Una Ley de leyes para los nuevos tiempos. Constitución de futuro

El Secretario del Consejo de Estado, Homero Acosta

Ver Más

El anteproyecto de Constitución de la República no es el resultado de un mes de labor de una comisión. Desde 2013 se ha estado trabajando en su realización y se han tomado en cuenta experiencias anteriores de nuestro país, así como Cartas Magnas de otros Estados latinoamericanos, asiáticos, europeos y africanos, expresó Homero Acosta, secretario del Consejo de Estado e integrante de la Comisión que elaboró el texto que se presentó a los diputados.

También, argumentó, fueron tomados como base y de manera especial acuerdos emanados del VI y VII Congreso del Partido Comunista de Cuba y la I Conferencia Nacional.

«No estamos ante una reforma parcial, sino total de nuestra Constitución, basada en la facultad que tiene la Asamblea Nacional, pues cada diputado, al ser electo es también un constituyente.

«Luego será presentada a nuestro pueblo, lo cual no tiene antecedente en ningún país. Las opiniones que emanen de esa consulta popular serán traídas de nuevo al Parlamento. Es un ejercicio de democracia. Un ejemplo de lo que Cuba presenta ante el mundo, y lo decimos con toda modestia, y nuestro pueblo tiene que saber lo que significa ese texto para la continuidad de la Revolución y de nuestro socialismo», puntualizó.

Al comenzar la presentación del texto, el Secretario del Consejo de Estado destacó que hay principios pétreos, como son la definición del carácter socialista de nuestro sistema, así como el papel del Partido Comunista de Cuba. Igualmente precisó que hay elementos que tienen un sentido progresivo a futuro, pues el Estado reconoce esos derechos y trabaja para que sean viables; así como significó que hay planteamientos constitutivos que llevarán luego un proceso legislativo, pues deben estar acompañados de normas que viabilicen y regulen su puesta en práctica.

Precisó que el documento final tiene que ser aprobado en una votación nominal, es decir, cada diputado debe pararse ante el plenario y decir a viva voz si está de acuerdo o no con la nueva Constitución. Además, es necesaria una mayoría de las dos terceras partes para ser aprobado.

«Estas transformaciones de nuestra Constitución tienen una visión de futuro, para cuando no esté la generación histórica que hizo la Revolución. Es un legado de ellos, y de manera especial están las ideas de Fidel y Raúl», resaltó.

Preservar el humanismo

Homero Acosta en su presentación destacó que en el nuevo texto se preservan los principios humanistas de nuestro socialismo, lo cual se expresa de muchas formas: cuando se le otorga a la Constitución facultades para amparar a los ciudadanos frente a la violación de sus derechos, como norma de mayor jerarquía dentro del sistema jurídico del país.

«Hay cambios en el modelo económico, que los hemos aprobado con anterioridad y que son resultado de un proceso de consulta anterior con la población; de manera especial aparece en el texto la defensa del medio ambiente y el imperativo de mitigar el impacto del cambio climático.

«No creo, destacó, que haya ninguna Constitución que tenga pronunciamientos tan firmes como los de Cuba en la arena internacional, significó más adelante.

Con respecto al lenguaje del texto aclaró que una Constitución tiene determinados principios y se deben respetar esos códigos, «porque la Constitución es una norma de contenidos mínimos, esenciales, no se puede variar frecuentemente, exige una estabilidad, por ello requiere de seguridad en su contenido. Hay que buscar su aplicabilidad.

«Otra característica que tiene esta Constitución que proponemos, es la amplia gama de derechos ciudadanos que se incorporan —económicos, y sociales e individuales— de lo cual podemos sentirnos orgullosos, por los principios de democracia que refleja.

«En otro tema que se hace énfasis es en la necesidad de que la estructura estatal sea más funcional, con mayor equilibrio en las diferentes instancias, así como distingue y potencia la autonomía de los municipios, como elemento descentralizador, lo cual da un realce en la relación directa de esos representantes con su pueblo».

Acosta destacó como concepto trascendente e innovador, incorporar el término de Estado Socialista de Derecho, el cual se toma del pensamiento liberal burgués del siglo XIX. «El capitalismo quiere tener el uso exclusivo de ese término, y nosotros lo hemos reevaluado para incorporarlo. En la experiencia socialista europea nunca se definió este concepto y por no cumplirse hubo determinadas consecuencias, fue uno de los factores que minó a esos Estados en su momento.

«Además, se mantiene el papel del Partido Comunista y se incorpora su carácter democrático en relación directa con nuestro pueblo; y se habla del concepto de prosperidad individual y colectiva, que no es un término abstracto si pretendemos un socialismo próspero. Esto implica también multiplicar los logros de la Revolución», enfatizó.

Más allá de fronteras

Homero Acosta refirió que la mayoría de las Constituciones no hacen referencia a la política exterior de los países, la cual está mayormente definida por los vaivenes internacionales. Sin embargo, Cuba la integra lo cual es una innovación.

«El texto condena todo tipo de terrorismo, la proliferación y uso de armas nucleares, así como resalta la defensa de los derechos humanos desde nuestra visión, así como se reitera la protección del medio ambiente y la lucha contra el cambio climático. Habrá luego que establecer, a través de leyes, cómo se van a recepcionar los tratados internacionales, tiene que haber una expresión de voluntad posterior que asegure lo prescrito en esos convenios.

«Además, ratifica el apoyo de nuestro país a la integración latinoamericana y caribeña, que es el respeto a un sueño de nuestros próceres. Hoy puede ser un momento difícil, pero si se avanza y se quiere crear un ente supranacional, lo contempla.

Novedades económicas

Al aludir a la referencia en la Constitución a los temas económicos, recordó que se basa en la Conceptualización del modelo, así como precisó que se ratifica que el Estado es quien ejerce el control de la economía en todas sus formas.

«No se puede desconocer el papel del Estado, pero se añaden otros tipos de propiedad, como la mixta, que no necesariamente tiene que ser con capital foráneo y que puede incluir varias entidades.

«Otro concepto que se añade es el reconocimiento a la propiedad privada, los marcos en que se va a desarrollar tienen que ver con la legislación. Y no estamos hablando solo de trabajo por cuenta propia, sino de contratación de mano de obra, lo cual es una realidad y hay que regularla.

