El Bambú cinco veces más fuerte que el concreto

2b61b481f52d2e670a62f16065e1850c

En el siguiente compendio de distintos artículos, la redacción  de Radio Miami, pone a disposición  de aquellos que gustan del conocimiento, una serie de materiales que abordan las bondades del Bambú . Tenemos la opinión y sostemos la idea que   la arquitectura de la Ciudad de Miami, pudiera asumir el Bambú en algunas áreas de la floridana urbe, en especial para la construcción de puentes peatonales  y viviendas, por la seguridad que muestran y lo sostenible que son en el tiempo,  de manera particular debemos también conocer los Beneficios del bambú para la salud humana.

Los expertos en construción están llamando a que nos olvidemos del acero y el concreto, porque el   material de construcción a escoger para el siglo XXI puede ser el bambú.

BAMBÚ, ACERO VEGETAL DE LA CONSTRUCCIÓN

Este material gana terreno ya que es más liviano que el acero y más resistente que el concreto; supermercados, hoteles, residencias y hasta puentes que orillas de rios y pasos peatonales , demuestran la resistencia del bambú.  Estos tallos huecos están emergiendo desde los reinos de las endebles chozas tropicales y llamando la atención de los más respetables arquitectos. Desde Hawai hasta Vietnam es usado para construir las más lujosas residencias y resorts pero también iglesias y puentes.Matina

Sus patrocinadores llaman al bambú gigante el ”acero vegetal” por su claro atractivo ambiental. Más liviano que el acero, pero cinco veces más fuerte que el concreto, el bambú es oriundo en casi todos los continentes, excepto en Europa y Antártica.

”No podría inventarse un mejor material de construcción”, dice Darrel DeBoer, un arquitecto en San Francisco,  Estados Unidos, especializado en materiales sustentables.

En enero la Ciudad de México develó la mayor estructura de bambú nunca antes construida: el Museo Nómada, una estructura temporal de tres naves de 5.130 metros cuadrados que ocupa casi la mitad de la Plaza del Zócalo, la más grande de América Latina.Puente Calle 80matina_00

Puente de Bambú en Indonesia presenta alternativas sustentables para la infraestructura

Puente de Bambú en Indonesia presenta alternativas sustentables para la infraestructura, © Andrea Fitrianto
© Andrea Fitrianto

En octubre de 2016 se realizó la segunda Bienal de Bambú en la ciudad de Solo, en Java Central, evento que le entregó a sus habitantes un nuevo puente público, diseñado y construido por el estudio Indonesian Architects Without Borders (ASF-ID). Conectando el mercado de Pasar Gede y la fortaleza holandesa colonial de Vastenburg, la estructura de bambú de 18 metros busca revitalizar la vida en el río en la histórica ciudad.

© Andrea Fitrianto© Andrea Fitrianto© Andrea Fitrianto© Andrea Fitrianto

© Andrea Fitrianto

© Andrea Fitrianto

Como parte del proceso de diseño, se probaron una serie de modelos a escala en el laboratorio de ingeniería de la Universidad Católica de Parahyangan. Desde ahí, los carpinteros de Yogyakarta dirigieron la construcción y montaje del puente entre octubre y diciembre.

© Andrea Fitrianto

© Andrea Fitrianto

Importante para el éxito del proyecto fue el apoyo de la comunidad adyacente de Kampung Ketandan, que proporcionó alojamiento para los constructores y voluntarios.

© Andrea Fitrianto

© Andrea Fitrianto

Montados en un estacionamiento cercano, los arcos principales del puente son grandes postes de bambú cortados a intervalos regulares y unidos a través de pernos de acero galvanizado. Se utilizaron grúas móviles para posarlos sobre los cimientos.

Cortesía de ASF-ID

Cortesía de ASF-ID

Los soportes verticales a intervalos regulares acompañan a los arcos para proporcionar un apoyo adicional a la estructura del techo. Para prolongar la longevidad del puente, el piso está hecho de hormigón armado y su techo tiene aleros para proteger al bambú petung tratado, frente a las lluvias tropicales estacionales.

