¿Y si todo fuera una gran mentira?

 

 

lupa-arre2

¿Quienes son los médicos y los investigadores?

Cuando se está en busca de un culpable que ha cometido, supuestamente un acto criminal, lo primero que se hace por  los investigadores   del caso es presentar al público a  las víctimas del crimen identificándolas por  sus nombres y apellidos  y pedirles a cada una de ellas   la versión de los  hechos  a la par que si trata  de daños  físicos cometidos contra ellas, también tienen que  ser presentados  los médicos  y los peritos que han comprobado que esas personas han sido afectadas físicamente por  la acción  dolosa cometida por los supuestos criminales, certificando además que los hechos denunciados  son  tan ciertos como los daños físicos que han sufrido las víctimas.

En el caso de la veintena  de  diplomáticos  norteamericanos que según el  gobierno  de Estados Unidos han sido víctimas en La Habana  de supuestos  “ataques acústicos”,  perpetrados  por manos desconocidas, a estas alturas de la  crisis  diplomática que  se ha desatado  por  parte  de Washington contra Cuba, todavía el Departamento de Estado  no  ha identificado por  sus nombres  y apellidos  a los  funcionarios diplomáticos que han sido  víctimas  de  este  crimen, aunque se ha  dicho por  el Departamento de Estado que  la  mayoría de ellos  eran  Agentes  de la Inteligencia norteamericana.

Por lo demás tampoco  se han revelado, como debía haberse hecho,  los  nombres  de  los  médicos  y los peritos que han dado los certificado  sobre los  hechos  denunciados si son enteramente ciertos  y no una patraña  diseñada para buscar el objetivo  de echar atrás el proceso de normalización  de las relaciones diplomáticas entre Cuba y Estados Unidos que habían  iniciado  la anterior administración Demócrata  del Presidente Barack Obama.

Solo a aquellos que están interesados en descarrilar  el proceso de normalización  de las  relaciones entre Estados unidos y Cuba pudieran estar detrás  de estos hechos -ciertos  o falsos, que para el caso da igual- puesto que  el  objetivo  perseguido por ellos ha sido logrado con creces.

Los que han salido a la palestra en Miami a aplaudir  con delirio las represalias de Washington  contra Cuba- con Marco Rubio a la cabeza- dan la idea de quienes pudieran estar detrás  de esta absurda patraña, que si a alguien afecta  es al pueblo cubano de la isla  y a los cubanos que viven en Estados  Unidos  y que tienen  lazos familiares en Cuba.

Y aquí viene la pregunta de cajón ¿ Y si toda esta historia  de espionaje rocambolesco con aparatos misteriosos y sofisticados que producen daños acústicos a víctimas desconocidas por sus nombres,  fuera todo  una gran mentira? Ni se han presentado a las víctimas ni tampoco a los médicos que dicen ser ciertos los daños sufridos por estas.

¡Remember the  Maine!  Ahí se las dejo y los  pongo a pensar.

Y ahora con  mi gallo me voy cantando a mi tumba fría. Bambarambay.

0 comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Viva cuba libre!