«Sin embargo, resaltó, pensamos que no hay que extenderse sobre este tema en la Constitución, en la anterior hay una relatoría casuística de los bienes y pensamos que no es necesario, sino solo referir aquellos que son de dominio público, como el suelo, las minas, las vías de comunicación, porque hay otros que pueden ser gestionados de manera diferente, como una empresa mixta.

«La empresa estatal es el sujeto principal de la economía, así lo conceptualizamos. Es el primordial generador de la riqueza del país. Tiene que ganar en autonomía, ser más eficiente, con más capacidad, porque hay cosas que la lastran, es cierto, pero ese es el concepto.

«También se aborda el papel del Estado en la regulación de los procesos económicos. En el mundo neoliberal el mercado es quien los domina, nosotros planteamos la regulación por parte del Estado.

«Además, incorporamos la figura de que los bienes del Estado pueden ser gestionados por vías no estatales, como ocurre con el arrendamientos de locales y también puede ser una empresa mixta», precisó

De manera especial argumentó acerca de la concentración de la riqueza, pues fue un tema que durante los días de análisis en comisiones de la Asamblea Nacional resultó particularmente debatido, y los diputados expresaron preocupaciones.

Al respecto explicó que el problema tiene que ver con cómo se incorpora a un texto constitucional, porque no se puede proscribir la riqueza, lo cual se vincula con la prosperidad individual y colectiva. «La concentración se limita por vía de la propiedad, pero por ejemplo un deportista o un artista nuestro, con un contrato en el exterior puede tener altos ingresos, o un campesino motivado por su labor. Eso no podemos limitarlo, ese crecimiento económico se puede invertir incluso a favor de la sociedad y repartirse entre muchos. La Constitución no puede llegar hasta ahí, aunque es justo que exista la inquietud. Será necesario elaborar normas jurídicas que lo regulen».

También se refirió a algunas preocupaciones acerca de que la inversión extranjera implique una discriminación para los cubanos, y argumentó que, «esta no es una práctica solo nuestra, sino que está presente en varios países socialistas. Cuba la necesita para su desarrollo, es necesaria en algunos sectores que requieren modernizar la tecnología y en muchos casos no tenemos dominio del mercado. Lo que hay es que hacerlo bien, con control, pero en nuestro caso es imprescindible para el desarrollo.

«Si los ingresos son legítimos no hay motivo para poner límites y no puede verse como una medida discriminatoria.  La Constitución no establece un límite, solo si afecta la soberanía nacional y el uso racional de los recursos naturales», destacó.

De igual forma refirió que la Carta Magna que se propone establece la expropiación forzosa en beneficio social, por ejemplo si hay que pasar una carretera por la tierra de un campesino, claro que eso lleva una retribución y un respaldo en el orden jurídico.

Derechos, deberes y garantías

Entre otros aspectos relevantes de la  Constitución propuesta, Homero Acosta significó que se destaca el valor del trabajo, el cual debe ser fuente principal de ingresos, como sustento de nuestra sociedad.

También la propiedad privada sobre la tierra, que tiene un régimen especial de herencia, aunque el Estado puede realizar un acto de compraventa si necesita ese espacio para el desarrollo del país.

Hizo referencia a que la Constitución vigente no acepta la doble ciudadanía. «Se podrá tener otra ciudadanía, pero cuando la persona está en el territorio nacional es cubano, está sujeto a las obligaciones de un habitante del país, aunque respetamos esa otra ciudadanía fuera de frontera», precisó.

«Igualmente reconoce nuestros fundamentos políticos, los símbolos patrios,  las organizaciones y las libertades religiosas a partir de que se ratifica que Cuba es un Estado laico», argumentó.

Recalcó que en la Constitución que se propone se han concentrado un grupo de derechos que estaban dispersos en la actual. Para ello, dijo, se estudiaron tratados internacionales en materia de derechos humanos.

Entre ellos mencionó el derecho de igualdad, el cual tiene que ver con la no discriminación por un grupo de características: género, orientación sexual, discapacidad y cualquier otro aspecto que sea lesivo a la dignidad humana. Además, argumentó, quien discrimine puede ser objeto de punición.

«El Estado tiene que ir educando a nuestro pueblo en los principios de igualdad y de apoyo a los más desfavorecidos, adultos mayores, personas con discapacidad. Es un principio de justicia social y humanismo de nuestro sistema. Y está el reforzamiento de los derechos particulares, que tienen que ver con el debido proceso, lo cual refuerza la garantía de nuestros ciudadanos.

«El habeas corpus, el derecho a la información, así como la reinserción social de los exreclusos, entre otros, se elevaron al rango constitucional, lo cual es un gran logro.

Hay otros derechos también refrendados de manera fundamental como son la dignidad, el honor, la libre disposición de la propiedad y profesar una religión —incluso cambiar de creencia— algo que no está permitido en algunos países.

«También hay derechos que tienen un carácter progresivo, es decir que en este momento no es posible satisfacerlos pero el Estado trabaja para lograrlo, como son por ejemplo, el acceso al agua y a una vivienda digna para todos.

«Se destacan también los derechos individuales, como son los de reunión, manifestación y asociación. Tienen que tener fines lícitos, es decir estar amparados por la ley, así como fines pacíficos y de respeto al orden público», puntualizó.

Con respecto a la Salud Pública y a   la Educación destacó que siguen sien- do universales y gratuitas. Sin embargo, dijo que hay servicios que no son imprescindibles para la salud, como son los de carácter estético, que a futuro la ley deberá legislar si se pagan; igualmente sucede con los estudios de posgrado o el aprendizaje de un idioma, si la persona los realiza por un deseo personal, el Estado no tiene por qué asumir los gastos.

«Como Cuba es un Estado laico no prima ninguna religión y tampoco hay un vínculo de alguna de ellas con el sistema nacional de enseñanza, y se precisa en el texto la responsabilidad del Estado, la sociedad y la familia con el sistema educativo.

Con respecto al matrimonio, añadió, el texto se aparta del concepto anterior que señalaba como un acto entre una mujer y un hombre. «Ahora dice entre dos personas, lo cual implicará a futuro un proceso legislativo».

