El demócrata Doug Jones derrota a Roy Moore en la elección para el Senado por Alabama

(CNN Español) – El candidato demócrata Doug Jones derrotó al republicano Roy Moore, acusado de abuso sexual a menores y quien fue apoyado por Donald Trump, en la elección especial en Alabama.

Es la primera vez que un republicano pierde el escaño del Senado por Alabama en más de dos décadas.

 
BBC

5 consecuencias de la derrota en Alabama del republicano Roy Moore en los comicios para el Senado de Estados Unidos

  • 13 diciembre 2017
Doug Jones.Derechos de autor de la imagenREUTERS
Image captionJones ganó en uno de los estados más conservadores del país.

En una de las elecciones más impredecibles en la historia reciente de Estados Unidos, las celebradas este martes en Alabama para un escaño en el Senado, la Navidad parece haber llegado más temprano para el Partido Demócrata con la victoria de su candidato, Doug Jones, frente al republicano, Roy Moore.

Pero ¿qué consecuencias tendrá este voto en la política estadounidense?

La última vez que Alabama eligió a un senador demócrata fue hace 25 años. Desde entonces el estado se ha estado acercando gradualmente hacia la derecha. Y en 2016, Donald Trump derrotó a Hillary Clinton en este estado con casi 30 puntos de ventaja.

Hay pocos, o quizás ningún estado estadounidense tan conservador como éste. Y a pesar de ello, una mayoría de electores envió al demócrata Doug Jones al Senado.

Image captionEl impacto de la derrota de Moore se sentirá de varias formas.

El candidato republicano tenía una nube de controversias sobre la cabeza: no solo acusaciones de conducta sexual inapropiada, pero también un historial de declaraciones inflamatorias y altercados legales que en dos ocasiones lo expulsaron de su cargo en la Corte Suprema de Alabama.

El exjuez tenía una base leal de apoyo, pero fueron los electores tradicionalmente republicanos los que consideraron desagradables sus opiniones sobre homosexualidad, musulmanes y derechos civiles.

El impacto de su derrota se sentirá de varias formas.

1. Una izquierda energizada

Antes del día de elecciones, las autoridades de Alabama estimaron que cerca de 20% de los electores del estado se presentarían a votar.

Las cifras más recientes colocan la cifra más cerca del 40%. Aproximadamente 1,3 millones de papeletas fueron depositadas en el estado, y en un condado tras otro, los demócratas excedieron todas las expectativas, particularmente comparado con la participación de republicanos en los bastiones de su partido en áreas rurales y suburbanas.

Image captionTrump urgió repetidamente a los votantes de Alabama a apoyar a Roy Moore.

Es una tendencia que hace eco de los resultados en Virginia, la otra gran prueba electoral de 2017. En noviembre, la participación de electores demócratas en ese estado aún más dividido aumentó drásticamente, lo que llevó al candidato del partido para gobernador a lograr una victoria fácil y a obtener casi suficientes escaños para tomar el control de la legislatura estatal.

Los progresistas han pregonado su “resistencia” a la presidencia de Trump y, parece que, al menos hasta ahora, su entusiasmo se está traduciendo en números en las urnas. Eso será un buen presagio para las perspectivas del partido en las elecciones de medio término para el Congreso de noviembre de 2018.

Entre los electores demócratas, los afroestadounidenses fueron a las urnas en números particularmente grandes y votaron abrumadoramente por Jones.

Según los resultados a boca de urna, sumaron casi 30% del electorado, aunque solo son el 26% de la población total del estado.

En 2016, la menor participación de votantes negros fue costosa para Hillary Clinton en estados como Michigan, Wisconsin y Florida. En Alabama ellos fueron el salvavidas de los demócratas.

2. Lección de humildad para Steve Bannon

Se suponía que Roy Moore iba a ser la gran primera victoria de Steve Bannon, una “bala de cañón” disparada al corazón de la clase dirigente republicana y un ejemplo visible de la alianza populista evangélica que estaba confeccionando.

