Al descubierto las mentiras sobre Cuba de “fake news trump”

Desde los primeros días de agosto,  la administración Trump comenzó a plantear habían sufrido  daños a la salud un grupo de diplomáticos estadounidenses acreditados en la Habana, que entre otras dolencias habían sufrido problemas auditivos.  Puede decirse  que con ese anuncio comenzó lo que algunos han llamado la “Operación Tímpano”, que se ha estado desarrollando con insistentes acusaciones de Estados Unidos contra Cuba, tratando de hacernos responsable de lo sucedido al personal estadounidense.

Esta operación, en la que desde un principio han estado involucrados  el Senador Marco Rubio y el actual Director de la CIA, Mike Pompeo, se ha utilizado como pretexto  para tomar medidas tendientes al deterioro de las relaciones entre Cuba y Estados Unidos, como si Cuba fuera el responsable de lo sucedido.

Hasta el momento, las medidas tomadas se refieren a la disminución del personal diplomático en las Embajadas de los respectivos países, cuyo objetivo es prácticamente  eliminar el otorgamiento de visas y por lo tanto el flujo de visitantes de un país al otro. La divulgación de lo que dicen Estados Unidos que sucedió, tiene como propósito el desestimular a los que, a pesar de los problemas de visa, deseen viajar dentro de las doce categorías autorizadas y además, que esto se refleje en el flujo de pasajeros de otros países y en la mente de los que se interesan por realizar negocios con Cuba.

El próximo paso, debe estar dirigido e función de la restringir las remesas, al igual que los viajes a Cuba o desde Cuba, que realizan  familiares de personas de origen cubano que residen en Estados Unidos.  La idea de “Fake News” Trump y sus seguidores,  es eliminar todo aquello que Obama autorizó y que promovió, en función de  un mejor entendimiento, sin llegar a normalizar las relaciones diplomáticas, entre personas y negocios en ambos países, todo lo cual beneficia principalmente  a Estados Unidos.

Desde muy temprano algunas agencias de la  prensa estadounidense comenzaron a mostrar su falta de confianza en lo expresado por la administración Trump, e inclusive, a publicar artículos en los que señalaban la manipulación del asunto y las mentiras que se estaban  desarrollando para tomarlo como justificación y atacar a Cuba.

Uno de los primera artículos fue publicado por la AP, el 16 de septiembre, donde un funcionarios de la NSA, que no quiso ser identificado, habló de una falla de seguridad en la utilización de los equipos LRAD-RX y la preparación de una demanda a la empresa que fabrica los mismos, por los daños causados al personal que los operaba.

image002
(Equipo LARD-RX)

Según la propia fuente, estos equipos se estaban utilizando  en las comunicaciones con los agentes de la CIA existentes en la Habana ya que los mismos ofrecen la posibilidad de establecer comunicaciones que no pueden ser interceptadas.  Cómo se desprende de todo esto, Cuba no tiene participación alguna en lo sucedido.  (1)

Otro despacho de la AP, este del 19 de septiembre, plantea todas las interrogantes posibles sobre los mencionados ataques sónicos y la remotísima posibilidad de que los mismos pudieran realizarse, como plantean las autoridades estadounidenses.  Expresa dudas sobre el porque algunos funcionarios fueron afectados y otros no, e inclusive entre los afectados existen distintos tipos de afectación y ninguna la propia de haberles aplicado un alto nivel de ruido que hubiera afectado sus tímpanos y causado otras dolencias.

En el artículo de la AP,  del día 19,  se señala específicamente,  que entre los síntomas se dice sufren los diplomáticos estadounidenses, además de la pérdida auditiva, se encuentran conmociones cerebrales, nauseas, dolores de cabeza y zumbido en los oídos. (2)

Es importante tomar en consideración, que el personal asignado a la Embajada de Estados Unidos en la Habana, en repetidas ocasiones, cuando se han sentido mal o consideran  padecen de alguna enfermedad han solicitado los servicios de médicos cubanos, sin embargo, en este caso de los problemas auditivos no lo hicieron y el personal fue enviado a ser examinado en Estados Unidos. ¿Qué se trató de ocultar?

De acuerdo con la propaganda de uno de los fabricantes de estos equipos,

https://www.lradx.com/wp-content/uploads/2014/12/LRAD_Website_1204124.png

The Global Leader in Long Range Acoustic Hailing Devices.

los mismos se confeccionan en distintos modelos, acorde con la función en que se desea  utilizar.  Dentro de las posibilidades del equipo se encuentra  la localización de un objetivo, lo cual el  RX  realiza  de forma automática, colocando este en el centro de la pantalla  y dirigiendo su transmisión  acústica hacia el objetivo.  E el propio anuncio de la empresa, entre las funciones a cumplir se establece “Clear, long range, directional communication” Comunicación direccional clara, a larga distancia.  Lo ideal para establecer una  comunicación con agentes clandestinos que no pueda ser interceptada.