«Destaca también el derecho a un empleo digno y el principio de igual trabajo-igual valor. Se mantiene el concepto de distribución socialista: De cada cual según su capacidad, a cada cual según su trabajo.

«Pocas veces las Constituciones refieren los derechos de los ciudadanos, por eso hemos incorporado los que se aceptan en todos los Estados, como son la seguridad colectiva, el bienestar general, el orden público y el ordenamiento jurídico del país».

Tarea compleja y trascendental

En un espíritu que se parece y sirve al país, la Constitución que trae en su contenido cambios sustanciales regula principios de la política educacional, cultural y científica.

Es ese un sello que distingue al texto constitucional de la Isla, como dijo este sábado el Secretario del Consejo de Estado, al presentar el Anteproyecto de Constitución de la República de Cuba.

La singularidad obedece a que tales principios, según argumentó, constituyen pilares del sistema socialista cubano. Ello explica que el referido capítulo incluya los valores éticos, cívicos, revolucionarios de las nuevas generaciones, o puntos acerca de la conservación del patrimonio artístico e histórico de la nación.

En lo concerniente a la estructura del Estado, Homero enunció que la Constitución propuesta trae cambios sustanciales aunque se mantienen principios que tienen que ver con el papel de la Asamblea Nacional del Poder Popular como órgano con las mayores atribuciones, con facultad única, constituyente, a partir del cual se eligen los cargos fundamentales del Estado (los cuales deben rendir cuenta a esa máxima instancia).

Sobre el Consejo de Estado, dicha estructura se mantiene en la Carta Magna que vendrá como el órgano permanente de la Asamblea Nacional del Poder Popular, con la particularidad de que el Presidente, Vicepresidente y Secretario de la misma lo son también del Consejo de Estado, con lo cual se busca mayor continuidad y vinculación entre ambos.

En esta nueva etapa nacen las figuras del Presidente y del Vicepresidente de la República. Sobre el primero, este es elegido por la Asamblea Nacional del Poder Popular de entre sus diputados por un período de cinco años y puede ejercer su responsabilidad hasta por dos mandatos consecutivos, luego de cuyo tiempo no podrá desempeñarse nuevamente en ese cargo.

Por su parte, el Consejo de Ministros mantiene su condición de órgano ejecutivo y administrativo, en calidad de Gobierno de la República y dirigido por un Primer Ministro.

La trascendencia de la Asamblea Nacional radica, como reflexionó Homero Acosta, en que sus diputados son elegidos directamente por el pueblo. Las atribuciones de la Asamblea, resaltó, son únicas, no se repiten en otra institución del Estado. Solo ese órgano puede realizar la interpretación de las normas constitucionales: es lo que se denomina una interpretación originaria.

Los cargos fundamentales del Estado son elegidos por la Asamblea. En ella son electos, además del Presidente y Vicepresidente de la República de Cuba, los integrantes del Consejo Electoral Nacional, el Primer Ministro, y los gobernadores provinciales.

En cuanto al Consejo de Estado, se le suman nuevas atribuciones: los proyectos de leyes que se sometan a consideración de la Asamblea Nacional, serán previamente discutidos en su órgano permanente —o sea, en el Consejo de Estado—, donde además podrán cambiarse o sustituirse cargos sin esperar para ello a que se reúna la Asamblea, y desde cuya instancia podrá coordinarse el trabajo de las comisiones parlamentarias entre uno y otro período de sesiones de trabajo parlamentario.

Según el espíritu de la Constitución que se propone, para ser electo Presidente de la República habrá de tenerse como mínimo 35 años de edad; deberá ostentarse la condición de cubano por nacimiento (y no otra ciudadanía); y a la altura de asumir el primer mandato no se deberá tener más de 60 años. En cuanto al Vicepresidente, no se contemplan límites de edad para asumir el cargo.

Otros temas formaron parte de la intervención del Secretario del Consejo de Estado, entre ellos la composición del Consejo de Ministros, sobre la cual se propone en la Constitución que incluya al Primer Ministro, a los viceprimeros ministros, a los ministros, al secretario, así como a otros miembros que determine la ley.

El Primer Ministro, que deberá de ser diputado, será propuesto por el Presidente de la República al Parlamento, donde, para ser electo, requerirá del 50 por ciento más uno de los votos del total de integrantes de la Asamblea Nacional del Poder Popular. Quien ostente tal responsabilidad, que es dirigir al Gobierno, estará en el deber de informar sobre su gestión ante el Presidente de la República y ante el Parlamento.

Dicho Primer Ministro —según lo explicado por Homero Acosta— tendrá potestades, en circunstancias apremiantes, de asumir determinadas decisiones. En caso de que sea necesaria la sustitución de algún miembro del Consejo de Ministros, ese paso deberá solicitarse al Consejo de Estado.

En lo alusivo a las leyes, en la Constitución que se propone se mantienen los mismos actores legitimados para la iniciativa legislativa. A tenor con lo ya publicado en nuestros medios de comunicación, la principal novedad alusiva a los tribunales consiste en la posibilidad de integrarse de manera colegiada o no en los actos de impartir justicia, y la no participación obligatoria en todos los casos de jueces legos. Se busca el reforzamiento de la independencia funcional de esos tribunales.

«En relación con los órganos estatales de rango constitucional —puede leerse en la página web de nuestro periódico— se propone incorporar con ese carácter a la Contraloría General de la República e instituir al Consejo Electoral Nacional para atender lo relativo a los procesos electorales en el país.

«En los órganos locales del Poder Popular es significativa la propuesta de eliminar las asambleas provinciales y su órgano de administración y establecer, en su lugar, un Gobierno provincial, integrado por un Gobernador y un Consejo a ese nivel, conformado por los presidentes de las asambleas municipales del Poder Popular y los intendentes (dirigen el Consejo de Administración Municipal).

«A nivel municipal se plantea extender el mandato de los delegados a cinco años y reconocerle al municipio autonomía en cuanto a su gestión, con la finalidad de buscar una atención más rápida y eficiente a los problemas y reclamos de la localidad».

