Alto nivel en relaciones Cuba-Namibia

 

Hedelberto López Blanch

Las relaciones entre Namibia y Cuba se construyeron bajo una sólida base desde la guerra de liberación y cada día alcanzan niveles más altos, afirmó el embajador Jerobeam Shaanika.

Después de la independencia, agregó, la cooperación continuó en la esfera de la salud, educación, agricultura, deporte, pesca, y hace pocos años se creó un grupo de trabajo conjunto entre los dos gobiernos. Las relaciones entre Cuba y Namibia son muy buenas y hacemos gran esfuerzo a través del grupo de trabajo para fortalecerlas, profundizarlas y solidificarlas.

Explicó que por el acuerdo firmado en la esfera de la salud cuentan con cooperantes cubanos y además, se extendió un anexo para que participen más especialistas debido a que necesitan anestesistas y personal de atención en cuidados intensivos para pacientes que afrontan accidentes o enfermedades naturales graves y no pueden ser atendidos inmediatamente. Asimismo, Farmacuba coopera para diseñar la industria farmacéutica de esa nación

En educación tienen 267 estudiantes en Cuba; se han alfabetizado muchos namibianos por el programa Yo Si Puedo; existe amplia colaboración con la Universidad de Ciencias Informáticas (UCI).

Estamos conversando, aseguró, para que especialistas del deporte cubano entrenen a nuestros atletas en diversas especialidades y  poder tener una destacada participación en eventos internacionales.

En el sector de la pesca hay interés en aumentar los intercambios con una empresa mixta, y en la construcción, la Unión de Empresas Constructoras Caribe (UNECA) esta capacitando al personal de los gobiernos regionales con ingenieros, arquitectos.

Para el diplomático, los logros más importantes desde la independencia en 1990, son múltiples pues se han fortalecido todas las instituciones educacionales desde la primaria a la universitaria que antes no existían; la atención médica se extendió hasta los lugares más recónditos de la nación y se ha logrado ofrecer mejores viviendas a los habitantes, aunque todavía se necesitan de mayores esfuerzos.

En 1990, ni siquiera el 1 % de la población nativa tenían acceso a la economía, y ahora todos pueden participar de una u otra forma. Además, Namibia se ha integrado a las organizaciones internacionales como la ONU, la OMS, FAO y a la par se beneficia con las experiencias de muchos países donde Cuba tiene un papel destacado, recalcó.

Entre los retos, Shaanika señaló la forma de enfrentar la pobreza. Dijo que el presidente y el Gobierno tienen una estrategia con la juventud para darle más poder y una educación de calidad con el objetivo de enseñarles cómo podrán dirigir el país en el futuro.

El embajador de la nación africana, rememoró que un hecho sumamente importante en la hermandad entre ambos países resultó cuando el 4 de mayo de 1978, los namibianos fueron atacados por las fuerzas racistas sudafricanas en Cassinga.

Explicó que los soldados cubanos, que estaban en el poblado de Tchamutete a 16 kilómetros de Cassinga, se dirigieron a rescatar y salvar a los namibianos, en su mayoría niños, mujeres y ancianos. Muchos de los sobrevivientes heridos se trataron en hospitales cubanos en Angola y la mayoría de los niños enviados a estudiar a escuelas en la Isla de la Juventud. Éste año se recordará, por su relevancia histórica, el 40 aniversario de esa masacre.

También hubo una estrecha relación en el aspecto militar cuando los internacionalistas cubanos, conjuntamente con las fuerzas de la SWAPO participaron en operaciones o intercambio de informaciones en las batallas de Tchipa, Calueque, Cuito Cuanavale y en todo el sur de Angola.

En la conversación con el diplomático conocimos que ha tenido el privilegio, durante su estancia en la Isla, de haber recibido a los tres presidentes namibianos que han ocupado esa responsabilidad, al igual que a un gran número de visitantes de alto nivel, lo cual refleja la profunda amistad que unen a nuestros países. Habló para Radio Miami, Hedelberto López Blanch.