Muy buenas nuevas para los cubanos

 

 reciennacido

     Estamos siguiendo los preceptos martianos y en particular algunos muy conocidos y populares sobre la niñez. Los niños nacen para ser felices. Nada es más importante que un niño. Los niños son la esperanza del mundo. etc.. Hoy dedicaremos nuestro comentario a informar algunos datos sobre el manejo de las estadísticas como producto de un cuidado esmerado de las autoridades y el educado pueblo cubano sobre ese aspecto de nuestra patria que cuenta con una población de entre 0 y 14 años de edad de más de 1.928 millón, o sea de 17.2 %  de todos los criollos de la isla, que cuenta con unos 11.200 millones.

   La mortalidad infantil de niños nacidos vivos hasta un año, es de cuatro por cada mil nacimientos, superando a Estados Unidos que está por en el nivel de 5.9, ni siquiera el estado de Massachusetts, que tiene un índice de 4.3 cada 100 mil, puede superar a Cuba. Solo superan la isla Noruaga e Irlanda con tres niños fallecidos después de nacer.   Las provincias punteras en los indicadores más sobresalientes son en primer lugar Sancti Spíritus con solo 2.1 niños fallecidos nacidos vivos por cada mil, le sigue Camagüey con tres y Holguín con 3.3 niños.

   El pasado año 2,017 nacieron en la isla 114,980 y fallecieron 465, que son  32 menos que el pasado 2,016. Como dato histórico podemos recordar que en 1,970 fallecieron un total de 9,175 niños nacidos vivos.

    Todo ha sido el resultado de un extraordinario y minucioso trabajo científico y técnico de los trabajadores de la salud y el Estado cubano que ha dedicado gran parte de sus recursos y presupuestos a mejorar y actualizar siempre ese cuidado con mucho énfasis en los niños.

   África es al continente que mayor mortalidad presenta en el planeta, siendo Nigeria el primero con  154 por mil nacidos y le sigue en nuestro lado, Haití con 76.

   La falta de agua potable es el principal causante en esos lugares con alto índice de muertes infantiles, junto con la desnutrición y la falta de atención médica.

   Hablando del agua, Cuba enfrentó una gran sequia por años y esto se sumó a otras razones para que la agricultura no fuera exitosa. Todo esto nos recuerda que después del terrible y destructor  ciclón Flora de 1962, se desarrollaron proyectos en toda la isla para acumular aguas y desviar ríos que fueron los causantes principales de los desastres sobre todo en Oriente y Camagüey, que costó cientos de vidas humanas y destrozó gran parte de la agricultura. El comienzo fue donar el aumento de 4 %  como impuesto salarial y un día de haber para comenzar este esfuerzo, que concluyó con lo que hoy se tiene a lo largo y ancho de la isla. Cuba cuenta con grandes 242 embalses (presas) y 729 micro presas. Y se sigue trabajando en ello.

   La presa Zaza, en Sancti Spíritus, es la mayor de Cuba cuenta  con 11.2 millones de hectómetros cúbicos de agua, le sigue Camagüey y Pinar del Rio con 709 y 708 millones respectivamente.

Les habló, “Desde Miami”, Roberto Solís

0 comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Viva cuba libre!