De tema fundamental calificó Homero Acosta la autonomía del municipio, porque ese espacio es la unidad primaria de la nación. Al respecto aclaró que hacer alusión a la autonomía de ese territorio no implica de modo automático la adquisición de recursos y el despegue inmediato en el bienestar, pues hay localidades más desarrolladas que otras, y planes en el escenario general de la economía de la Isla.

Acerca de la modificación sustancial consistente en la eliminación de las asambleas provinciales del Poder Popular y en lugar de ellas crear un Gobierno provincial dirigido por un gobernador y un consejo provincial, Homero Acosta, quien ha integrado la comisión de la cual nació el Anteproyecto de Constitución, comentó: «hemos analizado nuestra experiencia de estos años de Poder Popular; y si queremos fortalecer la autonomía municipal, nos parecía que lo más correcto era crear un gobierno que dirija, ejecutiva y administrativamente, esa provincia, y que coordine la actividad entre el Estado y los municipios.

«Allí se van a decidir, añadió, cuestiones que atañen al pueblo, porque la provincia no es un ente abstracto: está conformada por municipios. Nos parece que es una cuestión de carácter práctico. Es una estructura más funcional, en la que las actividades fundamentales de la provincia son de naturaleza práctica».

Sobre la Contraloría General de la República, el Secretario del Consejo de Estado destacó que la misma tendrá control superior sobre gestiones administrativas, y velará por la transparente administración de los fondos públicos. Esta institución, que se subordinará al Presidente de la República, rendirá cuenta a la Asamblea Nacional del Poder Popular.

Tal como ya ha publicado nuestra prensa y abordó el Secretario del Consejo de Estado, «especial interés revisten las garantías a los derechos de petición y participación local, entre las que se mencionan la posibilidad de convocar consultas populares de asuntos de interés de la localidad, el derecho de la población a proponer análisis de temas en las asambleas y la correcta atención a las solicitudes, planteamientos, quejas y denuncias de los ciudadanos».

Defensa y otros pasos legales por venir

Otros tópicos formaron parte de la intervención del Secretario del Consejo de Estado. Así, fueron abordados aspectos concernientes a la Defensa y Seguridad Nacional, en relación con los cuales queda definido en la propuesta de Constitución que la concepción estratégica de nuestra defensa se sustenta en la doctrina de la Guerra de Todo el Pueblo. Se precisa, además, que el Consejo de Defensa Nacional es el órgano superior del Estado que dirige al país en situaciones excepcionales y de desastre.

«La Constitución es muy importante —dijo Homero Acosta hacia el final de su intervención—; es una norma muy trascendente, pero ella por sí sola sería letra muerta si no la desarrollamos».

La primera ley que habría que discutir y aprobar en este Parlamento, añadió, sería la ley electoral. Cuando se proclame la Constitución, la futura ley electoral se traería aquí a la Asamblea, porque ahí se establecería cómo sería la elección de los cargos fundamentales, en qué proporción sería para los cargos de diputados, para los cargos del Estado.

Aquí surge, prosiguió Homero, una nueva Constitución socialista, revolucionaria, bajo los mismos principios y los mismos pilares pero con importantes cambios: «Todo cambio constitucional, y más una nueva Constitución, implica una transformación en el sistema jurídico de un país. Por tanto, es una tarea bastante compleja, la cual conlleva actualizar las normas jurídicas vigentes, e incorporar nuevas normas al sistema jurídico del país».

Desde hace varios días los diputados intercambian ideas sobre la propuesta del nuevo texto constitucional.

Los diputados respaldaron este sábado los fundamentos del Proyecto de Constitución de la República, el cual fue presentado y debatido en el Primer Período Ordinario de Sesiones de la 9na. Legislatura de la Asamblea Nacional, que se celebra en el Palacio de Convenciones de La Habana.

Al debate de ayer le antecedieron varias jornadas en la que los parlamentarios agrupados en comisiones de trabajo dedicaron dos días a estudiar individualmente, y otra jornada a evacuar dudas e intercambiar con miembros de la Comisión que redactó el nuevo texto. En tal sentido este sábado se aportaron nuevas ideas a la propuesta de Carta Magna.

Durante sus intervenciones, los diputados agradecieron el trabajo de los grupos que desde 2013 laboraron en las diferentes variantes para la confección de los postulados para la reforma constitucional y sus bases, y a los 33 miembros de la comisión temporal que desde el pasado 2 de junio laboró en la confección del anteproyecto de reforma constitucional.

Miguel Barnet Lanza, presidente de la Unión de Escritores y Artistas de Cuba, apuntó que los miembros de la Asamblea Nacional han sentido durante estos días la presencia física de Fidel, máximo artífice de la Revolución y ejemplo vivo de Patria, y que su ejemplo de lucidez y humanismo ha prevalecido en las jornadas de debate.

La Constitución propuesta es moderna y está signada por el tiempo en el que vivimos, un proyecto de vanguardia y dialéctico, donde se resaltan los derechos humanos, y donde se reafirma la igualdad y la no discriminación de las personas por ninguna causa, señaló.

«En ninguna otra Constitución había estado tan presente como ahora la política cultural, científica y educacional, así como el tema de la discriminación. Ya era hora de que nuestro pueblo tuviera esta herramienta.

«No podíamos quedarnos atrás cuando hemos sido vanguardia política y de dignidad ante el mundo. Todos podrán decir, Cuba no falló, Cuba está ahí. Esta Constitución abre la oportunidad para crear un mejor país», dijo.

Adisvey Gálvez Juvier, responsable de Asuntos Generales de la CCS Orlando Suárez Corzo, apuntó que le complace que en los fundamentos económicos se reconozca la propiedad cooperativa. «Como joven campesino me alegra constatar que la tierra sea siempre en Cuba para quien la trabaja y bajo ningún concepto para quienes no la hagan producir. Como diputado y joven estoy de acuerdo con que los principios que nos han llevado hasta aquí permanezcan inamovibles».

La diputada Reina de la Caridad Torres Pérez, directora de la Televisión avileña, añadió que el Proyecto tiene el mérito de estar atemperado a la realidad cubana, para el presente y el futuro.

