Nuevo ajetreo por visas

 6004-banderas-cubanas

  En cualquier ciudad importante del mundo donde haya una misión diplomática estadounidense, el asunto es casi de sacarse la lotería para obtener una visa de entrada en territorio yanqui, ya sea de turista como de emigrante permanente. El imán de atracción de esta nación se ha hecho cada vez más difícil de alcanzar. El sueño – o pesadilla americano –  ya es una cosa rara para tenerla como ansiado regalo de navidad.

En la capital cubana esto es cosa de comidilla diaria, tanto para los que desean fervientemente realizar el tan esperado viaje, así como para los que han decidido quedarse para siempre en la isla, en espera de mejorar algún día su situación material. No obstante las colas fuera en  la Embajada Americana son infinitas.

Hoy vemos como interrogante este asunto del revolú, como dicen los boricuas, lo que está sucediendo con las nuevas normativas impuestas por la administración Trump sobre regular  los privilegios de entrada a cubanos desde la isla. Ya el presidente Obama había cortado mucho de esto al retirarse, dejando sin aliento a aquellos que pudieran pisar este territorio, de cualquier manera   y adquirir el derecho a ser residentes legales al cabo de un año, cuando suspendió “pies secos/pies mojados”, de un plumazo solo días  antes de despedirse de su presidencia.

Después y como complemento, en estos momentos el actual mandatario (aunque no presidenciable), la coge contra los cubanos nuevamente, imponiendo restricciones en su misión en la capital cubana, para los visados a cubanos. Todo basado en la escusa irrisoria de que al tener que reducir el personal de ese centro de trabajo en un 60 % , la capacidad de atención al público disminuirá en este aspecto notablemente. Todo ha sido perfectamente planeado, escudándose en supuestos daños de salud sufridos por personal diplomático en esa ciudad, los cuales inexplicablemente no se ha comprobado científicamente que ocurren y qué lo origina. Razones no existen por  cierto.

Si se lee ente líneas y se rebusca en el pasado reciente se logra entender que este asunto es fraguado por mentes muy duras en su suave  materia  gris, provengan de cualquier lado. Por ejemplo en el pasado 2,015 se negaron a los cubanos el 75 % de las solicitudes de visado de entrada a este territorio y el anterior 2,016 el 81 % de solicitudes se rechazaron. Una vez más se demuestra la malignidad de esta administración en cuanto a hacer tratos con el diablo a cambio de  lograr sus resultados esperados, tratando afanosamente de quedar bien con Dios.

Aunque es justo destacar que en esa embajada se ha logrado obtener visas de entrada múltiple a E.U. por tiempos de cinco y diez años aunque en reducidos casos y al parecer según informes, estos se hace al azar, sin averiguar historial de esos ganadores.  Cosa que antes no se notaba. De todas formas el alcanzar una visa para llegar este país, se realiza de manera mecánica y  demasiado simple. A través de un cristal como una cabina de banco, el funcionario le mira la cara al solicitante y baja la vista a un papel que tiene delante y después alza la cara nuevamente y le dice “su entrada ha sido negada o denegada”. Eso es todo no hay verificación previa en absoluto. Todo es cuestión de buena o mala suerte.

De ahora en lo adelante, la cosa se ha puesto fea suficientemente como llegar a extremos tipo Trump. Lo cubanos para entrar ese país podrían adquirir un visado en otros países con los que existen relaciones diplomáticas. Pongamos un par de ejemplos: México, cercano y no tan difícil  acceso a viajar, solo un visa se requiere, allí el cubanos deben ir a la Embajada de E.U. y solicitar una visa de entrada a Cuba como turista, que les puede se negada, por su puesto.

Otro es el de un país distante y caro en  su viaje, como Rusia o Suecia, donde no se requiere visado para visitarlo desde Cuba  y allí hacer lo mismo que podrían  hacer en otro lugar. Cualquier de los casos se trata que el trámite se vuelve caro y con problemas e inconvenientes absurdos.

Le decía un acompáñate a su pareja femenina en un restaurarte a los que oí involuntariamente: “Chica, te fijas cómo van las cosas, parece que este gobierno se la quiere poner dura a los cubanos de los que tanto ha sido amigo”

Les habló “desde-miami.org, Roberto Solís  Ávila

0 comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Viva cuba libre!