En lugar de ello, el exjefe de campaña de Trump e importante asesor de la Casa Blanca se vio humillado. Su candidato, al final, tenía fallos profundos y terminó perdiendo lo que se suponía iba a ser “pan comido” en la elección para el Senado.

Image captionBannon se mantuvo al lado de Moore cuando otros republicanos se alejaron de él.

Bannon ha declarado una guerra sin cuartel contra el líder de la mayoría republicana en el Senado, Mitch McConnell, a quien ve como poco partidario de la agenda de “Estados Unidos primero” de Trump, y prometió responder con desafíos en las primarias de 2018 contra cada senador republicano que se presente a la reelección, con excepción de Ted Cruz.

Si Moore hubiera ganado, Bannon probablemente habría encontrado muchos voluntarios dispuestos a dirigir la batalla y benefactores ricos para financiar sus esfuerzos.

Ahora, sin embargo, en lugar de reivindicar su primer triunfo, los líderes de su partido lo responsabilizarán por haber reducido la mayoría republicana en el Senado y dañado el nombre del partido.

3. Un golpe para Trump

El martes en la noche, un presidente magnánimo salió en Twitter a felicitar a Jones por su victoria.

Esto probablemente no será la última palabra del presidente sobre el asunto, pero por ahora su reacción podría reflejar un reconocimiento de que a pesar de su apoyo a Moore, esto no fue suficiente para lograr que su hombre llegara a la meta, ni siquiera en el conservador Alabama.

Otros altos funcionarios del Partido Republicano se mostraron renuentes a apoyar a Moore, particularmente tras las revelaciones del diario The Washington Post de conducta sexual inapropiada. Pero Trump redobló su apoyo al candidato.

Si el presidente o sus allegados analizan con más detalle los resultados de boca de urna de las elecciones, tendrán motivo para preocuparse ya que 41% de los electores de Alabama “desaprueban enfáticamente” al presidente, mientras que solo 32% lo “aprueban enfáticamente”.

Image captionBannon le declaró una guerra al líder de la mayoría republicana en el Senado Mitch McConnell (izq).

Aunque Trump puede descartar los sondeos de opinión que muestran sus niveles de aprobación por debajo del 35% en todo el país, en las elecciones de Alabama los resultados son de votos reales depositados por electores reales.

Las elecciones no mienten y los resultados electorales conllevan un serio mensaje para el presidente -quien para muchos ha quedado humillado con la derrota de Moore- a menos de un año de haber iniciado su mandato.

4. El Senado de Estados Unidos está en juego

La mayoría republicana en el Senado se redujo de 51 a 49 y el partido solo puede darse el lujo de perder un solo voto, debido al poder del vicepresidente Mike Pence para lograr desempates.

Jones probablemente ocupará su escaño a principios de enero, lo que significa que los republicanos todavía tienen tiempo de aprobar su ley de reducción de impuestos y votar en cualquier resolución presupuestaria de fin de año. Pero después de eso el margen para obtener éxitos legislativos quedará considerablemente reducido.

Además, esto también significa que el control del Senado estará en juego en las elecciones de medio término de 2018.

Los demócratas tienen que defender varios escaños que están en riesgo, de estados que se acercan a Trump como Missouri, Indiana, Virginia occidental y Dakota del Norte. Pero si sus actuales senadores logran mantener sus asientos, quedarán dos claras oportunidades para elección, las de Nevada y Arizona.

Image captionBeverly Young Nelson fue una de las mujeres que acusó a Moore de conducta sexual inapropiada.

Si los demócratas hubieran perdido la elección de Alabama, la siguiente instancia de estados, Tennessee y Texas, hubiera sido mucho más difícil de alcanzar.

Por supuesto, Alabama ha demostrado que, dada la confluencia correcta de candidatos y controversias, cualquier cosa es posible.

5. ¿El ajuste de cuentas de la campaña del #MeToo?

Durante la última semana, tres miembros del Congreso de Estados Unidos —dos demócratas y un republicano— anunciaron sus renuncias debido a informes de conducta sexual inapropiada.