Añadió que debemos proponernos, conseguir y fomentar la educación cívica de toda la sociedad cubana, y que la Constitución no puede ser una asignatura en los diferentes niveles de enseñanza, sino debe ser transversal, para contribuir a la formación de las nuevas generaciones, y así ser un país con hombres y mujeres conocedores de sus deberes y derechos.

«Se trata de que la sociedad, la familia, los medios de comunicación y todos tributen al conocimiento y saberes jurídicos, y que la Constitución forme parte del acervo cotidiano.

«Debemos garantizar nuestra preparación, porque tenemos que seguir consultando textos para esclarecer dudas, para esclarecer a nuestro pueblo», detalló.

La importancia que tiene la inclusión del ideario de Fidel y el concepto de Revolución fue reconocida por Yordanis Santo. Por su parte, Enrique Richard López expresó que no podemos olvidar la sangre derramada durante estos casi 150 años de lucha por la independencia.

Sugirió que cuando el Proyecto se analice por la población, se edite un folleto o se divulgue por los medios lo que en Cuba había antes de 1959, y lo que ha hecho la Revolución.

La legisladora Lizette Martínez Luzardo señaló que se está analizando un documento que pone al hombre y a la mujer en el centro y defiende su dignidad plena. En tal sentido propuso incluir en el Preámbulo algunos valores y elementos históricos que pueden completarlo aún más, entre ellos que se incluya el término de justicia social, pues ese elemento «distingue a nuestro proceso y en Cuba no solo se construye una Patria libre y soberana, sino también con justicia social».

Igualmente pidió agregar que en el párrafo, donde se destaca a nuestros aborígenes, también se subraye el espíritu de resistencia del pueblo cubano a lo largo de su historia, además que se destaque a los cimarrones que lucharon por su emancipación y la importancia del ideario y el ejemplo de Fidel y José Martí.

El Doctor Eduardo Torres Cuevas exhortó a estudiar las propuestas de la diputada, pues permiten que la nueva Ley de leyes marque una diferenciación respecto a las tradicionales constituciones liberales o burguesas.

Abel Prieto Jiménez enfatizó en la peculiaridad que tendría la Constitución cubana al añadir el componente de justicia social, y que agregar ese concepto y poner a nuestro Héroe Nacional, José Martí, junto a otros pilares de la Revolución como Fidel Castro y los fundadores del marxismo resulta primordial.

El diputado Elier Ramírez, miembro de la Comisión redactora, argumentó que la propuesta hecha por Lizette mejoraba la Constitución desde el punto vista conceptual e histórico.

Mariela Castro Espín apoyó por su parte las intervenciones que le antecedieron. «Estoy segura —dijo— de que si Fidel estuviese aquí ya estaría trabajando en la modificación de estos acuerdos». En otro momento del debate, propuso que se utilice un lenguaje inclusivo en el texto mientras que se mantenga la coherencia de todo el documento.

Más adelante, los diputados votaron a favor de que se realice por parte de la Comisión de trabajo encargada de la elaboración del texto, un estudio del Preámbulo y se tengan en cuenta los criterios emitidos por la pluralidad de razones expuestas. Igual sucedió con otros elementos que propusieron los diputados y diputadas.

Salvar la legalidad de nuestro país

El diputado José Cabrera sugirió que como estamos a las puertas de un proceso que demandará la preparación de nuestro Parlamento y del pueblo, se divulgue y se publique un glosario de términos —nuevos o técnicos— que recoge el presente Proyecto de Constitución, para que contribuya a una mejor comprensión del mismo por la ciudadanía.

Asiel Aguada Barceló, también diputado y cuadro profesional del Comité de la UJC del Hospital Arnaldo Milián Castro, respaldó el Proyecto de Constitución a nombre de los jóvenes; y Yulady García Segura lo hizo en nombre de las mujeres, quienes han sido esenciales en una Revolución no solo como beneficiarias sino como protagonistas de su historia.

Lo que estamos haciendo es por salvar la legalidad en nuestro país, afirmó Yusuam Palacios Ortega, presidente del Movimiento Juvenil Martiano, quien añadió que el Proyecto implica toda una transformación, pues estamos adecuando la Constitución a estos tiempos y, recordando al Apóstol, señaló: «estamos haciendo verdadera política» y sin perder nuestra esencia. Apuntó que estamos en un momento trascendental de nuestra historia y esto sucede en el aniversario 150 del inicio de nuestras guerras de independencia.

Recordó asimismo las constituciones mambisas y evocó con orgullo un episodio de nuestra historia en el que Raúl Castro fue el abanderado de los jóvenes que denunciaron el golpe de Estado de 1952 y realizaron el entierro simbólico de la Constitución de 1940, pisoteada por el zarpazo.

Palacios Ortega agregó que como el Preámbulo es el rostro de la Constitución, debe mantenerse y conservarse esa aspiración legítima del pueblo de llegar a una sociedad comunista. «Aunque estamos todavía en el proceso de construcción socialista,  si algo nos distingue es esa justicia social del ideal que hasta ahora hemos defendido», abundó.

Dariana Acuña Poyedo, expresó por su parte, que en el Preámbulo debería estar plasmada la contribución que hicieron a nuestra historia y a la obra de la Revolución aquellos que no nacieron en nuestra tierra.

El apoyo al Proyecto de la Constitución presentado por la Comisión de trabajo encargada de elaborarlo continuó primando a lo largo de la sesión, no sin hacerse nuevas propuestas al Preámbulo, como más tarde sucedió con el resto de los títulos discutidos ayer.

En esencia, las proposiciones de los diputados propugnaron hacer más evidentes hechos y roles históricos de las diferentes generaciones que han construido la nacionalidad cubana a través de su protagonismo en las luchas de la revolución desde el 10 de octubre de 1868.

Al finalizar el debate sobre el proyecto de Preámbulo de la nueva Carta Magna, se suscitó un momento emotivo con la lectura por parte de Esteban Lazo de un texto enviado por el diputado José Ramón Fernández, quien no pudo asistir a la reunión del legislativo por problemas de salud, explicó el presidente de la Asamblea Nacional.

