maxresdefault

 

 

 

 

Bailar en Casa del Trompo

Hoy el almanaque marca martes trece que al decir  de los supersticiosos es día para andar con pies  de plomo porque la fatalidad puede atravesársenos en el  camino,  sobre todo en estos tiempos convulsos que  vivimos  en la era del “Trompismo”, con un presidente en la Casa Blanca de carácter impredecible que lo mismo dice  hoy una cosa y otra mañana que dispara  un “Tuits” en la madrugada  que  deja desconcertados a amigos y  enemigos.

Nos despertamos hoy  martes  trece con la noticia en la  prensa norteamericana que informa sobre el presupuesto de gastos  que el Presidente Trump  ha enviado al Capitolio   para  su aprobación y que deberá  regir  el año entrante tal  como establece la ley del Estado  norteamericano.

Aumento  sustancial  de  dinero  para gastos militares y reducción en programas  sociales  y de salud, algo que no debe sorprender a nadie porque  es bien  sabido lo que piensa el Presidente Trump  sobre lo que es para él  hacer grande a Estados  Unidos como potencia  mundial militar,  aún a costa de lo que  ello  significa para el  pueblo americano  especialmente   para  los  que no  son ricos  o  millonarios que es la  inmensa  mayoría  de los estadounidenses.

Pero oh sorpresa para aquellos cubanos  de la extrema derecha  de Miami que tienen a Mr.  Trump  como su “vengador errante” en quien han depositado  todas sus  esperanzas de reconquista  para sus empeños  restauracionistas  de la  “Cuba  de ayer” que todavía reverbera en sus cerebros  trasnochados después de  más  de sesenta años  de derrotas  y  fracasos.

En los recortes  del Presupuesto  de  la  nación presentado  ante el  Congreso por  el Presidente Donald Trump  hay  una drástica reducción  de fondos  destinados  para  promover un cambio  de  gobierno en Cuba, o lo que  es lo mismo que decir que le han serruchado  el  piso  a la mitad del  dinero que había  en el  presupuesto  anterior  del  Presidente  Demócrata  Barack  Obama, que para  los  cubanos  “Trompistas “ de  nuevo  cuño era Obama el “negro malo  de  la  película”.

Martes trece,  ni te cases ni te embarques. Ni te creas que Trump va  a hacer otra cosa como no sea lo que más convenga a sus intereses. El “Trumpismo”  tiene  sus cosas y esa  es una  de  ellas.

Les habló para Replica  de Radio-Miami su director Max Lesnik.