© Andrea Fitrianto

© Andrea Fitrianto

Arquitectos: ASF-ID
Ubicación: Solo, Central Java, Indonesia
Año: 2017
Arquitectos a Cargo: Andrea Fitrianto, Klaus Dengen, Sisca Pramudya
Consultores: Altho Sagara, Budianastas Prastyatama, Anastasia Maurina
Otros participantes / partners: Catholic University Parahyangan (Bandung), Bambubos (Yogyakarta), Bamboo Biennale (Solo)
Fotografías: ASF-ID, Timlo

Planta

Planta

Corte
Perspectiva

Una sinergia sustentable para impulsar el bambú uruguayo

Experiencia de intercambio entre una pionera uruguaya y una experta estadounidense busca dar un espaldarazo al uso del material
El abuelo de Katia Sei Fong era chino. En China se nombra a las personas primero por el apellido y luego el nombre; pero cuando llegó a Uruguay su apellido Liu fue “traducido” como el nombre Luis y lo que era su nombre se transformó en su apellido. Katia no conoció a su abuelo, pero éste llegó a transmitir a su familia un amor por la cultura de su país de origen.

Pero la conexión con China se volvió más fuerte aún cuando en 2009 Katia Sei Fong decidió que el tema de su tesis para recibirse como diseñadora industrial iba a ser el bambú. Más conocido por esta tierra como caña tacuara, era un material que abundaba en la zona donde vivía, entre el Paso de la Arena y Melilla, pero que constataba que nadie le daba uso.

Esto la llevó a visitar a China y fue el inicio de un viaje de ida hacia el mundo de este material. Hoy Sei Fong lleva adelante el emprendimiento Nuestro Bambú lo que la ha convertido en pionera en Uruguay, y le ha valido ser nombrada una de las 17 embajadoras de la Organización Mundial del Bambú.

Pero además en estos últimos tiempos ha sido protagonista de una experiencia de ida y vuelta con la experta estadounidense en sustentabilidad, Alexandra Muller, del International Living Future Institute (ILFI), en una actividad que promete ser un impulso para el desarrollo del bambú en el país. ILFI es una organización que se dedica a certificar productos, edificios y comunidades en materia de sustentabilidad.

En el marco del programa Young Leaders of the Americas Initiative (YLAI), con el apoyo de la embajada de EEUU, Sei Fong tuvo oportunidad de recibir mentoría en la sede de ILFI en Seattle el año pasado, y ahora Muller pasó varios días recorriendo Uruguay.

El camino del bambú charrúa

Hace ocho años, una beca llevó a Sei Fong a China donde estuvo dos meses aprendiendo sobre las posibilidades constructivas del bambú. Al año siguiente, el viaje de Arquitectura (carrera que está terminando de cursar) le sirvió para ver que en otras partes del mundo también se lo estaba usando. A su regreso, fundó Nuestro Bambú, un estudio de diseño “con impacto social y medio ambiental” que genera productos (desde mobiliario a objetos de cocina) y arquitectura efímera con bambú a pedido, a la vez que forma a personas de bajos recursos del interior en la utilización del material.

Ahora Sei Fong está haciendo el trabajo final en Arquitectura sobre cómo hacer un edificio de bambú en Uruguay. Se está dedicando a investigar la resistencia de los materiales locales y cómo se aplica a una arquitectura a escala local.

En ese sentido, la experiencia de la YLAI que la llevó a EEUU la ayudó a conceptualizar su trabajo, a la vez de “aprender muchísimo” sobre sustentabilidad. En Seattle, lo que más la impactó fue el “increíble” edificio sede de ILFI, “el más sustentable del mundo”. Tuvo reuniones con el staff de arquitectos y diseñadores que la orientaron e introdujeron en conceptos como el diseño biofílico, una práctica que
conecta a las personas con la naturaleza.

A Muller, en tanto, le interesa analizar cómo aplicar los estándares de ILFI en países como Uruguay e impulsar el uso de materiales naturales. Explicó que utilizan la metáfora de una flor de siete pétalos para describir los pilares sobre los que se basan: lugar, agua, energía, salud, materiales, equidad y belleza.
En materia de equidad, le atrajo que Sei Fong brinde talleres gratuitos por todo el país.