«He intentado en pocas horas revisar lo elaborado sobre la nueva Constitución —escribió el querido “Gallego” Fernández—. Deseo referirme —continuó— al mérito que tiene el trabajo realizado bajo las indicaciones del General de Ejército Raúl Castro Ruz, que ha permitido tener un texto bien organizado, claro, orientador y con un lenguaje accesible para todos».

Este es —agregaba— un documento con amplitud, claridad y útil para la ejecución de este enorme e imprescindible trabajo que es una nueva Constitución… el más importante documento que regirá a la nación —decía más adelante.

 

Nuestros fundamentos políticos

Luego del debate del Preámbulo del proyecto de la Ley de leyes, que duró alrededor de dos horas, los diputados comenzaron el análisis del Título I, referido a los fundamentos políticos de nuestra sociedad.

El diputado por la provincia de Holguín Pavel Rodríguez Rodríguez, se refirió a los artículos 3, 4 y 14, en los que  pidió resaltar los fundamentos históricos y patrióticos sobre los cuales se sustentan, con énfasis en la irrevocabilidad del socialismo, la significación de los símbolos patrios y el papel de las organizaciones sociales y de masas.

El diputado Ariel Mantecón Ramos, miembro de la Comisión de trabajo encargada de la redacción del magno documento, explicó que la esencia de la Constitución es política, pero representa a la vez un texto de profunda raíz jurídica.

Los criterios constitucionales —aclaró— deben tener un criterio de normatividad. La parte argumentativa, convocatoria, debe ir en el Preámbulo, como aquí está, pues esta es la parte menos racionalizada de la narrativa de una ley de leyes.

El secretario del Consejo de Estado, Homero Acosta, quien moderó todo el debate de ayer, argumentó por su parte que en la elaboración del documento se trató de disminuir un lenguaje que recargara el contenido.

Los principios que ustedes están defendiendo, señaló, están recogidos en el Proyecto, y ahora lo que estamos haciendo es abundar en ellos, pero lo más importante son los principios, y estos están, reiteró.

El Doctor Eduardo Torres Cuevas, también miembro de la Comisión encargada de la redacción del texto, siguiendo el hilo de los oradores que le antecedieron, explicó que lo necesario es tener una Constitución clara, precisa y jurídicamente aplicable.

Creo que en el Preámbulo —reiteró— se centra toda la visión política que debe tener el texto, de forma tal que el cuerpo del mismo sea jurídicamente entendible, y por lo tanto más entendible políticamente.

La diputada Ania María Aparicio Alvelo, directora provincial de Justicia en Villa Clara y también miembro de la Comisión de trabajo, se afilió a lo dicho por sus colegas y explicó que el nuevo texto respeta el de la Constitución de 1976, y que lo que se ha hecho ahora es enriquecerlo con la historia de entonces a acá, básicamente con el pensamiento de Fidel.

La legisladora Yohana Odriozola Guitar, directora jurídica del Ministerio de Economía y Planificación y también parte de la comisión redactora, defendió la necesidad de dotar a la Constitución de flexibilidad y perdurabilidad en el tiempo.

El destacado jurista José Luis Toledo Santander, otro miembro de la comisión, agregaba al respecto que la Constitución, en sentido general, debe estar caracterizada por su carácter normativo, por la aplicación directa de los conceptos, evitando expresiones que la hagan excesivamente extensa, para su mejor aplicación y maniobrabilidad en la cotidianidad.

En un momento del debate que se extendía, el General de Ejército Raúl Castro Ruz, Primer Secretario del Partido, intervino y enfatizó en que en la sesión de la Asamblea se estaba presentando un documento que van a discutir millones de cubanas y cubanos, por lo que sugirió ir a las esencias y hablar con toda claridad, tomando en cuenta la intervención en la jornada matutina del Secretario del Consejo de Estado, Homero Acosta, quien explicó en detalle los contenidos del Proyecto.

Los jóvenes presentes

El estudiante Suniel Johnson Valenciano, diputado por Santiago de Cuba, destacó y agradeció que el artículo 6 de la nueva carta magna resaltara el papel protagónico de la Unión de Jóvenes Comunistas, y de los jóvenes en cada una de las etapas de la revolución cubana desde el 10 de octubre de 1868.

Su colega Ania Yelina Fernández Lara, presidenta de la FEU en la Universidad de Granma, subrayó el hecho de que la UJC, como vanguardia de la juventud cubana, apareciera después del artículo 5, que fija al Partido como fuerza dirigente superior de la sociedad, significa compromiso. «La generación histórica confía en los jóvenes, el pueblo confía en los jóvenes y nuestra meta es cumplir», afirmó.

Avanzado el debate, uno de los temas más discutidos por los parlamentarios fue la propuesta de incorporar al texto, como uno de los principios, evitar la concentración de la riqueza, como mismo se hizo con lo relativo a la concentración de la propiedad.

El diputado Elier Ramírez Cañedo señaló que este es uno de los temas más debatidos, y en su consideración lo seguirá siendo en los debates que se generen durante la consulta popular.

Pasada las seis de la tarde, eran 84 las intervenciones realizadas por los diputados durante la tarde de ayer, una muestra de la amplia discusión que generó el Proyecto del texto constitucional solo en lo referido al Preámbulo del mismo y al título que versa sobre los fundamentos económicos.

En la mañana de hoy se reanudarán los análisis y debates de un texto que promete un enriquecedor y democrático intercambio ciudadano, ahora entre los diputados, próximamente entre la población.

