De Colombia a Brasil pasando por México

PETRO 1
LOS TRES VILLALOBOS DE LA IZQUIERDA DE AMÉRICA

lula
LOPEZ OBRADOR

 

 

 

 

Traducido desde el más allá por Max Lesnik

El panorama político y social  de América Latina se estará realineando de una manera polarizada con los procesos electorales presidenciales que tendrán lugar  en los próximos días en tres grandes  países del nuevo continente.  Colombia, México  y Brasil, cuyos habitantes sumados constituyen  la inmensa mayoría poblacional de toda  la región,  definirán sus destinos en las urnas cuando  se enfrenten voto a voto la derecha conservadora  incondicional,  aliada  de  Estados Unidos  y  una izquierda  moderada que nada tiene  de radical,  aunque se le quiera presentar  como “revolucionaria  comunista”  por  los medios  de comunicación controlados por los grandes intereses creados del capitalismo salvaje.

En Colombia  el derechista Duque, heredero político  del ultraconservador ex presidente Uribe, piensa que si derrota  a su rival Gustavo Petro en los comicios  presidenciales  colombianos  de “segunda vuelta”, quedará definitivamente sepultado  en el silencio, el clamor  de las masas que reclaman en su país las reformas necesarias para la supervivencia  de los sectores  más  humildes  del  pueblo colombiano, a los cuales el sistema bipartidista  de Liberales  y Conversadores los ha mantenido en la miseria por los  años  de los años, amén,  en nombre  de la llamada Democracia Representativa” dictada como receta permanente  por  el  poderoso vecino del norte.

Efímera ilusión porque de vencer la derecha en la contienda colombiana eso no significa la liquidación  de  la izquierda que representa el candidato Petro, puesto que a partir  de esa  momentánea derrota temporal el panorama electoral  colombiano quedará  reconformado de una manera bien clara  definida. Los ricos y poderosos que gobernarán para  ellos, y los pobres y las clases medias  del país,   se agruparán en la oposición de izquierda, que al doblar  de la esquina  tendrá la victoria garantizada,  puesto que el gobierno de “uribista” Duque en modo alguno resolvería los problemas  de los más,  puesto que su gobierno será  solo  para beneficio de los  menos, dando  por resultado que su victoria  de ahora será sepultada  mañana por  una derrota segura.

En México y en Brasil la ecuación política y social  es igual a la de Colombia puesto que las izquierdas  de López Obrador y Lula Da Silva acababaran por llegar  al poder más temprano que tarde,  aunque en lo inmediato les arrebaten la victoria.

Es cuestión de matemáticas y de tiempo porque los más   serán siempre más que los menos.

Y hasta la próxima  entrega de El  Duende que con mi gallo me voy cantando a mi tumba fría. Bambarambay.