Esa misma metáfora de la flor fue reutilizada por Sei Fong y Muller para la experiencia inversa en Uruguay, porque justo en Uruguay, de forma rara, estaba floreciendo el bambú (algo que puede llevar decenas de años en ocurrir).

Visita a escuela sustentable de Jaureguiberry
Visita a escuela sustentable de Jaureguiberry

Durante la estadía de la experta estadounidense en Uruguay, visitaron la escuela sustentable de Jaureguiberry, donde Muller se sorprendió del conocimiento de los niños: “Seguro que saben más de sustentabilidad que yo porque la están viviendo todos los días”.
Hicieron presentaciones en el bosque de bambú de la Quinta Capurro, en Santa Lucía, y en la escuela de arte y artesanías Pedro Figari en Artigas; además de brindar charlas para estudiantes de Arquitectura.

“Es como plantar la semilla del pensar los proyectos de otra manera y cambiar el cómo se hacen las cosas”, comentó Muller.

Potenciar negocios innovadores

La Iniciativa YLAI es un programa de intercambio creado por el Departamento de Estado de EEUU. Establecida en el año 2016, proporciona 250 becas cada año que impulsa a participantes de América Latina y el Caribe a desarrollar negocios innovadores y emprendimientos de carácter social. El trabajo se realiza en universidades, incubadoras y organizaciones no gubernamentales de todo Estados Unidos a la vez que se llevan a cabo intercambios que hacen que expertos estadounidenses continúen con la colaboración en los países de sus contrapartes. Es posible obtener más información entrando aquí. 

El bambú: un material sostenible, duradero y resistente

Desde tiempos inmemorables, el bambú se ha venido utilizando como material de construcción para multitud de aplicaciones. Por ello no es sorprendente pues, que los arquitectos e ingenieros estén cada vez más fascinados por las cualidades del bambú hasta el punto de integrarlo en las tecnologías más modernas.

Su resistencia y dureza sobrepasa a maderas como el roble, razón por la cual se lo conoce también como acero vegetal o hierba de acero.
En los últimos años el bambú está siendo también muy empleado en diseño interior, pudiendo encontrar cada vez más tarimas de bambú, revestimientos de paredes, muebles a medida, puertas de diseño, etc.
Un material sostenible
El bambú procede de una gramínea que crece en Asia, Centroamérica y África. Permite obtener cosechas en un periodo de tiempo entre 5 y 6 años a diferencia de otras especies maderables que requieren hasta cuatro veces más. Además al ser una hierba no necesita replantación, ya que brota naturalmente cada año. El rápido crecimiento de la planta es su gran baza frente a la madera, pues el rendimiento de un bosque de bambú puede ser 20 veces mayor que el de uno de árboles. Esto no significa que la madera no sea igualmente una opción ecológica, ya que las explotaciones de madera controladas conllevan un aumento de las masas forestales, manteniéndolas sanas y en desarrollo.
 
Arquitectura y Bambú
La resistencia, durabilidad y sostenibilidad son los tres principales factores que están influyendo en el uso cada vez más del bambú por parte de arquitectos y diseñadores. Arquitectos como Simón Vélez, Kengo Kuma o Vo Trong Nghia son referencias a nivel mundial en el uso del bambú por sus innovadoras construcciones.
Great bamboo wall house. Kengo Kuma
Pabellón de Vietnan en la Expo 2010 de Shangai y Cúpula del Water and Wind cafe. Vo Trong Nghia
Catedral da cidade de Pereira, Colombia y Puente Crosswater. Simón Vélez
Otros arquitectos más vanguardistas y contemporáneos también están optando por el bambú a la hora de sus diseños, un ejemplo es este parking en Alemania del estudio HPP Architects.
Parking Garage of the Leipzig Zoo. HPP Architects
En España destacan la cubierta de la Terminal-4 del aeropuerto de Barajas, obra del arquitecto Richard Rogers y las viviendas sociales en Carabanchel del estudio FOA, de la que os hablamos en un post anterior.
Viviendas sociales en Carabanchel, Madrid. FOA
Cubierta de bambú en la Terminal-4 del aeropuerto de Barajas. Richard Rogers
 