Pinche aqui detalles ampliados de la Asamblea Nacional de cuba efectuada este fin de semana

Un ejercicio de responsabilidad con Cuba

Resumen de las sesiones de estudio del Proyecto de Constitución de la República de Cuba por los diputados de la Asamblea Nacional del Poder Popular
Foto: Tony Hernández
En la jornada de este viernes, los ­diputados de las diez comisiones permanentes de la Asamblea Nacional del Poder Popular se reunieron en tres grupos para continuar el estudio del Proyecto de Reforma Constitucional  y aclarar dudas, con la asesoría de especialistas y de los miembros de la comisión temporal encargada de la Reforma Constitucional.
Dariana Poyedo, diputada por Matanzas, expresó que en el preámbulo del Proyecto debería estar plasmada la contribución que hicieron a nuestra historia y a la obra de la Revolución aquellos que no nacieron en nuestra tierra.
Pedro Esquivel, diputado por el municipio capitalino del Cotorro, planteó que en los nuevos  fundamentos de la Constitución no se explica de manera clara el papel del Partido Comunista de Cuba en el país a partir de ahora; sí se expresa el propósito del Presidente, pero no el del Primer Secretario del Partido.
«Todos estos años el Partido ha tenido en sus manos muy acertadamente la defensa del país, pero no se dice si va a seguir rectorando esta actividad», dijo.
En respuesta a esta inquietud, Gladys Bejerano, vicepresidenta del Consejo de Estado y contralora general de Cuba,  agregó que es bueno que surjan inquietudes como estas, porque denotan cómo valoramos el papel de nuestro país y cómo la defensa es un tema que a todos compete. Estamos declarando que en la historia, hoy y siempre, la defensa será la guerra de todo el pueblo».
Los miembros de la comisión que ha estado trabajando en el Anteproyecto de la Constitución aclararon la duda del diputado. Al respecto, refirieron que la Constitución es una norma de mínimos, en la cual solo se recogen algunos aspectos que luego se desarrollan en las leyes y decretos. En el proyecto que se propone, queda claro el papel del Partido como fuerza superior de la sociedad, cuya principal misión es orientar los esfuerzos hacia la construcción del socialismo.
José Luis Toledo Santander, presidente de la comisión de Asuntos Constitucionales y Jurídicos de la Asamblea Nacional, explicó que como bien dice el proyecto de Constitución, el Partido es la fuerza dirigente superior de la sociedad.  Esta Constitución va a organizar el diagrama estatal, y al ser el Partido fuerza superior, la Constitución no puede trazarle directrices.
«Vendrán después directrices internas del Consejo de Defensa Nacional, que establecerán la organización de esas estructuras. Además, recordó que como parte de la implementación de la Constitución se debatirá la Ley de Defensa Nacional, donde quedarán normados estos temas».
Una diputada explicó que esta preocupación se salva en el título 10,  artículo  214,  que refiere que la ley regula el funcionamiento del Consejo de Defensa Nacional y su estructura a los diferentes niveles.

El diputado Esquivel  afirmó haber comprendido la explicación e insistió «en la confianza que tiene el pueblo en el Partido; cualquiera dice: “voy para el Partido”, porque cree en él. Yo me refería a eso, a que podamos seguir viéndolo así. Por eso preguntaba si el Partido continuará exigiendo por las cuestiones relacionadas con la defensa».

Los diputados de la actual legislatura de la Asamblea Nacional se reunirán este sábado en el Palacio de Convenciones para dar inicio al Primer Periodo Ordinario de Sesiones Foto: Tony Hernández
DOCUMENTO PARA EL PRESENTE Y EL FUTURO
El diputado Arnaldo Tamayo Méndez comentó que «estamos en presencia de un documento que va a regir a la nación por muchos años. Yo propuse adicionar un inciso, que recogiera el hecho de continuar las gestiones de carácter político-diplomático por la devolución del territorio ilegalmente ocupado por Estados Unidos en Guantánamo.
«En la comisión me dijeron que hay un artículo, el 12, que responde a eso. Es decir, que la sesión de ayer nos ayudó bastante, así como esta consulta y elimino la propuesta porque queda saldada mi inquietud», concluyó.
Otro de los diputados expresó que el artículo 22, referido a la regulación de la concentración de la riqueza ha sido objeto de debate, porque el término «riqueza» es de muy difícil regulación, es difícil cuantificarla; no es un tema que puede resolverse solo con el sistema impositivo, en el mundo no se logra hacer.
Asimismo, se señaló que en la Constitución de 1976 se hablaba de la construcción del socialismo y el avance hacia la sociedad comunista, en el artículo 5, y hoy solo se consigna el socialismo.
Al respecto Esteban Lazo Hernández, presidente de la Asamblea Nacional, apuntó que es importante recordar que hay muchas cosas que en el año 1976 eran diferentes, que el país vivía otra situación, así como el mundo.

«Luego vino la destrucción del campo socialista y todo lo demás que conocemos. Pero cuando estemos analizando la Constitución, no podemos olvidar que nosotros tuvimos un sexto y séptimo congresos del Partido; y en este Parlamento nosotros aprobamos la Conceptualización de nuestro modelo y allí no planteamos la palabra comunista, por múltiples factores; eso no quiere decir que renunciemos a nuestras ideas, sino que en nuestra visión pensamos en un país socialista, soberano, independiente, próspero y sostenible», argumentó Lazo.

Foto: Tony Hernández
EL PAPEL DE LOS TRABAJADORES
La parlamentaria Carmen Rosa López  se refirió al artículo 27, en el cual se establece la participación de los trabajadores en la planificación de la actividad económica y preguntó: ¿Cuándo se habla de regulación, a qué nos referimos en la planificación de la actividad económica?
Johana Odriozola aclaró que a este artículo se le amplió su alcance justamente por la importancia de que cada vez más los trabajadores participen, no solo en la discusión del plan, sino también en la elaboración de las normas jurídicas.
A eso hay que unirle, agregó, que el Secretario General de la Central de Trabajadores de Cuba (CTC) participa en el Consejo de Ministros, máximo órgano de gobierno del país.
López  dijo que ella intervenía en este punto, «justamente porque estamos de lleno en el proceso orgánico del Congreso de la CTC y lo que están pidiendo los trabajadores es volver a participar en la conformación del plan, pero en asamblea, para hacerlo directamente».
Toledo Santander  agregó que en las sesiones de la Asamblea participa por derecho propio el Secretario General de la CTC y en la Constitución se refuerza la presencia de los trabajadores en todo el tránsito de la economía del país.
José A. Carrillo Gómez, presidente de la Asociación de Combatientes de la Revolución Cubana, afirmó que es vital que las personas entiendan que la participación activa de los trabajadores es cierta y no una consigna.

