  las decisiones adoptadas «no constituyen un retroceso en el desarrollo de la actividad; con ellas se pretende consolidar la organización y el control del trabajo por cuenta propia, de manera tal que este continúe avanzando de manera ordenada y eficiente».

No hay dudas que las autoridades cubanas saben por dónde  caminan y están ajustando el trayecto que debe transitar el trabajo por cuenta propia para consolidar un nuevo modelo económico en Cuba que comenzó a gestarse desde hace más de un lustro, de ahí que  la Gaceta Oficial Extraordinaria No.31 publicará en estos días una Resolución del Ministerio de Trabajo y Seguridad Social, la primera de un conjunto de normativas jurídicas que será necesario implementar para materializar la decisión antes mencionada.

En este caso, la regulación enuncia que no se concederán nuevas autorizaciones para un grupo de actividades hasta tanto concluya el perfeccionamiento del trabajo por cuenta propia.

Y es muy importante destacar que el gobierno de Cuba y las instituciones creadas para autorizar el trabajo por cuenta propia seguirán dando nuevas licencias cuando concluya la publicación de las nuevas regulaciones, porque corregir el tiro y establecer las regulaciones es un acto de sabiduría. Más claro ni el agua. En Cuba el trabajo por cuenta propia, llegó para quedarse.

    En el trabajo por cuenta propia en Cuba y de manera definitiva, en lo adelante no se otorgarán autorizaciones en las actividades de vendedor mayorista de productos agropecuarios, “vendedor minorista de productos agropecuarios», “carretillero o vendedor de productos agrícolas de forma ambulatoria, comprador vendedor de discos y operador de equipos de recreación para los equipos rústicos. Al respecto se aclara que los trabajadores que ya han sido autorizados en estas actividades pueden continuar desarrollándolas.

Asimismo, se puntualiza que las solicitudes de autorización, para ejercer en cualquiera de las actividades que la mencionada resolución restringe, que se encontraban en trámite antes de la entrada en vigor de esta normativa, se procesarán de acuerdo con lo establecido en las disposiciones legales por las que se iniciaron.

Por otra parte, Marta Elena Feitó Cabrera, viceministra primera de Trabajo y Seguridad Social detalló que «una vez listo el resto de las regulaciones jurídicas necesarias, entre otras decisiones, se procederá a poner en práctica una agrupación de actividades afines, con lo cual se busca reducir la dispersión existente y perfeccionar el alcance de ellas».

Y ejemplificó con los «servicios de belleza». En esta nueva modalidad –dijo– se integran siete actividades del trabajo por cuenta propia: barbero, maquillista, masajista, manicura, peluquera, peluquera peinadora de trenzas y peluquero tradicional.

Actualmente, en Cuba, si las personas quieren ejercer cualquiera de esas actividades, solo necesitarán una licencia, así se agilizan y reducen los trámites administrativos, disminuyen los documentos y se amplía el perfil de las actividades ofreciendo un servicio más integral.

De esta manera el estado cubano como especificó la viceministra,   Feitó Cabrera,   ratifica la decisión de potenciar el desempeño del trabajo por cuenta propia, pero siempre bajo el marco de la legalidad y el ordenamiento. Es muy alentador para el pueblo cubano saber de voz de los funcionarios del gobierno que como principio NO se otorgarán autorizaciones para el trabajo por cuenta propia en lugares donde sean detectados hechos constitutivos de delitos.

Ante el cumplimiento de leyes como estas para el orden de una política de cero tolerancias en Cuba para él que cometa violaciones, no son comunes en el comunismo, se parecen bastante a normas republicanas y conservadoras de Estados Unidos, tal vez   los famosos medios cloacas de Miami no se han dado cuenta de ello.

Mañana escuche la segunda parte de…En Cuba el trabajo por cuenta propia, llegó para quedarse

Un comentario

Gladys Cañizares 2017-08-10 11:29:54

Buen artículo. Me parece magnífico el avance en el sector privado. Sin embargo, no creo que para efectuar cambios o implementar regulaciones nuevas, se paralice e inclusive se castigue a todos. Generalmente la revisión de leyes surgen de la transgresión de normas existentes y los cambios se aplican cuidadosamente para no infundir miedo o inestabilidad económica.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Viva cuba libre!