Recientemente recibí la triste  noticia de la pérdida por fallecimiento del abogado, cubano americano y amigo de Cuba y de todos los cubanos de ayer y de hoy,  como nación, Antonio “Tony” Zamora.

   Verdaderamente hubiera deseado haber compartido con sus familiares y amigos en esos momentos del funeral, pero no me enteré hasta después de realizado. Esta sensible pérdida nos conmueve a muchos que pudimos compartir su presencia y su amistad.

   Zamora tuvo una vida muy movida. Desde 1,960 en que se marchó de Cuba con solo 19 años con sus padres, comenzó a participar en movimientos contra la Revolución Cubana, junto con otros jóvenes de Miami,  hasta llegar al punto de ser parte de la fracasada invasión Girón y Playa Larga en 1,961. Cumplió dos años de prisión en Cuba,  después de ser apresado  y regresó  a Miami como resultado  de un intercambio  de compotas y medicamentos por parte  del gobierno estadounidense entonces.

   Aquí estudió y se graduó en 1,973 de abogado en la especialidad de Derecho Internacional. Fue directivo de recién fundado Bar de Abogados de Estados Unidos en Miami.  También de la tenebrosa FNCA, que lideraba la contrarrevolución contra Cuba. Sin embargo en 1,995 regresa a la isla en la era del presidente Clinton, y trata de entronizar un proyecto del entonces magnate de Bienes y Raíces, Donad Trump, sobre campos de golf.

   En su transformación personal en cuanto a las ideas y acciones hacia Cuba, lo lleva a participar en varios encuentros políticos incluyendo uno qué se realizó en la entonces Oficina de Intereses de Cuba en Washington D.C. Todo ocurre después de un primer viaje  a la isla donde se asombra de la gran seguridad y tranquilidad en las calles que tiene el país y donde no vio lo que imaginaba siguiendo el libreto de Miami, guardias en abundancia por todos lados como ocurría en cualquier país del Tercer Mundo en Centro y Sur América.

   A Zamora le extrañaremos lo cubanos principalmente los de la Alianza Marina, quienes compartimos con él muchas charlas y conversaciones privadas.

  Vaya nuestro más sentido pésame a su familia y amigos, desde radio-miami. Org  y toda la membrecía de la Alianza Martiana.

   Les habló “Desde Miami”, Roberto Solís Ávila