Combatir sin leyes.

Cuando se introducen normas de convivencia en una sociedad, siempre deben buscarse los beneficios para los integrantes de esta, que en su inmensa mayoría son los pueblos. Desde hace mucho que se han entronizado diversos tipos o formas de crear y dirigir naciones donde y cuando se incluyen las políticas a seguir de acuerdo a las filosofías y objetivos que se persiguen por los poderes que mandan.

Las distintas etapas o eras sociales por las que han transcurrido la humanidad, desde la edad de piedra, hasta los días de hoy, pasando por las duras épocas de feudalismo y esclavitud y cayendo de lleno en el estado más feroz de todos, el capitalismo como ultramoderna barbarie social, ha logrado que se creen diferentes modos de confrontar la vida del ser humano.

A los comienzos de siglo, y muy lamentablemente para la historia de la humanidad, se dieron abortos sociales y uno de ellos fue el Fascismo como doctrina y sistema para dirigir pueblos enteros y controlarlos como si fueran un bulto. Mussolini , Hitler y otros fueron sus fundadores. La características de sus sueños y metas eran el ultranacionalismo; el racismo; el ableismo; la xenofobia; el antisemitismo; la discriminación; la opresión social; la homofobia; el súper control absoluto, en fin todo lo malo de esta tierra donde nos ha tocado vivir.

Después de las I y II Guerras Mundiales, empezaron a destacarse como sistemas sociales, aberraciones como el fascismo, basado en las condiciones creadas por los modos de operar explicado anteriormente. Así en los días de hoy existen estos “aparatos” regados por todo el mundo al que se han bautizado como neofascismo.

Las interrogantes son muchas sobre estas existencias, ya que nunca se sometió al veredicto humano esa filosofía tan cruel. En otras palabras el fascismo nunca fue proscrito ni condenable de manera legal, por lo tanto su hijo natural el neofascismo de hoy puede deambular libremente y hasta conspirar contra lo establecido como naciones. Un claro ejemplo que ocurre muy frecuentemente es el reciente arresto de cinco miembros de un grupo de cinco supremacistas neo nazis, en Tampa, entre ellos una mujer, pero lo curioso es que no se les imputa su militancia fascista en esa detención, sino el hecho delictivo común, no político, de poseer falsas tarjetas de créditos, aunque en el local de vivienda y reunión de los delincuentes, se encontraron infinidad de panfletos y propaganda nazis.

El Partido Nazi es legal en Estados Unidos y en muchos países del mundo actual, sobre todo en Europa. Las Camisas Pardas y las suásticas, son perfectamente permitidas para su exhibición pública. Sus seguidores no son perseguidos por las autoridades, ya que son autorizados por estas a desfilar, reunirse, provocar en público, pues este es “el país de las libertades”. Las autoridades les cuidan para que no se toque ni con un pétalo de una flor en las calles.

Si el fascismo fue tan cruel, despiadado, asesino y produjo tantos millones de víctimas durante guerras terribles durante tantos años, ¿ por qué esta doctrina se permite aún en sociedades desarrolladas y cultas…como donde vivilos mas de 325 millones de personas…? Ahí se las dejo para que hagan sus propias conclusiones.

Les habló para radio-miami.org, “Desde Miami “, Roberto Solís Ávila.

0 comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Viva cuba libre!