Diseño Interior con Bambú
Tang Palace restaurant. Atelier FCJZ
Banq restaurant. Office dA
Muebles de bambú
Mueble de televisor ejecutado con tableros macizos de madera de bambú vertical tostado. Grupo Gubia
Estanterías a medida realizadas con tablero macizo de madera de bambú tostado. Grupo Gubia
Mueble de televisor en madera de bambú, H.D.F. lacado blanco y acero y mesa de comedor de madera de bambú, acero inoxidable y vidrio. Grupo Gubia
Mesa elevable ejecutada en madera de bambú, acero inoxidable y vidrio. Grupo Gubia
Sillas de bambú de Jun Zi y Remy & Veenhuizen
 
Linterna de bambú. Atelier FCJZ

Os hablamos sobre muebles de bambú con más profundidad en este enlace: muebles de bambú

Pavimentos de bambú 

Los pavimentos de bambú presentan una altísima estabilidad dimensional. El bambú, gracias a su composición de tiras alistonadas, es muy poco sensible a la humedad y cambios de temperatura, lo que lo hace ideal para calefacción por suelo radiante y colocación en habitaciones húmedas como cocinas e incluso baños.
En cuanto a acabados existen acabados barnizados o aceitados. Los barnices protegen al pavimento de la mayoría de agresiones que puedan sufrir y garantizan la dureza, resistencia a la abrasión y resistencia química del suelo. Su mantenimiento es como el de cualquier tarima, se puede pulir y volver a barnizar varias veces, aunque la gran calidad de los acabados hace que no sea necesario realizar estas acciones …
Los aceites ofrecen un efecto natural y una película protectora casi invisible pero que nutre y protege en profundidad las tarimas y preservan la naturalidad del tacto. El mantenimiento del acabado al aceite es muy fácil, sólo requiere nutrir la madera con un complemento de aceite de vez en cuando.

Os dejamos un enlace a los que trabaja Grupo Gubia, suelos de bambú

Más información:aquí y aquí
Más artículos sobre bambú: Espacios en madera: Bambú

El Bambú-Guadua como material de construcción

Estructura de muros  y forjado en Guadua para una casa


El bambú-Guadua destaca por sus propiedades estructurales entre otras su relación resistencia /peso que excede a la mayoría de las maderas, llegando incluso a compararse con el acero y fibras de alta tecnología. Su capacidad para absorber energía y admitir mayor flexión, hace que sea un material ideal para construcciones sismo resistentes.


 
Indudablemente existe algo mágico y maravilloso en el Bambú-Guadua que los superlativos para referirse a este material natural o pasto maravilloso y divina planta pueden resultar demasiados: la planta leñosa de más rápido crecimiento en el mundo, la más versátil para la conservación ambiental y para la industria, la que absorbe agua y metales pesados a gran velocidad desintoxicando el mundo, la que aferra los suelos que además fertiliza para que no erosionen y se pierdan, tan necesaria como el agua y el aire, barato y siempre digno de confianza, duro hueco y brillante.

El Bambú es una gramínea como el maíz o una caña de azúcar solo que a diferencia de estas, la lignina de sus tejidos con el paso de los años se convierte en  una estructura muy dura, superando la de la madera pero con el valor añadido de una flexibilidad  mayor y poco peso.

Los bambúes crecen en todos los continentes a excepción de Europa y existen más de 1200 especies, cerca del 65% están en Asia y el resto en América. Entre los bambúes americanos sobresale la especie Guadua angustifolia, una de las 20 mejores del mundo por sus excelentes propiedades físico mecánicas, su gran tamaño y por su comprobada utilización en la industria e la construcción.

La Guadua angustifolia se encuentra en estado natural en Colombia, Ecuador y Venezuela, en donde forma colonias dominantes llamadas “guaduales” concentradas principalmente en la región andina, entre los 0 y 2000 msnm. Guadua angustifolia ha sido introducida en varios países de Centroamérica y del Caribe, e inclusive en Asia, Norteamérica y Europa.