Aunque sus acciones sugirieron que el nuevo ambiente de sensibilidad sobre el acoso sexual puede tener un costo político, la verdadera prueba se verá en las urnas.

Moore enfrentaba acusaciones, que negó, de relaciones inapropiadas con adolescentes cuando era fiscal adjunto de distrito cuando tenía unos 30 años.

Aún así parecía posible que los electores de Alabama lo eligieran para el Senado, con los simpatizantes de Moore argumentando que su candidato había sido reivindicado o, quizás, absuelto por los votantes.

Image captionLos seguidores de Doug Jones celebraron el triunfo del candidato demócrata.

Es una línea de defensa muy similar a la que creó la Casa Blanca, cuando las alegaciones de más de una decena de mujeres contra el presidente Trump fueron consideradas nuevamente.

“La gente de este país, en una elección decisiva, apoyó al presidente Trump, y sentimos que estas alegaciones han sido respondidas por medio de ese proceso”, declaró el lunes la secretaria de Prensa de la Casa Blanca, Sarah Huckabee Sanders.

En Alabama, sin embargo, Moore no tendrá la oportunidad de decir eso.

No está claro hasta dónde esas denuncias jugaron un rol en su derrota, pero los políticos en Estados Unidos estarán tomando nota.

Temas relacionados

Contenido relacionado

  • La revista Time declara “persona del año” a quienes “rompieron el silencio” ante el acoso y abuso sexual
    6 diciembre 2017
  • La mujer que trató de engañar al diario The Washington Post con una dramática historia de abuso (y cómo detectaron su mentira)
    28 noviembre 2017
  • Las tres mujeres que exigen que el Congreso de Estados Unidos investigue al presidente Donald Trump por acoso sexual
    12 diciembre 2017
  • Derrota electoral para Trump: el demócrata Doug Jones gana el escaño de Alabama en el Senado en medio del escándalo sexual de Roy Moore
    13 diciembre 2017

“Toda esta contienda se ha tratado de la dignidad y el respeto”, dijo Jones en su discurso de victoria.

Trump felicitó en Twitter a Jones y dijo que fue una victoria muy peleada. “Felicitaciones a Doug Jones en una victoria duramente peleada. Los votos escritos jugaron un papel muy grande, pero una victoria es una victoria. La gente de Alabama es grandiosa, y los republicanos tendrán otra oportunidad en este escaño en un periodo muy corto. ¡Nunca termina!”.

Congratulations to Doug Jones on a hard fought victory. The write-in votes played a very big factor, but a win is a win. The people of Alabama are great, and the Republicans will have another shot at this seat in a very short period of time. It never ends!

Moore, por su parte, aún no reconoce su derrota. “Cuando la votación es tan cerrada, aún no es el final”.

Trump, derrotado

En las primarias republicanas, Donald Trump apoyó en un inicio al oponente principal de Moore, el senador Luther Strange. No obstante, cuando Strange perdió, Trump lo desautorizó, eliminó todos los tuits que indicaban su respaldo y terminó dando su apoyo a Moore.

Durante algunas semanas, el presidente de Estados Unidos se dedicó a interpretar el papel de un tímido respaldo a Moore, argumentando que estaba en Asia cuando estalló la noticia del caso de acoso. Pero dejó de hacerlo. Además de apoyar al polémico exjuez, organizó un mitin de campaña para Moore durante la noche del pasado viernes en Pensacola, Florida, y grabó mensajes computarizados en el estado para el candidato republicano.

En todas las declaraciones de la Casa Blanca, acerca de que desean que los votantes de Alabama decidan quién será su senador, Trump puso su apoyo en Moore durante los últimos 10 días. Lo que significa que el presidente también tenía en juego su pellejo. Y, por lo tanto, tendría que asumir la derrota de Moore.

Para un presidente con una aprobación del 32%, la pérdida en Alabama sería otra marca más contra Trump, que de por sí ya está en dificultades.

