is (2)

La política en Estados Unidos  está siendo dominada hoy por una fiebre de extremismo  de derecha  como nunca visto antes desde los tiempos del Senador  Joseph McCarthy aquel cruzado  delirante  del anti-comunismo de tiempos  de la “Guerra Fría” que acusaba de agente  comunista   a cualquiera que le viniera en ganas, hasta el colmo de afirmar tal disparate como que el Departamento  de Estado era un “nido de agentes soviéticos”  al  servicio del  Kremlin.

Quedó atrás el peligroso tiempo de la “Guerra Fría” y cuando el  mundo esperaba una vida más tranquila para  todos  surgieron nuevas confrontaciones entre  las naciones hasta llegar  a estos  tiempos en los que la amenaza  terrorista inquieta a la humanidad ante el peligro de una muerte  no  anunciada  en cualquier  sitio  apacible  del  planeta.

Y fue entonces que en Estados Unidos han surgido a la  palestra  pública nuevos profetas  del  desastre que ante peligros insospechados quieren hacernos creer que todo mal  viene de la izquierda política hasta el extremo  de afirmar  que  de nuevo hay  un “comunista”  emboscado en cada  esquina amenazando  la seguridad nacional  de  Estados  Unidos.

Ese fue  el  camino que le sirvió  a Hitler  para  liquidar  la  república  de Weimar y así  implantar en Alemania  su dictadura  de odio  y crimen .  Oigo  decir  a  un extremista  de  derecha que el  Partido  Demócrata  es un nido  de  “comunistas”  emboscados. Y yo  respondo: Afirmación absurda que es el  mejor  regalo  que  se  le pudiera hacer  a Carlos  Marx.

Les habló para  Replica  de Radio-Miami su director  Max Lesnik.