En Colombia  la guadua ha tenido una tradición histórica, cultural, económica  y de conservación medioambiental en toda la región cafetera que se ha ido extendiendo por todo el territorio. Actualmente se calcula un área de guaduales de más de 51000 hectáreas, de las cuales más del 60 % son naturales y el resto cultivadas; solo la zona cafetera aporta más del 50%.

SU CULTIVO.

Tiene un amplio rango altitudinal que va desde el nivel del mar hasta los 2.100 mts. alcanzando su mejor desarrollo en altitudes que no sobrepasan los 1.800 m.s.n.m.

Requiere de una buena distribución de la precipitación pluviométrica durante todo el año, con valores comprendidos entre 1.300 y 4.000 mm. , dentro de una humedad relativa no menor del 80% y temperaturas entre 15°C y 36°C.

La Guadua angustifolia, durante el crecimiento de su tallo aéreo alcanza elongaciones verificadas hasta de 30 cm. en 24 horas; crecimiento superado por algunas bambusas del Japón, pero jamás alcanzando por otro tipo de planta terrestre.


Una vez concluido el crecimiento del tallo comienza el proceso de formación de las ramas básales y apicales, así como la aparición de las hojas típicas y terminación de la caída de las hojas caulinares.


Su multiplicación resulta también sorprendente, si se tiene en cuenta que cada rizoma de esta variedad produce, por lo general, un tallo anualmente, sin necesidad de hacer resiembras, como sí ocurre con las especies maderables, en las que se cosecha el mismo número de unidades que se han sembrado.


Debemos tener siempre presente que la Guadua no es como una maleza que se presenta en todas partes y ocasiones.


EL PROCESO


La caña de guadua dependiendo de la calidad estructural y de su edad fisiológica, así como del uso que se vaya a hacer de ella, tiene varias edades para ser cortada, y en especial para desempeñar trabajos que requieran de sus propiedades mecánicas de resistencia a la tensión o a la compresión como puede ser en la construcción debe ser cortada después de los cuatro años, cuando ya esté hecha y los líquenes se hayan generalizado.


Siempre debe cortarse en la mañana, antes de que comience la influencia del Sol en el proceso fotosintético, con el consiguiente ascenso del agua. Siendo, según este criterio, preferible la época seca a la estación lluviosa, pero también, si se tiene presente que en el verano hay mayor concentración de almidones y azúcares en el tallo que atraen a los insectos y que en la estación lluviosa los insectos están hibernando, debe tenerse mucho cuidado con la época de corte, así como con el curado y secado, si no se la va a procesar e inmunizar inmediatamente.


Para el corte o “desjarrete” del tallo como acostumbran denominarlo los guadueros o aprovechadores y campesinos recolectores de esta planta debe utilizarse preferentemente un machete grande bien afilado o una motosierra; herramientas que permiten una rápida maniobrabilidad alrededor del tallo, lo cual garantiza un mejor corte y menos posibilidades de daños en el tallo, además de un mejor remate del corte.


Posteriormente se pasa al secado y preservación de la guadua para lo cual existen diferentes métodos tales como el desecado en mata, secado al aire, secado con microondas, secado y curado al calor, curado con tierra y curado con humo. Igualmente se debe realizar una limpieza de la superficie, protegerla  y efectuar un proceso de preservación. El método de inmersión es el más empleado en la aplicación de preservativos porque es más económico, práctico, sencillo y muy efectivo y porque puede atenderse mayor número de tallos al mismo tiempo. Igualmente existen otros métodos como el de inyección y el de presión.


UTILIDADES


Como recurso económico es una fuente generadora de empleo y mejora de la calidad de vida de las comunidades donde se produce y procesa. La actividad comercial de este recurso ha generado beneficios directos e indirectos a guadueros, transportistas, agricultores, artesanos, constructores, industriales y propietarios entre otros, lo que ocasiona una demanda creciente en el mercado nacional colombiano con clara proyección internacional.  Por otro lado si tenemos en cuenta que en el consumo mundial de madera la construcción ocupa el segundo puesto, solo sobrepasado por la producción de papel, y que los productos derivados de la madera para construcción provienen de cultivos que requieren de décadas para madurar y su producción es demasiado costosa en comparación con los bosques de guadua que se cosecha entre los 4 y los 6 años produciendo hasta 1400 culmos por hectárea, hacen de la guadua un recurso ideal y con gran potencial para la fabricación de múltiples productos y aplicaciones.