Es entonces una evidencia de que una campaña arrolladora no garantiza un triunfo republicano, y un mensaje para los republicanos de que el presidente con baja aprobación puede ser un gran problema para sus posibilidades de reelección en 2018.

En una señal de que Trump no ha convencido a todos los republicanos para que voten por Moore, el senador senior del estado, Richard Shelby, el último demócrata electo para un escaño en el Senado de Alabama, en 1992, antes de cambiar de partido, dijo el domingo en CNN que no votó por Moore.

Se acorta la diferencia en el Senado

Los republicanos tienen hasta ahora una estrecha mayoría en el Senado. Debido al ala que es públicamente anti Trump (John McCain, Jeff Flake, Bob Corker) y a la cantidad de escépticos moderados (Lisa Murkowski, Susan Collins) dentro de la bancada republicana del Senado, de por sí ya es muy difícil alcanzar la aprobación de los proyectos de ley. Prueba de ello fue el intento por revocar el Obamacare.

Ahora que Jones logra ganar la elección en Alabama, los republicanos tendrán apenas un escaño de margen hasta el próximo noviembre.

¿Quién es Doug Jones?

Es la primera vez que Doug Jones, un abogado de 63 años de Birmingham con una larga trayectoria, se postula a un cargo público. Y este jueves se convirtió en el único senador demócrata que Alabama ha elegido desde la reelección de Richard Shelby en 1992. Pero, hay que recordar que Shelby se volvió republicano en 1994 y aún está en cargo como miembro de ese partido.

En 1997, el entonces presidente Bill Clinton designó a Jones como el abogado de Estados Unidos para el Distrito Norte de Alabama en Birmingham. Cinco años después, en 2002, Jones se desempeñó como el fiscal principal de la demanda contra dos de los cuatro miembros del Ku Klux Klan responsables por el atentado en la Iglesia Batista de la 16th Street durante septiembre de 1963. Este acto de violencia racial acabó con la vida de cuatro niñas negras. Un episodio que el reverendo Martin Luther King Jr. calificó como “uno de los crímenes más crueles y trágicos perpetrados contra la humanidad”.

Jones también participó en la acusación de Eric Rudolph, cuyo ataque de 1998 en una clínica de abortos en Birmingham mató a un agente de policía que estaba fuera de servicio. Rudolph fue sentenciado en 2005, luego de que Jones dejara el cargo.

En agosto pasado, Jones ganó las primarias demócratas, derrotando a otros siete candidatos y llevándose a casa el 63,6% de los votos.

El difícil perfil de Moore

Incluso antes de las acusaciones de buscar relaciones sexuales con adolescentes, Moore es el nominado más controvertido para la mayoría del Senado en los últimos tiempos.

Fue expulsado del cargo de jefe de justicia de la Corte Suprema de Alabama por negarse a quitar una estatua de dos toneladas de los Diez Mandamientos que había ordenado colocar en propiedad estatal. Fue elegido nuevamente para el puesto, pero fue expectorado nuevamente en 2016 por negarse a obedecer la decisión de la Corte Suprema de los Estados Unidos de legalizar el matrimonio entre personas del mismo sexo.

Moore dijo que ser gay debería ser una ofensa criminal. Dijo que a Estados Unidos le habría ido mejor si se hubiera detenido en 10 enmiendas a la Constitución, ignorando la realidad de que quienes abolieron la esclavitud y establecieron los derechos de voto de las mujeres y las minorías llegaron más tarde. Y dijo que a los musulmanes (como el representante de Minnesota Keith Ellison y el representante de Indiana Andre Carson) se les debería prohibir servir en el Congreso.

Moore también protagonizó una campaña agresiva contra los derechos de las personas transgénero.

LEE: Trump apoya a Roy Moore en una llamada: “Ve por ellos, Roy”

En las últimas semanas, varias mujeres acusaron a Moore de tener relaciones sexuales con ellas mientras eran adolescentes y él tenía más de 30 años. Una de las denunciantes tenía 14 años en ese entonces. Otras han asegurado que Moore las violó sexualmente.

Moore ha negado las acusaciones en su contra.