descarga (1)

Hoy estamos a unas escasas horas de recibir el próximo año. Esta fecha se ha repetido por toda la eternidad y el ser humano ha ido tomando conciencia del hecho haciendo reflexiones para mejorar la vida con promesas aunque en su mayoría nunca se cumplan.

   “Voy a dejar de fumar”; “No  tomaré más bebidas alcohólicas”; “No le faltaré al respeto de  mi pareja”; “Seré mucho más útil en la vida”; “Voy a ahorrar”; “Cuidaré mi dieta”; “Conduciré por las calles con mucho más cuidado”; “Mejoraré mi hogar”; “Me acercaré más a mi familia”; “Cultivaré mejor a mis amistades”; “Vigilaré más el cuidado de mi salud y la de los cercanos”;  etc…etc… pudieran ser algunas de la metas  para el siguiente año.

   Pero el mejor de los deseos a lograr es hacerles llegar en lo profundo  este mensaje, el último de este año 2,017, deseándoles para este venidero periodo de nuestras vidas, que les llene de felices logros en sus necesidades y gustos y que cuenten con mi seguro y humilde  aporte que pudiera lograr hacerles llegar en sus vidas, como familia, compañeros y amigos, fiel al lado de todos mis compatriotas de la isla y de por acá en la diáspora.

    En primer lugar y ante todo, para mi familia, mis amigos y compañeros y todo el pueblo de la isla y de acá,  a los que me debo principalmente y de quienes he aprtendido lo que sé y soy, un Gran Feliz Nuevo Año, recordando el aniversario 59 del triunfo de la insurrección cubana y el comienzo de nuestra nueva Revolución que llegó para quedarse.

   Roberto Solís Ávila.