El  “Trumpismo”  y los  cubanos

                               

Lincoln-Day-Dinner-Protest-Marco-Rubio-Miami-Dade
Retrato contra la Extrema derecha de Miami

Entre los  cubanos de Miami se ha puesto ahora  de moda “cambiar de casaca” y proclamar  a toda  voz  una  simpatía  de  nuevo cuño en favor  del  Presidente Donald Trump, cuando en realidad al momento  de la  verdad, al votar en  de las pasadas  elecciones norteamericanas, la inmensa mayoría  de los   cubanoamericanos  del sur de La Florida  no lo hicieron  por  el candidato Republicano y los  pocos  que votaron por  Donald Trump  no  fueron lo suficientes para  evitar  que la candidata del partido Demócrata,  la  hoy tan  odiada por  ellos,  Hillary Clinton, ganara  por  abrumadora  mayoría  el Condado Miami-Dade, que es donde vive la  mayor  cantidad de cubanos  asentados  en territorio  de  Estados Unidos.

El  cuento “saguesero”- que no  tiene nada  de chino-  de que  Donald Trump le debe  su  presidencia  a los  cubanos  de Miami, aparte de ser  una  soberana mentira no  se la  cree ni el  mismísimo inquilino  de la Casa Blanca,  que bien sabe él  que  La Florida no  la ganó  en el  sur, sino en las zonas  rurales más al norte   del  Estado, donde viven aquellos  de ciudadanos  norteamericanos blancos, muy conservadores  y  también muy  racistas, que se fueron con la pelota  “trumpista”  de que los inmigrantes  hispanos- entre  estos los  propios  cubanos- estaban  poniendo en peligro  la  hegemonía  racial  de los anglosajones, que  eran- según ellos- los que habían  hecho  “grande  y  poderosa”  a la  nación n norteamericana.

Lo curioso  del  caso  es que la  extrema derecha cubana  de Miami se ha llegado  a creer  su propia  mentira, hasta el  punto que algunas de sus cabezas más reconocidas así lo proclaman, -como  es el  caso del  Senador Marco Rubio- cuyos  amigos más cercanos  no se ocultan  para decir  en privado que tienen al Presidente Trump agarrado  por sus testículos  en el  “caso cubano”, puesto  que de no  continuar  la  nueva  política  de la Casa Blanca  de  confrontación  contra  Cuba, le  retirarían su  apoyo  electoral con vista  a su reelección presidencial  de aquí a cuatro  años.

A estos  “Trumpistas”  cubanos  de nuevo cuño  no les importa  que los  doce  millones  de cubanos  de la  isla estén en contra  de la política anti-cubana  de la nueva  administración   Republicana o que buena parte  de los cubanos que  viven en Estados Unidos, aunque sea solo  por  razones  familiares , también apoyen la  anterior  política  del  Presiente Barack  Obama  tendiente  a normalizar  las  relaciones  entre  Washington  y  La  Habana.  Nada  de eso  les  importa  a los neo-trumpistas  cubanos de  la extrema  derecha de Miami.

¿Saben  por qué?  Pues porque  a ninguno  de  ellos  les  importa un bledo el  pueblo cubano. Así  de  sencillo.  Desde hace  mucho rato  que el  pueblo  cubano  sabe  quienes  son  sus  amigos y quiénes son sus enemigos. Y que  el  oportunismo “Trumpista” de nuevo  cuño,  es  el  peor  enemigo de todos ellos porque   llevan  en su cruz  de penitencia la  gran  culpa  de la ignorancia.

Les habló  para Réplica  de Radio-Miami su director  Max Lesnik.

0 comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Viva cuba libre!