Nunca compre un seguro sin comparar

   Las intríngulis que hay que pasar para poder interpretar los beneficios que le puede brindar un seguro, muchas veces le impiden entender bien todo lo escrito en la póliza que se va aceptar y firmar. Solo existe  lo que le informa de manera rápida y a veces no profesional y a su conveniencia,  el agente que se la está vendiendo.

   En los precios intervienen la zona donde vive el usuario, la clase de vehículo – marca, año, modelo, millas rodadas, etc. – así mismo edad de la persona, tiempo manejando con licencia, records – multas y clase de estas (velocidad, pasar una señal de luz roja o de  Stop sin parar, etc.) –  puntos en las licencias y hasta las veces que ha cambiado el vehículo. Verificar cuanto puede tener de deducible su póliza, qué le cubre y qué no, haga comparaciones de derechos y deberes en la compañía que se lo está vendiendo, con otras del mercado,  En fin no se deje llevar por las apariencias ni la propaganda recibida por los medios o amistades. También averiguar los posibles descuentos, etc.

   Todas las aseguradoras tienen ventajas y desventajas que a veces el cliente no las descubre porque no le conviene al negociante de la póliza y no se lo informa. En otros casos la mayoría de impedimentos para cobrar lo justo en cada momento necesario, están el letras chiquiticas, sobre todo las cosas que no conviene que se sepan enseguida y que surgen cuando ocurre un accidente y al momento de cobrar por los dueños. Averigüe sobre las cancelaciones voluntarias y entienda bien sus derechos cuando decide cancelar.

   El poseer un seguro de vehículo es de obligatorio cumplimiento en este estado de Florida y por lo tanto le podrá ser exigido por un agente de la autoridad que lo detenga por una infracción, en caso de no mostrarlo podría acarrear una multa inmediata.

   En nuestra área del Gran Miami (Condado Miami- Dade), existen zonas divididas geográficamente que  influyen notablemente en los precios de las pólizas de seguro automotriz. Hay áreas de alta peligrosidad y otras de “paz” en estos aspectos de la conducción de vehículos. Por ejemplo la barriada de La Pequeña Habana – Little Havana – donde abundan los hispano parlantes con gran influencia en los accidentes y multas por violaciones de las leyes del tránsito, los precios de esas pólizas se elevan aunque usted sea un conductor excelente con buen record. En zonas como estas existen muchos emigrados que no traían la cultura de conducir vehículos  de sus países y lo hacen por primera vez aquí, influyendo esta inexperiencia en la violación de las reglas del tránsito. Otras como Coral Gables, North Miami Beach y otras, la cosa entonces cambia.

   Por ejemplo la autopista El Palmeto, que divide una zona de otra entre las ciudades de este a oeste y viceversa, regula los precios de seguros u multas  de los que manejan  de un lado o del otro de esa división. Teniendo en cuanta donde viven y la dirección que aparece en sus Licencias de Conducción. Parece increíble, pero es así de cierto. Las multas y las infracciones son delineadas con mayor dureza en la zona Este que para los de la parte Oeste de esa carretera, independientemente de los record personales. Cada multa tiene su precio.

   Por cierto hablando de este aspecto. Hoy ya los uniformados agentes  del orden, tienen en el maletero o en las cabinas de manejo de sus patrullas, un equipo que es que tramita la infracción y la escribe como una computadora, clasificas estas multas por códigos. A veces el policía no entiende bien el uso de este nuevo instrumento para las multas y al no poder escribirlas a mano, como era antes, se ven en la obligación de perdonar la infracción y solo advertirle verbalmente al infractor que maneje con más cuidado. Claro que esto sucede ahora  en los primeros tiempos del uso de este instrumento, ya llegará el día en que todos los agentes sepan usarlo y los resultados serán  distintos.

   Les habló, “Desde Miami”, Roberto Solís.