Milicianos-cubanos-en-Playa-Girón-hace-56-años.-Archivo

Para los más jóvenes y también los mayores, vaya este comentario-homenaje sobre ¨La Primera Derrota del Imperialismo Yanqui en América¨.

Trataremos de ser lo más objetivo posible. El 1 de enero de 1959, después de 25 meses de lucha guerrillera, triunfó la Insurrección  Cubana dirigida por un  abogado,  Fidel Castro Ruz,  desde la Sierra Maestra, al cual se sumaron otros elementos revolucionarios y anti batistianos formando guerra de guerrillas en el centro sur de Cuba, Sierra del Escambray y otros puntos estratégicos, así como los guerrilleros urbanos desde la capital nacional hasta los pueblos y ciudades de toda la nación.

El Directorio Revolucionario 13 de Marzo, el Segundo Frente, y en  otros lugares en otras provincias, integraban estas fuerzas de apoyo. Hasta entonces, y desde la independencia formal de España en 1898, Cuba había estado bajo la influencia política y económica de Estados Unidos, incluyendo una ocupación militar (1898 – 1902 y en el  1906). Cuba no obstante se convertiría en una Neo – Colonia yanqui hasta el primero de enero de 1959.

Represalias de Estados Unidos al carácter revolucionario que tomaba Cuba, cancela  la Cuota Azucarera y le impide destilar petróleo ruso y de otros lugares en las instalaciones  yanquis en Cuba. En un contexto de plena Guerra Fría la administración estadounidense consideró que la Revolución Cubana era serio peligro, no solo por el hecho de tener tan próximo un aliado de la Unión Soviética, sino porque desde muy temprano quedó en evidencia que podían servir de ejemplo a otras revoluciones en Latinoamérica. Da comienzo una escalada de terrorismo contra puntos importantes de la economía cubana. Incluyendo lugares públicos sembrando intentando sembrar el miedo, pero esto último fue como un “ bumerán”, ya que la respuesta fue todo lo contrario.

Sin tratar de extender mucho este comentario, empecemos por recordar que el presidente estadounidense entonces, General Dwight Eisenhower, da órdenes de comenzar a desestabilizar la Revolución Cubana, proveyendo recursos a los grupos contrarrevolucionarios  que recién habían huido y se formaban contra los cubanos de la isla.  Llevando a la práctica muchas acciones terroristas y  desestabilizadoras y dejándole al próximo mandatario, John Kennedy, la tarea  de continuar y llevar a la práctica otras nuevas  sucias provocaciones.

Con la anuencia y los recursos yanquis, la Nicaragua del dictador Anastasio Somoza, brinda sus espacios terrestres para preparar una invasión militar a la isla de Cuba, componiéndola por los esbirros que habían huido de Cuba, y los sectores más recalcitrantes de la burguesía cubana. Los entrenamientos fueron dirigidos y financiados por el gobierno de Kennedy, donde y cuando se utilizaron oficiales veteranos de la Guerra contra Corea y sus satélites en Hispanoamérica.

Un día como ayer pero en 1961 ocho aviones bombarderos B26 pintados con insignias de Cuba, para que en su supuesto victorioso regreso a la Miami, declararan que la FAR había desertado y apoyado la invasión – que se realiza y fracasa – un par de días después, lanzan su metralla  sobre los aeropuertos de Ciudad Libertad, en La Habana, la Base Aérea de San Antonio, también en la provincia y el aeropuerto civil de Santiago de Cuba, Antonio Maceo, con el propósito de desarticular la escasa Fuerza Aérea Cubana. Fallecieron en esos ataques doce artilleros antia aéreos de cuatro bocas y cañones.

Las “cuatro bocas” y los cañones manejados por recién entrenados militares y milicianos, respondieron a ese ataque derribando uno de las naves y averiando dos que  huyeron a Cayo Hueso y Gran Caimán, junto con las otras cuando sus pilotos atemorizados por la contundente respuesta recibida decidieron irse de Cuba rápidamente. El saldo fue de varios fallecidos por la metralla enemiga y algunos artilleros y militares muertos así como civiles que vivían en las zonas atacadas inmisericordemente  también, todos estos actos fueron  denunciados ente el mundo por el canciller de Dignidad Raúl Roa en la ONU, a lo que los yanquis argumentaron que se trataba de “daños colaterales”. La comunidad mundial condenó estos hechos.

Un día como el de hoy, hace 57 años,  el Comandante en Jefe Fidel Castro despide el duelo y los entierros de las víctimas, en el Cementerio de  Colón, en la capital y con toda la energía que siempre lo caracterizó y frente a una multitud de milicianos  con fusiles FAL y metralletas checas en alto y parte del pueblo habanero también presente, declara el carácter Socialista de la Revolución. Gritos de Patria o Muerte fue la respuesta de todos los presentes aquella tarde del 16 de abril de 1,961,  a todo lo largo y ancho de la isla.

En esos días las fuerzas populares de las milicias se dedicaban a recoger como medida preventivas, a los desafectos ya que se pronosticaba que hicieran algunos alborotos para dividir las fuerzas, buscando atención a la misma vez del ataque a Bahía de Cochinos. Todas las ciudades y pueblos recogieron y concentraron a esos elementos hasta que se dio por terminada la fase de la  fracasada invasión de Playa Girón y Playa Larga, cuando fueron puestos en libertad en su totalidad. Este acto multitudinario de la capital,  presagiaba el artero y traicionero ataque que se desarrollaría  horas después en la madrugada del día siguiente.

A partir de mañana les actualizaremos los acontecimientos por día y hora hasta la derrota de los mercenarios.

Les habló, “Desde Miami”, Roberto Solís Ávila