Y así comenzó a forjarse  el acero en Cuba

    Desde las escalinatas universitarias, a través de las calles habaneras y de toda Cuba, surcando los montes de la isla, hasta las montañas de la Sierra Maestra,  llega a  empezarse a forjar un acero sui generis, en la Cuba soñada por Martí y que y Fidel se la cumplió.

   Corrían los días de 1953, cuando de pronto suenan disparos de héroes y esbirros en confrontación en el  Santiago Heroico cubano. Se asaltaban las instalaciones militares El Moncada y  de esa capital oriental y del Regimiento de la dictadura en el  eterno Bayamo. Ahí y no antes ni después es cuando  realmente comienza la lucha por la liberación de toda una nación para años después convertirla por primera vez en soberana e independiente y ejemplo para toda Hispanoamérica y del mundo entero.

   Después de innumerables obstáculo, dificultades y cárcel, finalmente zarpa precisamente el 25 de noviembre de 1956  se realiza el desembarco del Yate Granma, el 2 de diciembre de 1,956 procedente de México y con 82 combatientes a bordo, liderados por aquel veterano líder y  protagonista  de los acontecimientos del 26 de julio en Santiago, tres años antes, Fidel Castro Ruz al que acompañaron muchos atacantes del Moncada años atrás. Los nombres de Raúl,  Che, Camilo, Almeida, Montané y otros  acompañarían a Fidel en escribir  la nueva historia de Cuba.

   Hasta en otras tierras los emigrados cubanos, como siempre en la historia, luchan por lograr fondos y hombres, como Martí lo lograra en los años de 1890. Ahora 60 y 70 años después se repitenm estos hechos.

   Precisamente y por azar de la vida, en esa misma fecha, 25 de noviembre pero 60 años después fallece, el máximo líder de la Revolución Cubana, como para dejar ya sentada que su historia además de absolverlo en aquel juicio tenebroso de 1955, lo sitúa en el atril de historia de su patria, la nuestra, la de todos los cubanos.

   Santiago hervía en insurrección, el pueblo esperaba este desembarco el día 30 de noviembre en 1956,  para poyarlo y así dividir  las fuerzas de la dictadura de Batista, para que no cayeran con saña sobre el pequeño grupo de invasores.  Pero el azar no ayuda a la operación y el yate se retrasa hasta el día dos de diciembre, dejando en ascuas a los rebelde santiagueros, convirtiéndose esa fecha del 30 y de  aciaga espera, en una ola de crimines de la tiranía en las calles.

   Pero llega finalmente a las costas  cerca de Playa Las Coloradas, por la zona de Niquero, en el Oriente cubano, aquel yate Granma, lleno de ilusiones, de valor y ansias de coraje y  libertad. El enfrentamiento  con la esbirrada  en los montes, hace que se disperse la tropa de desembarco  pero  es ahí cuando realmente comienza esa incontenible lucha desde la Sierra Maestra hasta toda Cuba por la liberación que culmina dos años despues con la huída del dictador, dejando a la isla sumida en una destrucción económica y con más de 20 mil víctimas mortales así con las cárceles llena de revolucionarios. La inmensa tarea después de la insurrección, la de hacer la Revolución, recién comienza.

   Ahora conmemoramos aquella gesta heroica del 2 de diciembre de 1956, por los hombres, mártires y héroes,  que escribirían las páginas de gloria de la Revolución Cubana.

   Les habló, “desde Miami”, Roberto Solís.

0 comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Viva cuba libre!