El “Trumpismo” en Miami

Traducido desde el mas alla por Max Lesnik

fake_news_fb_event_cover

Si escuchamos  lo que se dice a toda hora  por las emisoras  Cloacas  de la radio y la televisión en español del sur de La Florida, Donald Trump  le debe la presidencia de Estados  Unidos  a la extrema derecha cubana de Miami.

Tanto lo repiten que ellos  mismos se han llegado a creer como verdad indiscutida lo que no es más  que una  de esas “Fake News” que tanto gusta disparar  al  Presidente  por sus “Tuits”  en la Internet. Lo cierto es  que  la extrema derecha cubana  de Miami y todos  sus voceros “cacarecos” incluyendo políticos que van desde  concejales  y  alcaldes  hasta legisladores en  el  Capitolio de Washington  de  origen cubano que todos  estaban aliados  en el bando  del  ex gobernador  Jeb Bush  y cuando este salió derrotado  de  la campaña  en las  elecciones   Primarias  dentro  del Partido Republicano, se pusieron al lado   de  Marco  Rubio,  el  cubanito  pícaro y ambicioso  que  creyó que podría  llegar  a la presidencia de Estados Unidos por su cara  bonita de ser hispano-cuando eso parecía  ser una  ventaja-  hasta que llegó Trump a la escena y comenzó a  hablar  del  muro en la frontera  y a despotricar  contra los mejicanos  y todos  los  extranjeros inmigrantes.

Lo cierto  es  – y ahí  están las  estadísticas  de la Comisión electoral del Condado Miami-Dade que es  donde viven  la  mayor cantidad  de cubanos en Estados  Unidos- que la candidata  Demócrata  Hillary Clinton le ganó por  amplio  margen de votos a su contrincante Donald  Trump, algo que  prueba de manera contundente  que la  victoria republicana en el Estado  de La Florida nada tiene  que ver con los votos de la extrema derecha cubana  de Miami  que  ahora  se adjudica un triunfo  que en nada le pertenece.

A decir verdad, el único  “Trumpista”  cubano  que salía  públicamente a  defender al hoy  Presidente de Estados Unidos era un desconocido  abogado  de apellido  Palomares, que dicho sea  de paso no aparece hoy entre  los que a título  de  cubanos han escalado  posiciones en la administración  Republicana  de Donald Trump .

Haciendo buena  mi memoria de Duende  viejo  y Diablo  –  más por  viejo que por  Diablo- me viene el recuerdo  de  aquel primero de enero del año  1959 cuando el  triunfo  de la Revolución  contra  la dictadura  de  Batista, que  de  la  noche a la mañana los antiguos  batistianos de trasmutaron en nuevos  fidelistas, que poco  les faltó   a algunos  de ellos en ser más papistas que el Papa a la  hora de exhibir   sus méritos revolucionarios.

El  “Trumpismo”  de la derecha cubana  de Miami es una “Fake News”  de las  que  tanto habla   el Presidente Trump. Una mentira que los cubanos  de Miami se la creen a fuerza  de repetirla una  y mil  veces pero quien seguro no se la cree  es  el  propio  Donald Trump. Que de tonto no tiene  un  pelo y   dirá  que para embustes está  él.

Y hasta la próxima entrega de El  Duende que con  mi gallo  me voy cantando a mi tumba fría. Bambarambay.

0 comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Viva cuba libre!