Corrupcion Plus y una comparacion III

 

Asia, con más de 44 000 000 de km² es el mayor de los continentes con una población que supera los cuatro mil millones de habitantes. En este mega espacio la escala de los problemas políticos y sociales es equivalente a sus dimensiones y a su población. La corrupción no es una excepción.

En Asia han reinado algunos de los políticos más corruptos de toda la historia, entre ellos Muhammad Suharto, quien gobernó en Indonesia durante 31 años en los cuales amasó una fortuna calculada en unos treinta y cinco mil millones de dólares.

En 1999 la revista Time Asia desglosó el capital familiar formado por 15 mil millones en efectivo, 36 000 km² de tierras en Indonesia, 100.000 metros cuadrados de propiedades inmobiliarias en Yakarta, 40 por ciento de todas las tierras de Timor Oriental. En total, la publicación calcula que en treinta años por las manos de la familia pasaron unos 72 mil millones.

En mayo del año 2000 Suharto fue arrestado y acusado de malversar 571 millones de dólares. No pudo ser juzgado por prescripción médica. Falleció en 2008. Recibió un funeral de estado y en su homenaje se decretó una semana de luto oficial.  

Ferdinando e Imelda Marcos, la ‘dictadura conyugal” gobernó Filipinas durante 21 años, en los cuales acumularon una fortuna calculada en unos 35 mil millones de dólares en efectivos y activos del orden más diverso, entre ellos una extravagante colección de mil pares de zapatos encontrados en uno de sus apartamentos.

Depuesto en 1986, Marcos e Imelda se exiliaron en Hawái donde él falleció en 1989 y ella se dedicó a litigar para legitimar la inmensa fortuna familiar. Absuelta en Estados Unidos, regresó a su país y se reincorporó a la actividad política, aspirando en dos ocasiones a la presidencia. Tras casi veinte años de procesos judiciales, el gobierno filipino logró la devolución de 658 millones depositados en bancos suizos. Del resto del dinero, nada se sabe.

Ferdinando Marcos yace en un mausoleo privado en la patria que extorsionó al límite, donde es objeto de homenajes y su viuda, una vez conocida como “La mariposa de hierro”, disfruta de una placida vejez en su tierra natal.

No puedo evitar la comparación. Por una acusación no probada, basada en una “delación premiada” de un delincuente que está tras las rejas, y declara que Luis Ignacio Lula da Silva, usufrutuó un apartamento cuya propiedad no posee, el expresidente brasileño por el cual en dos elecciones votaron más de 100 millones de sus compatriotas, cumple 12 años de prisión. ¿Se ha hecho Justicia? Ninguna voz es débil para reclamarla. Alla nos vemos.

0 comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Viva cuba libre!