Deshacerse del sofá para evitar otro adulterio

   Así veo yo y quizás otros también el caso de que la situación del uso indiscriminado de armas de fuego que en esta nación ocupa lugares primeros en el mundo actual. Cualquier cosa que trate de bajar esta tensión nacional, es de alquilar balcones y de celebrar con algarabías, lo que con  cualquier razonamiento se tratara de un hecho totalmente razonable y común, pero no en Estados Unidos.

   Cuando una de  dos parejas descubre el adulterio y el engaño de la otra en un sofá en la sala de su casa, inmediatamente ocurre lo insólito, se deshace del sofá para que no vuelva a ocurrir. Hoy en el caso del hábito de comprar y usar armas de fuego tan fácil como tomarse un vaso de agua, todo se convierte en increíble. Una compañía de ventas, que entre sus artículos deportivos vende armas de fuego, como pan caliente a diario, pistolas, rifles y fusiles de guerra y municiones para estos, acaba de tomar la “increíble determinación” (¿?) de dejar de vender los fusiles de guerra semiautomáticos.  El hecho ha acaparado toda la atención de los medios no solo en este país sino en otros también, como algo insólito.

   La cadena Dick’s, la mayor armería del país, que tiene 800 tiendas en total,  ha determinado dejar de vender los fusiles de asalto y esto es noticia mundial. Claro que seguirá brindando pistolas, revólveres, escopetas y otros tipos de fusiles “no de asalto” y mucho parque también. Tampoco venderá armas a menores de 21 años. ¡ Vaya noticia ! Y el resto de las ventas de armas del país ¿qué? Además que se trata de una minúscula empresa entre la vorágine que origina las ventas de armas de fuego en toda la nación por diversos vendedores locales y nacionales. Por otra parte más de una línea aérea dejará de brindar descuentos a los miembros de NRA para sus pasajes. Esto muchos los ignoraban hasta donde la influencia de esta agrupación de millonarios y políticos incide en la vida cotidiana de la ciudadanía del país.

   La reciente masacre que dejó 17 muertes y otros tantos heridos, en una escuela  de Florida, ocasionada por un muchachito menor de edad con un arma de asalto adquirida legalmente – no puede comprar una cerveza, pero si esta arma –  nos llena de estupor y horror al comprobar una vez más que todo esto es posible cuando existen leyes que amparan y cobijan previamente estos actos de barbarie.

  Deshacerse  del sofá es igual que dejar de vender fusiles de asalto, haciendo un símil de este asunto. Los asesinatos seguirán de todas formas, quiéranlo o no Dick’s y otros por su estilo de entes en esta sociedad,  podrida desde sus entrañas en estos asuntos de crímenes de lesa humanidad, como pudieran catalogarse esas masacres en cualquiera de sus formas y lugares, dicen que amparados en la segunda Enmienda Constitucional, tomando siempre el rábano por las hojas a conveniencia de algunos.

   Una pregunta suelta ¿ Cómo es posible un político de cierta relevancia, como el renegado de ascendencia cubana, Marco Rubio, sea capaz de aceptar tres millones de dólares de esa asociación armamentista, para que se calle y los ampare ? Claro que sí es posible, con tipos como este decidiendo los destinos de la nación más poderosa del mundo, todo es permitido y posible.

   “Un muchacho no debía poder comprar armas de fuego”, dicen muchos. Qué bonito suena. Pero de ahí no pasa de ser una simple opinión que aunque generalizada no tiene el peso de poder influir en cambiar la realidad. Si esto sucediera, los adultos padres, parientes y  amigos de esos muchachos lo harían para ellos. En la nación hay más de un arma legal por adulto, además de las ilegales o no registradas,  que pudieran se varios millones. ¿ Que haríamos con esas entonces…?

   Les habló, “Desde Miami”, Roberto Solís Ávila.