El juego de la “Inteligencia”

is

En el mundo del  espionaje hay algo más importante  que el de conocer los secretos  del  enemigo  a través  de agentes y espías entrenados  para  ese fin. Dicen los  que saben de esas cosas que  para un servicio  de Inteligencia su mejor  éxito  es  lograr colocar en la jefatura del campo  enemigo a un hombre que desde  tan alta posición sirva sus  intereses políticos o  militares con el fin de alcanzar  la victoria frente al  adversario  sin necesidad  de utilizar  las  armas  de la guerra.

Durante todos  los  años  de la “Guerra Fría” la gran batalla  entre la CIA  norteamericana  y  el  KGB  soviético, aparte de las labores  del espionaje  clásico el gran  objetivo  era la penetración del  enemigo hasta  llegar  a colocar  en su jefatura hombres que con madera  de “traidores”  sirvieran los  interese  del  campo contrario.

En la década  de los  años  cincuenta Hollywood  produjo  un filme  que con el  título de  “El  Candidato  de Manchuria” narraba  la historia de  un soldado  norteamericano prisionero  de los  chinos,  cuando  la guerra  de Corea,  a quien estos  le  “lavaron el cerebro” – tal  como se  decía  entonces- devolviéndole después su  libertad para que regresara a Estados  Unidos  y ya  en su patria se lanzara  a la lucha  política  con el  objetivo  de llegar  a la  presidencia  de su país  y  desde  la  Casa Blanca  ser  una marioneta  del enemigo comunista de  entonces. Esa era la  trama  de esta película  de politica-ficción   cuyo  actor  principal  era nada menos  que Frank  Sinatra.

Lo que ocurrió  en realidad fue  todo  lo contrario porque  fue la CIA  la  que logró  colocar  en el  Kremlin  en la  posición de poder máximo a un instrumento  suyo  Mijaíl  Gorbachov,  el entonces  Secretario General  del Partido Comunista Soviético  para darle así  la victoria  a Estados  Unidos, convirtiéndolo  en el ganador  de la  “Guerra Fría”  sin tener que disparar  un tiro.

Todo esto  de la  intervención de Rusia  en las pasadas elecciones  norteamericanas para  hacer llegar  a  la  presidencia   de Estados Unidos  a Donald  Trump, pudiera hacer pensar  algunos creyentes  de teorías  conspirativas  que   se trata de la respuesta en el  tiempo del  KBG de  Vladimir  Putin en respuesta y  venganza  por  lo  que la  CIA hizo  contra  Moscú cuando  la “Guerra Fría” llevando a  un hombre suyo a la máxima jefatura  del  Kremlin.

Decía  Manuel  Piñeiro  Losada  el  legendario  “Barba Roja”, “Master  Spy ”  del espionaje cubano, que  “todo  vale  en el  mundo de la  Inteligencia  cuando  se trata de vencer  al enemigo que también trata  de derrotarte  por cualquier medio”.

¿Explica  eso  por qué Putin y su KGB preferían  al Republicano  Donald Trump  en la Casa  Blanca  y  no  a la   Demócrata   Hillary Clinton?   Ahí se las  dejo  y los  pongo a pensar.

Y hasta la próxima entrega  de El  Duende que con mi gallo  me voy cantando a mi tumba fría. Bambarambay.

0 comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Viva cuba libre!