El Diablo y los hijos del  rifle

diablo Estados Unidos es el único país del mundo donde cualquier persona, ciudadano  o no  puede comprar  legalmente  sin grandes restricciones armas de fuego, como un  rifle de guerra AR-15 de esos que se han utilizado en más de una ocasión para asesinar  estudiantes, gracias al apoyo que tiene en el Congreso norteamericano la llamada  “Asociación Nacional  del Rifle “, una organización no gubernamental que dona todos  los  años  millones de dólares a los  políticos corruptos que respaldan los intereses de la  lucrativa industria  de los fabricantes  de artefactos de guerra.

No hay día que en Estados Unidos no se produzca un crimen con un arma de fuego  en manos de un desquiciado  mental que ateniéndose al derecho que le  otorga la  segunda Enmienda de la constitución  norteamericana que  le permite tener en sus manos un instrumento de guerra diseñado  para  matar personas.

Se acaba de publicar en la  prensa norteamericana   que paradójicamente  la  “Asociación Nacional  del Rifle” – más conocida por  sus siglas de “NRA”-ha recaudado más  dinero  que nunca antes de sus simpatizantes y  miembros, aún  después  de la tragedia de muerte  ocurrida en una escuela  secundaria  del sur de La  Florida  donde fueron  asesinados  15 estudiantes  menores de edad y dos  adultos  maestros.

Senadores  como Marco Rubio y Congresistas como  Mario Díaz Balart ambos  del sur de La Florida y de origen cubano,  han sido  por  años grandes  beneficiados  con los dineros del  “Lobby” de la armas  de fuego. Habría que bautizar a  todos los  protegidos  de la  NRA     como los  “Hijos del Rifle”.

Dice un viejo  refrán que  Dios castiga a los pecadores sin palo ni piedra. Pero es el  Diablo  el que  premia con lucrativos  escaños  en el Capitolio  de Washington a los “Hijos  del Rifle”. Es con dinero sucio  manchado con sangre inocente.

Les habló para réplica  de Radio-Miami su director Max Lesnik.