Esta variante fue desarrollada por un genio de la electrónica, nombrado Woody Harris el cual le adicionó al equipo LRAD una serie de componentes electrónicos y un lente de telefoto para lograr que produjera una onda sonora direccional capaz de seleccionar un objetivo en una pantalla.

En los propios prospectos del equipo se indica el grado de peligrosidad del mismo, y las afectaciones que pudiera causar a la persona que lo opere, señalando además  como este aspecto varía, según la versión del equipo que se utilice. También se señalan las medidas de protección que deben tomarse para no sufrir afectaciones a la salud, como consecuencia de  la operación de estos equipos, pues los que los operen también están expuestos. El color rosado indica un nivel medio de peligro, el rojo un mayor peligro y el amarillo el peligro al que está expuesto el operador.

Considero que  la información ofrecida hasta el momento, permite determinar que los problemas  auditivos y de otro tipo sufridos por los oficiales de la CIA,  que estaban estacionados en la Habana, no son responsabilidad de Cuba, son el resultante de la deficiente operación, sin las medidas de protección requeridas, por parte de los mismos, de un equipo de comunicaciones, el LRAD-RX.   Sin embargo, podemos argumentar todavía más sobre este asunto.

El día 1 de Junio de este propio año, el periódico New York Times publicó un artículo sobre la utilización  por parte de la policía de la ciudad del equipo LRAD, conocido como “Cañón Sónico” (3).

Este equipo es utilizado con bastante frecuencia por la policía neoyorkina y fue más frecuente su utilización cuando se originaron las manifestaciones en contra de “Fake News” Trump, a raíz de haber sido nominado presidente de Estados Unidos.

El artículo a que hago referencia, relata la utilización del LRAD contra los manifestantes que protestaban por el asesinato, causado por la policía, de Erick Gardner, un caso de total violencia policial.  Según relata el artículo, cuando la manifestación estaba en pleno apogeo, pasada la media noche, la policía utilizó el equipo contra la multitud, lo que creó un total pánico.  Muchos de los manifestantes sufrieron de serios problemas auditivos, nauseas, dolores de cabeza, pérdida del equilibrio y otras dolencias,  por lo que establecieron una demanda contra la policía por la utilización del LRAD.

unnamed

      De la demanda conoció el Juez Robert Sweet, de la Corte del Distrito Federal de Manhattan  cuyo criterio fue  de que la utilización de este equipo podía considerarse un forma de utilizar la fuerza contra la población, sobre todo, considerando los daños físicos que esto había provocado a los manifestantes, por lo que decidió que la demanda contra la ciudad y dos miembros del Departamento de Control de Desórdenes de la policía de la misma, procedía.

Aquí encontramos un caso en que la utilización contra una manifestación por parte de la policía de Nueva York del equipo LRAD,  causa a los manifestantes dolencias similares a las que sufrieron los oficiales de la CIA estacionados en la Habana, que también manipulaban equipos LRAD, al parecer sin tomar las medidas de protección adecuadas.

Resulta interesante que el Juez del Distrito Federal de Manhattan consideró la demanda el 1 de junio del 2017 y dos meses después comienza toda la operación contra Cuba que la inicia Marco Rubio hablando del “Rayo de la Muerte” tratando de culpar a Cuba de algo que seguramente ya conocían, pero no habían hecho público.

La afectación a las personas que estaban en la manifestación de Manhattan, de acuerdo con el juez estadounidense, es responsabilidad de la policía de Nueva York.  Los problemas que padecieron los oficiales de la CIA estacionados en Cuba, son responsabilidad de la Agencia, seguramente  por eso Mike Pompeo está involucrado en el asunto.

Considero que lo sucedido en Nueva York aclara perfectamente que Cuba no tiene participación ni responsabilidad en lo sucedido en la Embajada estadounidense en la Habana y que todo eso se está utilizando como pretexto para tratar de poner en crisis las débiles relaciones existentes entre ambos países.

Las mentiras contra Cuba de “Fake News” Trump, como consecuencia de lo que le aconsejan sus “asesores”, se van desbaratando y la verdad ocupa su lugar.

NOTAS:

(1)     Penetración del mar afecta  equipos lRAD existentes en la Embajada de Estados Unidos en la Habana.  Josh Lederman, Michael Weissenstein y Rob Gillies. Asociated Press, 15/9/2017.

(2)     “Ataque sónico” en Cuba: más preguntas que respuestas.  Asociated Press ,  18/9/2017.

(3)     Noise as a Weapon? Police Use of Sound Cannons Questioned. New York Times. Colin Moynihan, 1/6/2017.

BIBLIOGRAFIA

Ataques acústicos en La Habana: ¿’facción disidente’, enemigo ruso o falsa bandera? José Manzaneda, CUBAINFORMACIÓN, 29/9/2017.

Los “sordos” estaban haciendo espionaje. Néstor García Iturbe. Grupo El Heraldo 12/8/2017.

¿Se desinfla la “Operación Tímpano”? Jorge Wejebe Cobo 19/9/2017

Un ridículo tecnológico del Sr. Presidente.  Esteban Morales. 18/9/2017

 

0 comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Viva cuba libre!