La Pequeña Habana zona de desastre + (Fotos )

Traducido desde el más allá por Max Lesnik

Sp_flagler 7Para aquellos que han dicho por años de propaganda sucia que la zona miamense conocida como “La Pequeña Habana” era una respuesta ejemplar y  edificante a  la imagen de deterioro que presenta  la verdadera Habana de  la Cuba actual, vale bien a ellos  y a cualquiera que desee comprobarlo, que se dé una vuelta por la calle Flagler en el  corazón del Miami cubano para que pueda  ver con sus propios ojos lo que pudiéramos llamar   una ciudad en ruinas, que más bien parece que ha sufrido  un bombardeo estratégico con  grandes zanjas abiertas en el  asfalto , huecos abismales  y baches descomunales que hacen prácticamente imposible  el acceso al  lugar. Así   se  han arruinado  cientos  de pequeños y medianos comerciantes que lloran de indignación  y protesta  su desgracia  contemplando  la Sp_flagler 6desolación  que los  invade en medio de la actitud  cómplice de políticos  corruptos que nada hacen  por  salir  en su defensa. Más que un crimen  es todo una soberana estupidez.

Y por supuesto el  clásico peloteo. Que si las obras  de construcción o mas  bien de destrucción,  que   llevan  dos  años de haberse iniciado y todo está  por  acabar  es  culpa de la Ciudad,  del  Condado, del  Gobernador  o  del  gobierno  Federal. Que si es uno que si es el  otro. Qué más da. Lo cierto es que la “Pequeña Habana”  está en ruinas y nadie dice quién,  cómo  y cuándo  se terminarán esas obras de construcción.  ¡Maldita sea  la Sp-flagler 8hora  en que a  alguien se le  ocurrió arreglar lo que estaba bien  para  ponerlo todo  peor!.

Aquí va  mi protesta solidaria en favor  de los  vecinos y  comerciantes  de la Pequeña  Habana.  Y que no  me digan  que  la  gran   Habana de allá está  en ruinas  por culpa  del  socialismo, que la “Pequeña”  de  acá con  su capitalismo salvaje de libre empresa y  su democracia politiquera anda  de mal  en peor.

Me viene a la memoria una historia real  de la política argentina de cuando  aparecieron en   la ciudad  de Buenos  aires  unos carteles pintados  a mano que decían:  “ Votemos por  las  prostitutas porque sus hijos  lo hicieron muy  mal”. En  Miami habría  que hacer lo mismo.  Digo  yo.

Y hasta la próxima entrega de El  Duende que con mi gallo  me voy cantando a mi tumba fría. Bambarambay.