En una tarde soleada eran alrededor de las tres de la tarde aquel miércoles 13 de marzo de 1,95 – hace 61 años-  cuando de repente se escuchan disparos y algarabía fuera del majestuoso edificio del Palacio Presidencial en La Habana. Un grupo compuesto por unos cincuenta  jóvenes comandado por Carlos Gutiérrez Menoyo – caído en el combate –  y Faure Chomón Mediavilla, salen de la nada y comienzan a disparar contra las postas acantonadas en el inmueble. Allí se supone que estaría el sanguinario dictador Fulgencio Batista y Zaldívar. Parte del grupo logra penetrar  hasta el tercer piso donde despachaba el tirano. Pero no está allí. Escapó de su oficina por una salida secreta.

   Como una curiosa anécdota, Machadito, que era parte de grupo, logra entrar a la oficina de Batista y contesta una llamada telefónica de alguien averiguando lo que pasaba en Palacio. A lo que responde que el dictador había sido ajusticiado. Entre los asaltantes figuraba un número importtante de miebros de la Organización Autentica también.

   Conjuntamente con el hecho de Palacio, el líder estudiantil,  José Antonio Echevarría, presidente de la FEU, toma la estación de Radio Reloj – la planta de noticias  del “tic-tac”, por el sonido  que emitía cada segundo – Allí se encontraban transmitiendo noticias Florial Chomón – hermano de Faure – y Jorge Martin, ambos también ligados al D.R.   y en un emotivo mensaje por la radio declara la muerte del tirano, ignorando que esto habría fracasado. Manzanita, como le llamaban sus íntimos, cae en duelo con esbirros de Batista en confrontación a tiros al entrar a universidad para atrincherarse con otros estudiantes.

  Fueron 50 los combatientes que participaron. De los 40 muertos que dejó el combate, 25 fueron de los asaltantes.  En los edificios vecinos, Hotel Sevilla, Palacio de Bellas Artes y la Tabacalera se supone que habrían otros    combatientes  para apoyar el asalto a Palacio y repeler ayudas militares. Un  camión con armas y hombres no acudió a dar  al apoyo,  este acto de cobardía de algún lidercillo y otras, fueron las razones por la que fracasó el intento. El hecho acumuló la cifra de 40 muertos – 25 combatientes –  y 18 heridos.

   Después con el desarrollo del escenario rebelde en toda Cuba, el antes grupo de estudiantes se convierte en una fuerza importante que agruparía tanto a estudiantes como toda la gama social de Cuba y se conocería desde entonces “Directorio Revolucionario 13 de Marzo” En la Cordillera del Escambray en el centro sur de la isla y en la lucha del clandestinaje, que agrupaba a parte importyante   de jóvenes de la sociedad cubana. La consigna de entonces fue “De las calles de la Habana a la Sierra del Escambray”. Los combatientes del Directorio se sumaron al Che y a Camilo cuando llegaron en invasión desde Oriente en 1,958.

   Todo esto ocurría mientras en la Sierra Maestra, en el Oriente cubano, Fidel Castro lideraba los rebeldes  que combatían al ejercito batistiano. El Asalto a Palacio y las luchas del clandestinaje,  fueron   hechos muy importantes para ayudar la lucha de la sierra oriental y finalmente al triunfo de la insurrección, tanto en los montes como en las ciudades.

¡ GLORA ETERNA A LOS HÉROES Y MARTIRES DEL 13 DE MARZO DE 1,957 !

   Les habló, “Desde Miami”, Roberto Solís Ávila