Trump: ¿El mejor aliado de la izquierda?

 

trompo

Le da cuerda a la izquierda

Traducido desde el más allá por Max Lesnik

Dice un viejo refrán que no hay mal que por bien no venga. Y en el caso de América Latina se confirma la contradictoria sentencia al tener paradójicamente  la izquierda continental, como su mejor aliado, al ultraderechista  Donald Trump  en la presidencia  de Estados Unidos.

La ultra derecha política en todos los países  de América Latina ha tenido por  años  a Washington como punto de referencia tanto en lo político como en  lo económico y lo ideológico, puesto que por ser lobos  de la misma camada tienen intereses comunes, si bien los vecinos derechistas  del sur  han sido siempre los  perritos falderos  del “norte  revuelto y brutal que nos  desprecia”, parafraseando  aquí   las proféticas   palabras  de José Martí  al referirse al   entonces  naciente imperialismo norteamericano de fines  de pasado siglo diecinueve.

Para los gobiernos y Partidos  políticos  de derecha  de América Latina la alianza con Donald Trump  es algo así como  el beso de la muerte, puesto que nunca antes  en  la historia  ha  habido  un Presidente norteamericano más impopular  en el  continente que el actual  mandatario Republicano, cuyo discurso anti latino y racista hacen muy difícil,  por no decir imposible que alguien  pueda, en cualquiera de nuestros  países decir para su bien que son aliados o amigos del controvertido de Donal Trump.

 Claro que  no hay regla sin excepción. Los únicos latinos que se proclaman “Trumpistas”  son los cubanos  y los venezolanos  de la extrema derecha  de Miami que  cifran sus esperanzas  políticas en que Trump  invada a Cuba  y a Venezuela  con su Infantería  de Marina para llevarlos  a ellos al  poder y así servir lacayunamente los intereses  del peor capitalismo salvaje.

¿Será acaso el  derechista  Donald Trump el  mejor  aliado- sin  quererlo  por supuesto-  de la izquierda latinoamericana?  La respuesta a esta interrogación  nos las darán las  elecciones  presidenciales en dos países  claves  de América  Latina :  De ganar López  Obrador en México   y Lula  Da Sila en  Brasil comenzaría  en América Latina un  nuevo  ciclo  de  esperanzas.

Habría  que decir entonces, mil  gracias  Míster Trump.

Y hasta la próxima entrega de El Duende que con  mi gallo  me voy cantando a mi tumba fria. Bambarambay.