Misterio de 54 años

   Entre los grandes secretos y misterios de esta gran humanidad, que son muy abundantes por cierto, se encuentra en del asesinato del presidente de Estados Unidos, John F. Kennedy, sucedido en  un recorrido por Dealey Plaza, en  la ciudad de Dallas, Texas a las 12:30 P.M. el  22 de noviembre de 1,963. Hoy hace ya 54 años. Más de dos generaciones de vida no han podido descifrar las grandes intríngulis por las que ha atravesado este misterioso hecho que cambió el rumbo de esta nación y quizás hasta del planeta entero y aún está por resolverse.

    Se cuentan por decenas de miles las páginas y los archivos dados a la información  del público, en cada periodo donde y cuando se desclasifican documentos sobre este crimen. Reciente se abrieron archivo para mostrar otras 30 mil de estas aunque solo se han mostrado unas 3 mil. Año tras año y década tras década, cada vez hay más que agregar sobre esta macabra historia, sin que con ello se logre desmantelar el engranaje de  por qué se cometió sobre un hombre como Kennedy y sobre todo qué intereses hubo y hay aún, detrás de ocultar causas y efectos de este asesinato.

   La historia de este joven presidente se conoce por todos y sus proyecciones futuras también y es aquí precisamente donde estaría el móvil de todo el espectáculo que conmocionó a millones paro sobre todo al pueblo estadounidense.

    Importantes investigadores, escritores y un sinfín de muchos, unos llamados a colaborar otros por voluntad propia, han brindado gran parte de  su tiempo a este tema, sin que se aporte  algo de importancia vital para en desentrañamiento de lo sucedido. No se me olvida que desde nuestra isla también se contribuyó al esclarecimiento de este crimen, cuando se publicaron informes  con muchos detalles que acusaban con argumentos de expertos, hacia una conspiración.

   “Es como un rompecabezas de diez mil piezas similares pero distintas a la vez…” sugirió uno de los eruditos  que trabajan aún en el caso. Comenzando por el tiroteo que ocurre desde donde se encontró un fisil italiano de francotirador de calibre adecuado para disparos certeros. El supuesto autor fue un joven nombrado Lee Harvey Oswald, ex miembro de la infantería de marina de Estados Unidos, quien por curiosa coincidencia había visitado la embajada de la  URSS en  México, y  que además también tuvo intercambios con la organización contrarrevolucionaria Alfa 66 de Miami. Pero según testigos y otras fuentes de crédito, hubo un segundo tirador. Oswald fue asesinado más tarde en custodia policial y en público por un estadounidense conocido por Jack Rubi, quien también falleció más después de manara misteriosa, dando comienzo a una estela de muertes sobre al asesinato de presidente y aumentando la “teoría de la  conspiración”.

   También fue herido con gravedad en ese tiroteo su acompañante, el gobernador de Texas Connnaly. L esposa de Kennedy estaba a su lado y sintió parte del cráneo y cerebro de su esposo en sus manos, un instante después del tiroteo. Kennedy llegó muerto al hospital cercano donde fue conducido.

   El presidente número 35 de esta nación solo llevaba un año en el desempeño de su labor. La comisión Warren, designada para la investigación del caso, aseguró que al asesino Oswaldo había actuado solo, pero los hechos probaron todo lo contrario. A Kennedy lo asesinó una operación encubierta de conspiración, según el Selecto Comité de Asesinatos el Congreso.

   Son casi un par de decenas de sujetos vinculados con este hecho que han fallecido de manera curiosamente  diversa, durante todo el proceso investigativo, que van desde el suicidio solitario, pasando por accidentes cardiacos hasta lanzarse desde lo alto de un edificio, etc.

   Aún hoy, a más de cinco décadas del atentado criminal, el 63 % de los estadounidenses opinan que todo fue el resultado de una gran conspiración. Muchos de estos lo atribuyen a la CIA entonces.

   Les habló “Desde Miami”, Roberto Solís Ávila.

0 comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Viva cuba libre!