“Mataos los  unos a los otros”

    Rifle

Acaba de ocurrir  una nueva tragedia con arma de fuego en Estados Unidos protagonizada por  una desquiciada  mujer  que deparando una pistola Browning con cargador  de 14 balas abrió fuego contra  un  grupos  de empleados en la sede del  portal U-Tube de la Internet  en la ciudad  de San Bruno,  Estado de California.

El sangriento  suceso dejó  como saldo cuatro heridos graves  de bala y la muerte  por  suicidio   de la arrebatada autora  de tan lamentable  crimen, que ocurre a unos  pocos días  de haberse perpetrado la trágica  balacera masiva que dejó  un  saldo de 15 adolescentes   y dos de sus profesores muertos   en una escuela secundaria del sur  de La  Florida.

Es como llover sobre mojado. Una matanza detrás de la otra. La de nunca parar mientras  la NRA, la tristemente célebre Asociación Nacional  del Rifle  de Estados Unidos se ríe a carcajadas de sus  detractores humanistas muy seguros  ellos de tener bien agarrados por los testículos  a la mayoría  de Senadores  y  Congresistas  de Washington comprometidos con los millones de dólares que riega la NRA en el Capitolio para comprar  votos y conciencias a costa  del  dolor y la sangre  del resto  de los  norteamericanos que  sufren esta ola de violencia indiscriminada   bajo el  socorrido  pretexto de que la tenencia irrestricta  de armas  de fuego  es algo que garantiza  la  segunda Enmienda  de la  Constitución  como mejor salvaguarda de  la  libertad  de la nación.

Estados Unidos es nación de creyentes, que en su   inmensa mayoría dicen ser   seguidores  del Cristo de Judea, ya sean Católicos o Protestantes. Fue  ese Jesús de Galilea quien dijo a sus discípulos en una  caminata de ocasión por Tierra Santa que a los diez  Mandamientos  de Moisés  del antiguo Testamento, además  del quinto que dice “no matarás”,  habría  que agregarle  otro que dijera “Amaos los  unos  a los otros”.

El humanista consejo de Cristo parece  haber  sido  borrado de la escena  norteamericana como si fuera la satánica  Asociación del Rifle la que dictara la  sentencia de “ Mataos los  unos  a los  otros” .  Y todo ello en nombre de la Segunda Enmienda  de la Constitución,  como si matándose los norteamericanos los  unos  a los otros, se preservara  mejor la  libertad  y la democracia  de la nación.  Cosa  de locos, de hipócritas  o de sinvergüenzas, diría yo.

Les habló para Replica  de Radio-Miami su director Max Lesnik.