Un León y otras fieras en el camino

Animales-en-video-leones-corriendo
Miami, una  selva de atracadores

Miami desde que arribaron los primeros cubanos exilados a la caída de la dictadura de Batista en 1959 se  ha convertido  en el refugio de cuanto ladronzuelo, político  corrupto  o policía  torturador de América Latina pone sus pies en polvorosa para salvar el pellejo  y su fortuna  de la ira popular.

Y como para alimentar el odio  y la venganza contra sus propios  pueblos,  fueron surgiendo distintos  órganos  de propaganda  negra, los llamados  “Canales  de la televisión  Cloaca”,  en contubernio  vergonzoso con  el Miami Herald  en Español- que   se han dedicado de manera sistemática  a lanzar diatribas encendidas contra los movimientos populares  de América Latina- para servir  así  a los bastardos  intereses  de la extrema derecha Latinoamericana,  que a su vez responde a los  dictados del feroz  capitalismo salvaje imperial.

Y aquí  viene la pregunta  de cajón.¿ Quiénes son los  que pagan a esos medios  de comunicación para que    puedan continuar realizando su labor  de propaganda sucia,  contra  los  movimientos progresistas de América Latina?

¿Por  dónde  le entra  el agua  al  coco?, diríamos  usando el lenguaje  popular  cubano. Nada más hay que sintonizar esos Canales  Cloacas y pasar  la  vista  por  El  Herald  en Español  para conocer  la respuesta.

Si no fuera por  los  millones  de dólares que  se gastan en publicidad las  llamadas “Clínicas HMO” en esos medios  de comunicación en español,  ninguno de ellos  podría  continuar existiendo.

Con  el dinero destinado a la salud  de los  asociados  a las  Clínicas HMO   de Miami  es que se mantienen  en el aire los  Canales Cloacas. Si culpable  es un León, las otras fieras  no se quedan atrás. Vivimos peligrosamente  en una  selva  donde pululan los  atracadores  de ese  sistema de salud  que se llama  “Medicare”  del que unos  cuantos  pillos  se han  hecho  multimillonarios con la salud del pueblo norteamericano. ¡Hasta  cuando! Digo  yo.

Y hasta la próxima entrega de El Duende que con mi gallo me voy catando a mi tumba fría. Bambarambay.

0 comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Viva cuba libre!