Una cerveza NO; una ametralladora SI

    descargabigMg43Recientemente – como ya se ha convertido en una costumbre – ocurrió otra masacre a tiros  de personas por un desquiciado con ansias de muerte, donde y cuando fallecieron 17 personas y otras tantas heridas, entre ellas la inmensa mayoría adolescentes. De este hecho ya se ha requeté hablado y comentado por todos los medios, cosa que se hecho ya muy exagerado, debido a la repetición constante de esos  actos de sangre, convertidos ya en morbo.

   Repetir los hechos es caer en el macabro  aburrimiento, así que solo vamos a comentar unas comparaciones estadísticas para avalar el comentario. En Estados Unidos viven unos 326 millones de personas (+/-) de las cuales su edad media es de menos de 40 años. Hay unos 75 millones de niños y jóvenes de 18 años y menos, por lo que esto da una población adulta de 251 millones, que serían los aptos a adquirir y portar armas de fuego, como lo establece la interpretación, a conveniencia, de la enmienda número dos de la Constitución de la nación. El derecho a portar armas de fuego (aclarando esta  que solo se permite el uso de ese derecho, para defender la patria u otros semejantes) y la gente, cogiendo el rábano por las hojas,  hace lo que les venga en ganas.

   Un “niño” de unos 18 años no puede comprar una bebida alcohólica en los comercios  (debe ser mayor de 21 años para ello ) pero puede adquirir una ametralladora y su parque,  en una armería legalmente. También puede ser admitido en  las Fuerzas Armadas, siendo aún menor de edad, donde y cuando podrá manipular desde una pistola hasta una cuatro bocas o un lanza cohetes.  ¡ Vaya incongruencia ! Lo que la mayoría de la  misma población del país incluyendo algunos políticos con cierta dosis de vergüenza, cuestiona una y mil veces es , ¿por qué no hay un control más duro y efectivo de la tenencia de armas de fuego?

   En el mundo actual hay unos 7,633 millones de habitantes, aumentando de entre 2.3 y 2.5 millones cada año. Estados Unidos solo representa el 4.3 % de esa población, sin embargo posee la mayor cantidad de armas de fuego per cápita del planeta.  Hay censadas, o sea legales,  unas 273.5 millones de estas, para un promedio de 1.09 armas por habitante adulto. En esto no se cuenta por ser imposible, las ilegales, que se supone unos cuantos millones más de ellas en manos equivocadas o simplemente las que no las han declarado a las autoridades. Y las armerías siguen vendiendo cualquier tipo de armas manuales – solo falta que algún día les permitan vender cañones o ametralladoras de guerra.

   Esto no sucede en naciones donde hay un control estricto  de la tenecia y uso de armas de fuego, En Cuba, por brindar solo un simple ejemplo que tando la derecha critica, no tenemos ese problema. Las armas la tiene el pueblo, pero para defender la nación de la ingerencia extranjera.

   Salen y seguirán saliendo manifestaciones multitudinarias a las calles y frente a sede del gobierno, La Casa Blanca y el Capitolio, de donde producen las leyes del país. Calles llenas de jóvenes que precisamente serían los llamadlos opinar y exigir mejor que otros, los destinos del país, por ser los más intelectuales y rebeldes estudiantes,  y nada pasa que no sea salir en primera plana de las noticias sin resultado alguno.

   Por lo pronto solo seguiremos viendo y viviendo trágicas escenas de desastres de muerte y sangre, hoy y mañana también, la cosa no para mientras se signan ofreciendo los medios a la maldad para que se repitan.

   Los filmes, los video juegos y las ofertas de la prensa para la producción y uso de armas de destrucción facilitadas, como dijo uno de esos delincuentes, “…hasta el Walmart, se puede adquirir todo para fabricar una bomba…”

Les habló, “Desde Miami” Roberto Solís Ávila.