La guadua además de ser un recurso económico es un recurso ecológico como material natural renovable para la preservación de terrenos, la captación de monóxido de carbono, minimiza los gases de CO2 y genera más del 35% de oxígeno, más de lo que capta un bosque de otras especies equivalente. Es así que una hectárea de bambú capta 62 toneladas de CO2 por año. En cambio una hectárea de bosque joven capta 15 toneladas de CO2 por año.


Los guaduales ayudan con la defensa de la rivera de los ríos, el refugio de la fauna con su frondosidad, la conservación de las aguas mediante la conservación de los acuíferos y la aportación de humedad ambiental entre otros.


Por todas sus ventajas y utilidades es necesario involucrar la guadua en los sistemas de producción agrícola sostenible, continuar el avance en su investigación e industrialización, y convertirla en una alternativa económica y viable que beneficie principalmente a las comunidades rurales


IMPORTANCIA


La guadua es un material de alta tecnología: su relación peso resistencia supera ala acero y por ello se le conoce como el acero vegetal. La importancia que adquiere la guadua como material de construcción a raíz de la experiencia de su aplicación como material en el pabellón de expo-Hannover 2000, para el cual se obtuvo la licencia sin restricciones por parte de las autoridades más estrictas del mundo, para un material estructural y unas técnicas constructivas desconocidas por los alemanes, abre las puertas para que desde un rincón de américa latina, apoyados en  la enorme bio-etnio diversidad, se den propuestas enriquecedoras sin ningún complejo de inferioridad. Se integra así al mundo de la tectónica de la arquitectura y sus materiales un componente  adicional a la piedra, el hierro, el hormigón, la madera y el vidrio. Ahora contamos con el bambú-guadua, que sin lugar a dudas es el material natural y sostenible de hoy  para el futuro.

MATERIAL DE CONSTRUCCIÓN


A la guadua con su denominación de acero vegetal, debe dársele un reconocimiento merecido, como material en su naturaleza propia. Existen construcciones en guadua que datan de finales del siglo XIX y es el único elemento vegetal que quedó en pie, durante la explosión nuclear de Hiroshima en la segunda guerra mundial, expresando su nobleza y resistencia.


Por todas sus generalidades  la guadua ha sido desde hace ya más de 20 años empleada en construcciones de viviendas unifamiliares, naves agrícolas , escuelas y colegios usando técnicas depuradas que permiten obtener resultados técnica y estéticamente reconocidos y de los cuales  vale la pena mencionar entre muchos otros los desarrollados por arquitectos colombianos que se han destacado dentro del desarrollo e implementación de la guadua como material de construcción con su valor añadido de material natural y sostenible por sus características ya mencionadas. Entre ellos destacan arquitectos como los colombianos Simón Vélez, diseñador del pabellón expo-Hannover 2000 y muchas más obras de reconocimiento internacional, Carolina Zuluaga arquitecta de la firma Zuarq Arquitectos de Bogotá con múltiples proyectos de vivienda y el carpintero alemán Jörg Stamm afincado en Colombia, dedicado a las estructuras y diseño de puentes con bambú guadua, entre muchos otros profesionales dedicados a la investigación, innovación y al diseño y construcción con guadua.



EJEMPLOS EN EL MUNDO


Existen cientos de miles de obras realizadas en bambú y gran parte de ellas realizadas con guadua a nivel mundial, pero especialmente en Colombia por ser e país que cuenta con material propio, los avances a nivel investigativo y logros en sus técnicas constructivas con guadua resolviendo el problema de las uniones del material lo que ha potenciado el uso del mismo para todo tipo de elementos arquitectónicos y estructurales tales como: columnas cerchas, arcos , pórticos, forjados, paredes, bóvedas, cúpulas y estructuras espaciales además de barandillas, balcones y escaleras, puertas y ventanas.


Gran cantidad de ejemplos se pueden enumerar de proyectos realizados con bambú y especialmente con guadua.



Notas Interesantes.

