¡Adiós a las armas!

descarga (2)

Nunca más oportuno  en estos momentos de angustia  y frustración para el  pueblo  norteamericano con  motivo  de la desgraciada tragedia ocurrida en una  escuela de   enseñanza secundaria en el  pueblo floridano de Parkland que tomar como consigna nacional en Estados Unidos  el título  de una  de las primeras novelas  del  gran escritor  estadounidense  Ernesto Hemingway ¡Adiós  a las armas!

En estos momentos  el gran debate nacional  en Estados Unidos está enfocado en el  polémico  tema de si   se establecen leyes  que regulen el  uso irrestricto de  las  armas  de fuego como es en la actualidad, bajo el    socorrido pretexto de que  así lo garantiza  la   llamada “Segunda Enmienda de la Carta Constitucional   de  1791”- eran  otros  tiempos, otras armas  y otros hombres-   o si por  el contrario se prohíbe  la venta  de armas  de guerra tales como el  rifle   militar  A-R- 15  y  otros artefactos  similares  de alta tecnología diseñados  para  matar soldados  enemigos en conflictos  armados con otras naciones y no para asesinarse entre  ellos  los  propios  ciudadanos norteamericanos.

En el debate se perfila el  nombre  maligno  de una poderosa organización llamada  “Asociación Nacional  del Rifle” más conocida por  sus  siglas “NRA”, con tanto  poder  político  y económico  que  con sus aportes millonarios  a las campañas electorales de Congresistas  y Senadores  que están a su servicio  en el Capitolio  de Washington,  han  hecho  hasta ahora imposible  que se aprueben  leyes que limiten de alguna  manera la ventas irrestricta  de la  armas  de guerra  a civiles  en Estados Unidos, aun a pesar de tantas tragedias  sangrientas  ocurridas en el  país similares a la que acaba  de suceder  en un colegio  del sur de La  Florida.

La extrema derecha recalcitrante  que se ha apoderado  del  Partido Republicano  cuenta  con abrumadora  mayoría en el Capitolio  de Washington   y también  tiene  el apoyo  de la Casa Blanca en eso  de  impedir cambios  en la legislación  sobre las  armas  de fuego. Y frente a esa  dolorosa  realidad se  alza la voz  de  la juventud  y  los  estudiantes  norteamericanos que gritan  llorosos  de indignación  a nombre de sus  compañeros muertos  :¡Adiós a las  armas!

Se trata por  parte de  ellos  de un reclamo a una Revolución humanista  y  moral por  el  derecho a la vida que vale  más que el supuesto derecho  a las  armas.

Les habló para Réplica  de Radio-Miami su director  Max Lesnik.