El flautista  de Hamelín y sus ratones

cuento-el-flautista-de-hamelin

 

De  los cuentos infantiles  de Grimm   quizás uno de los más famosos y preferidos por los niños  y los abuelos cuenta cuentos  es el que lleva por  título  “El Flautista de Hamelín”, una deliciosa fábula que relata la  historia acaecida  en el pueblito alemán de Hamelín en  una época tan lejana como la oscura Edad Media donde de una noche a la mañana toda la comarca pueblerina  se vio invadida  por una gigantesca, asquerosa  y voraz  plaga  de  ratas  y  ratones que hacía  temer por  la supervivencia de los apacibles  vecinos, que  por  más que  mataran  por  cientos  a los invasores  roedores, estos se multiplicaban por  miles  como por arte de mala magia, “acabando con las quintas y   con los mangos”  para retratar la dantesca escena utilizando una popular frase del lenguaje  cubano.

Así las cosas, con el  pueblito alemán invadido por  insaciables  ratones y ratas,  cuenta la historieta que llegó a Hamelín un extraño personaje con  más  apariencia de  payaso  de  circo que de otra cosa,  que se ofreciendose para resolver la situación al precio de una buena paga por  sus servicios de  exterminador  de tan asquerosos animalejos.

  Solo una  sonora flauta era el instrumento mágico con lo que  el aparecido exterminador contaba para acabar con tantos ratones y ratas. Y dicho  y hecho, el  flautista  forastero hizo sonar su   instrumento  que al compás de su rítmica melodía  los  ratones  y las  ratas salieron de sus escondrijos avanzando  por  las calles y vericuetos  del  pueblito de Hamelín,  camino hacia  una muerte segura a las que los  llevaba el  ingenioso flautista para que se ahogaran en las aguas turbulentas de   un río cercano.

Me viene al caso este cuento infantil  de  “ El  flautista de Hamelín”  por lo que de parecido tiene con una historia  de hoy de la vida real,  en la que el  flautista se me asemeja  al Presidente  Donald Trump a quienes  siguen las ratas y  ratones de la extrema derecha cubana  de Miami  al compás de una música  incierta que les halaga a sus oídos con la vieja  y decadente melodía de que contra Cuba hay que “darle  candela  al jarro  hasta que suelte el  fondo”.

En eso andan ratones “Rubios”  de marcos dorados  en comparsa cómplice con los batistianos  hermanos Díaz Balart ,seguidos ellos  por pedigüeños  y pequeños  “Disidentes” dispuestos   estos  a venderle su alma  al mismísimo Demonio a sabiendas  de que el pueblo  lo cubano, desde los más firmes revolucionarios hasta los que no lo son tanto, pero que se sienten  cubanos  de vergüenza y dignidad,  rechazan  unidos toda política de hostilidad contra Cuba como la que acaba  de establecer el Presidente Donald Trump.

Las ratas  y  ratones de la extrema derecha cubana  de Miami han unido  su suerte  a una política fracasada por  más  de medio siglo de odios  y  revanchas. Seguir  la  melodía  incierta de un nuevo flautista  de Hamelín no es una buena  idea. Pero como dice un viejo refrán, que  el que por  su gusto muere, la muere le sabe a gloria.

 Por  lo que a mí me toca,  quiero  decir a manera de epitafio: Mil  gracias  al  nuevo  flautista  de Hamelín.

Les habló para Réplica  de Radio-Miami su director Max Lesnik.

0 comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Viva cuba libre!