Se Ha determinado que una hectárea de guadua puede almacenar 30.400 litros de agua, es decir, el agua para 150 personas por día (asumiendo un consumo de 200 litros/día/persona/).

La mayoría de bambúes de floración gregaria, mueren después de florecer. La guadua es la única especie que con una floración esporádica no muere tras su floración que se da cada año.

Los primeros “cables” empleados en los puentes colgantes se hicieron con bambú en el Himalaya (entre China y Tíbet) donde aparecen algunos que cubren más  de 75m de luz sin apoyos.

En Occidente también ha sido apreciado: Edison (1880) Lo utilizó con éxito


En sus primeras bombillas, cuyos filamentos eran de bambú carbonizado.


Piatti (1947) obtuvo de si destilación un líquido combustible para máquinas diesel.


 Antonio de León (1952) experimentó en tejidos de bambú para la fabricación de aviones.


 Consideraciones

Las emisiones generadas por una edificación de este tipo nos dejan ver que una construcción que utilice como material la guadua solo emitirá el 42% de CO2 en comparación con el generado por una que usa el acero y hormigón de forma tradicional (no contemplamos el resto de materiales y aplicaciones en que también pueden ser remplazados por la guadua: puertas, ventanas, muebles etc.) Sabiendo que en las emisiones totales a lo largo del ciclo de vida de una vivienda (50 años) las generadas en su construcción alcanzan cerca del 40%. Nos lleva a concluir que con el uso de la guadua ya contribuimos con un ahorro del 24% de las emisiones totales durante el ciclo de vida de la edificación sin contar con que el bambú guadua no libera prácticamente nada de CO2 durante su vida útil, reteniéndolo en sus múltiples aplicaciones, sumado a los ahorros por eficiencia, mantenimiento y beneficios en la cadena productiva, ya que apenas genera emisiones en el proceso de corte, tratamiento y transformación artesanal que de paso genera empleo y mejora la vida de la comunidad productora, además de no afectar a la biofauna de su hábitat al ser extraída completamente a lomo de mula desde la plantación hasta el centro de acopio y tratamiento. Lo que reduce aún más su impacto medioambiental  permitiéndonos llegar a un ahorro cercano al 40% de las emisiones totales a lo largo de toda la vida útil de la edificación. Cifra superior a la alcanzada por  cualquier otro material natural conocido.


EJEMPLOS DESTACABLES


 Proyecto casa Santoño . (Arq. Carolina Zuluaga-Zuarq Arquitectos. Colombia)

Consiste en una vivienda sobre un terreno de 960 m2 con un área de 160 m2 más sus anexos. Localizada en la zona centro de Colombia sobre la cordillera central de los Andes a una altitud de 2750 msnm  aproximadamente y con una temperatura promedio de 12 grados centígrados que fluctúa entre -2 y 20 grados. Encargada por una pareja joven con necesidades específicas por su estilo de vida y que se adaptara a las condiciones topográficas del terreno aprovechando las maravillosas vistas del lugar.

Se manejaron estrategias bioclimáticas que permitieran calentar la vivienda de manera natural sin necesidad de incurrir en gastos extras de energía concibiendo una vivienda con materiales respetuosos con el medio ambiente, y como material principal la guadua con un toque original y que no resultasen costosos. Sistemas de recolección de aguas lluvias, almacenamiento de agua potable y sistema propio de tratamiento de aguas residuales anaeróbico.


Se construyo  la casa usando como material primordial bambú – guadua. Dos  pisos y un semisótano que se adaptan a la topografía inclinada del  terreno usando un sistema estructural mixto que combina   columnas y vigas de guadua con algunas elementos en hormigón.


Por las características del clima se tuvieron en cuenta diferentes estrategias bioclimáticas, que permitieran guardar el calor que se podía captar en el día por la radicación solar.


La habitación principal es ubicada encima de la cocina; para aprovechar el calor que este espacio genera cuando esta en funcionamiento.  Al elaborar la construcción de las paredes de la habitación, se tuvo especial cuidado en  dejar un  doble muro con junco en su interior y enchape en piedra negra al exterior para permitir guardar aún más el calor captado durante el día. Las puertas en guadua son de correr y han sido selladas de manera especial en sus bordes para impedir corrientes de aire que enfríen el lugar.


