Recuerdo de un  cubano luchador leal

   20171208_113502

Antonio Luis Llansó Vázquez, (1950 – 2010) nuestro inolvidable y querido  Tony, nos dejó hace siete años tras  una estela de amor y valentía demostrados en sus largos en años de emigrado, con quien particularmente me unían lazos muy fuertes.

   A Tony lo conocí en 1990, cuando se empezaban a afincar  las relaciones de los emigrados cubanos con su patria. Desde entonces no nos separaríamos de esta lucha por la patria que nos había visto nace.

   Tony, trabajaba muy duro para el sostén de su familia, logrando manejar acertadamente una pequeña empresa de importaciones a Sur América, hecho que le permitía realizar viajes y divulgar también la obra de su patria revolucionaria en otras latitudes.

   En Miami se destaca, siendo miembro de la Brigada Antonio Maceo,  en las caravanas de Pastores por la Paz y sus recorridos hacia Cuba por Estados Unidos y brindando donaciones al pueblo Cubano al lado de su fundador el Reverendo Lucius Walker, ya fallecido. Juntos con otros emigrados se une a la primera batalla ganada al Dpto. de Emigración, cuando detuvo un ómnibus escolar en la Frontera de Laredo, que se donaría a Cuba. Después de esta “guagüita amarilla”, vendrían otras muchas que hoy recorren las calles cubanas con el orgullo de su símbolo  que llenan intrínsecas.

   Recuerdo cuando se realizó un viaje de una flotilla marítima donde y cuando Tony participa y se logra un sustancial envío de estas donaciones también.  Así com también Tony es un actvo entusiasta participante y guía a la vez, de cuanta actividad se realizaba en Cuba, llevando el calor de los emigrados junto a él.

    Pero sus épocas de mayor lucidez e importancia logística y patriótica fue durante su trabajo  como guía de la Alianza Martiana, quien siendo su presidente guió por sendas de gloria, junto a su Delegado General, Masx Lesnik,  a este grupo de cubanos residentes en Estados Unidos y así  también  cuando se destaca en las luchas por la liberación de los Cinco Héroes Cubanos antiterroristas, Gerardo, Antonio, Ramón, Fernando y René, con quienes mantuvo contactos personales y que mostraron, y aún lo hacen,  honra con su amistad y solidaridad.

   En nuestro local tenemos una gran foto de Tony Llansó, a la altura de otros patriotas cubanos, con su única sonrisa y su mano en el corazón, como estimulándonos al entrar en ese espacio,  todos los días, a ser cada vez mejores cubanos  honrándonos siempre con  su presencia en espíritu. Nunca se olvidan las palabras certeras de nuestro héroe Ramón Labañino, quien aseveró: “Tony jamás decía que no a algún deber revolucionario…era para nosotros como un Che indiscutible de la emigración…”

   Viéndose sumido en una terrible y mortal enfermedad, decide ir a dejar sus restos en la isla y es allí donde descansa eternamente entre muchos otros que trataron de igualarlo.

   “ GLORIA ETERNA A NUETRO HEROE Y MÁRTIR, TONY LLANSO VÁZQUEZ”

   Les habló, “Desde Miami”, Roberto Solís Ávila.

0 comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Viva cuba libre!