La vivienda en su interior consta de zona de aparcamiento  en el semisótano con depósito, para aprovechar al máximo el espacio y lograr así, mayor zonas de vegetación ya que el terreno no es muy grande. En el salón se usaron grandes ventanales de forma inclinada que funcionan a manera de binóculo.   Se diseñaron puertas ventanas de correr que dan la posibilidad de ampliar los espacios en días soleados y al mismo tiempo aprovechar la vista hacia una  represa.


La casa cuenta con un sistema completo de recolección de aguas lluvias.  Tanque de almacenamiento de agua potable y agua lluvias que fue ubicado bajo de la terraza del comedor. Igualmente cuenta con un   sistema propio de tratamiento de aguas residuales.


La guadua es usada en columnas, estructura de la placa de entrepiso, cubierta, carpintería (puertas, ventanas, muebles de cocina, detalles de ventanales, barandas), accesorios decorativos como lámparas, accesorios de baño entre otras cosas.


El sistema constructivo principal de la casa es el tendinoso, el cual combina estructura en guadua con alambre de espinos y sacos de fibra natural (fique) que después se cubren con una pequeña capa de mortero. Sistema usado desde siempre en las casas tradicionales campesinas, que se ha aprovechado para trabajarlo de una manera más actual. Este sistema es muy económico, de alta resistencia, y muy estable y de hecho comprobado en el terremoto de 1999 del eje cafetero de Colombia en donde muchas de las construcciones que resistieron fueron construidas con guadua.


Proyecto casa Montoya. (Arq. Carolina Zuluaga-Zuarq Arquitectos. Colombia)


Construcción de una vivienda  de descanso par a una familia de 4 personas  en un terreno de 935 m2 con 214m2 construidos en un clima cálido del interior de Colombia. 25 grados promedio de temperatura todo el año, adaptada a las condiciones del terreno, con materiales ecológicos, respetuosa con el medio ambiente, iluminada, saludable, que ahorra energía, agua, que cuenta con  su propio sistema de aguas residuales y que tiene un techo verde en su volumetría.


La  forma de la casa responde al aprovechamiento de las visuales, iluminación natural, protección solar y corrientes de aire. Se  generaron  espacios interiores de doble altura, grandes ventanales con  Cubiertas de formas curvadas y grandes aleros con persianas elaboradas en lata de guadua que sirven de protección contra el sol y sistema de ventilación natural.


En la casa resalta el uso de la guadua en sus múltiples formas. Rolliza para columnas, estructura de cubiertas, placas, muebles, lámparas, accesorios y variados detalles en barandas, ventanas y puertas. Esterilla para cielorrasos y remates de cubierta y conformación de muros divisorios de diferentes técnicas.


MATERIALES CONSTRUCTIVOS DE LAS CASAS:


GUADUA (rolliza, lata, esterilla, secciones en canutos) para la estructura, techos, placa de entrepiso, algunas paredes, persianas de ventilación, accesorios decorativos y lámparas.


TEJA DE BARRO PLANA: para las diferentes cubiertas dan frescura a los espacios interiores


ARCILLA: Bloques en algunas paredes exteriores y pisos


 Proyecto dinastía del sol. (Arq. Carolina Zuluaga-Zuarq Arquitectos. Colombia)


Proyecto de viviendas bajo principios bioclimáticos con múltiples actividades recreativas que afecta lo menos posible el medio ambiente, aprovechando los recursos de la región y uso de tecnologías económicas y resistentes. Viviendas cómodas que se integraran al paisaje con procesos de refrigeración e iluminación naturales  muestran la posibilidad de generar espacios interiores y formas diferentes usando como material protagónico la guadua y demostrando la acogida de este material en  proyectos de lujo.


Sirvió además para capacitar en el uso de la guadua en procesos constructivos  y generar empleo a la población de la zona en donde se desarrolló el proyecto y motivó  Implantación del uso de la guadua en procesos constructivos en la zona


Los anteriores proyectos corresponde a una muestra de innumerables proyectos realizados alrededor del mundo y que utilizan la guadua como material de construcción.