Milagros Pérez Caballero, de  Ciego de Ávila, sugirió que, a partir de las vivencias del movimiento sindical y del papel de los trabajadores en la transformación de nuestro modelo económico, la redacción del elemento en discusión recoja que los trabajadores participan en la proyección, ejecución y control de la actividad económica, de manera activa y consciente, y conforme con lo establecido. Señaló que esa es una aspiración que no hemos logrado, pero es parte de la meta y del reconocimiento del protagonismo al que aspiramos.

El Proyecto incluye un Preámbulo, 224 artículos, divididos en 11 títulos, 24 capítulos y 16 secciones, y mantiene los fundamentos políticos del Estado socialista y revolucionario. Foto: Tony Hernández Mena
QUEJAS
Jorge Crespo, de Matanzas, abordó el artículo 64, que se refiere a que las personas tienen el derecho a dirigir quejas a las autoridades, las que están obligadas a tramitar en plazo adecuado, la respuesta oportuna y pertinente.
El diputado propone que se modifique el texto, consignando que «las personas con previa identificación tienen ese derecho que recoge el artículo», pues no cree transparente ni honesto una denuncia mediante anónimos.
Otra de las diputadas afirmó que la persona se puede quejar, identificándose o no, «con ello hemos descubierto grandes hechos y dado solución a muchos problemas pero, si es mentira, ya toca a la administración buscar una forma de investigar sin lacerar la imagen de la persona que se está investigando.
Hemos defendido siempre las quejas de los ciudadanos.
«No es menos cierto que las personas se quejan y son mal vistas por ese simple hecho;  lo que la Constitución respalda es que el Estado tiene la responsabilidad de darle una respuesta», añadió.
Gladys Bejerano consideró que el modo en que se encuentra redactado, incluso, anima a que las personas utilicen esta vía, pues no solo reconoce el derecho, sino también dice que pueden recibir respuesta.
Sin embargo, apuntó, en la experiencia de la Contraloría hemos podido comprobar que han ido incrementándose las denuncias identificadas. Hace un tiempo atrás entre el 80 y 90 % de las denuncias que recibíamos eran anónimas, ahora casi el 70 % son identificadas. Creo que en la medida en que los organismos trabajen mejor y las personas reciben respuesta en su lugar, todo mejorará. Hay personas que no lo hacen con buenas intenciones e incluso hay quien tiene fines no revolucionarios, pero en la medida en que en cada lugar se le dé respuesta a los problemas, eso disminuye.
«Personalmente,  me gusta que las personas actúen de frente, pero hay realidades, hay personas que no lo pueden hacer. La ley de la Contraloría establece la protección a quienes denuncian…

«Aunque prefiramos que todas las personas que denuncien algo asuman la defensa de la Revolución a costa del sacrificio que se tenga que hacer, pero no podemos olvidar que hay circunstancias y eso no es una conducta deshonesta ni cobarde. Es favorable animar que las personas lo digan, el que no se identifica, aunque no se le pueda hablar directamente, luego se entera de la respuesta», valoró.

Los diputados, desde este miércoles, han estudiado el Anteproyecto con la asesoría de especialistas y de los miembros de la comisión temporal encargada de la Reforma Constitucional. Foto: Hernández Mena, Tony
LEYES
También hubo quien señaló que en varios momentos del proyecto se habla de que se ajustará conforme a la Ley, pero esas leyes no existen y les preocupa el número de ocasiones en que ello se refiere.
Al respecto, Toledo Santander aclara que en el documento aparece muchísimo más y que de acuerdo con el análisis de los miembros de la comisión que ha trabajado en el proyecto, se deben  generar al menos 52 normas legales a la entrada en vigor de la Constitución.
«Por eso precisamente la disposición transitoria establece la obligatoriedad de, en el término de 18 meses, aprobar un cronograma legislativo para desarrollar esas leyes. Tanto Raúl, como Díaz-Canel y Machado, han insistido en que no quede ninguna ley sin ser debidamente trabajada posteriormente. Esas normas serán discutidas por la Asamblea. Se trata fundamentalmente de preceptos que no pueden tener desarrollo amplio en la Constitución, ni pueden definirse en ella, como los temas económicos, por los escenarios cambiantes, por eso se derivan a la ley, para que los cambios y actualizaciones sean más fáciles», esclareció Toledo.
Tamayo Méndez, diputado por Baracoa, se refirió al artículo 21, sobre la propiedad privada, donde se considera esta como la propiedad sobre los medios de producción, y quedan fuera los servicios, de ahí que propusiera se analice el concepto.
Una miembro de la comisión que trabajó en el proyecto explicó que cuando se propuso este acápite se pensó en función de lo que conceptualiza la economía política al respecto. Son los medios de producción los que permiten crear bienes y servicios para la obtención de riquezas.
En otro punto establecemos una diferenciación con los bienes, añadió, pero en sentido general lo que se tuvo en cuenta fueron los conceptos establecidos sobre el tema en la economía política, donde queda claro cuándo hay fines de explotación para obtener riquezas y cuándo no, y en este caso de lo que se trata es de identificar formas de propiedad. De cualquier modo, apuntó, se puede revisar la redacción.
Un diputado de la capital se refirió al artículo donde se habla de las garantías constitucionales y consideró que en ese acápite la laguna está en que cuando las personas se enfrentan a un proceso que sea netamente referido a dichas garantías, no hay una sala que se dedique a atender estos asuntos. Por ello sugirió facilitar una sala para ese fin, algo para lo cual, apuntó, es ya el momento.
Toledo Santander explicó que este capítulo es muy importante y que se establecen principios para la protección a la ciudadanía, pero no categorías de rango de derecho.  Existen principios generales, como el habeas corpus, el derecho a reclamar ante los tribunales y obtener, de conformidad con la ley, la reparación que sea necesaria por un mal procedimiento o por un no hacer, pero la forma la define la ley.
«Cómo se materializa el procedimiento lo define la ley, si será una sala, un sistema centrado o difuso, es decir un tribunal o varios, eso le ­corresponde a la ley desarrollarlo. Hemos establecido los principios y garantías, pero los detalles los veremos en una Ley.
De igual forma, sobre el habeas corpus se explicitó que aunque tiene que estar en la Constitución, porque es una protección de la ciudadanía, debe revisarse el modo en que está redactado, para que quede claro el derecho y no genere confusión.

Toledo opinó que la policía puede tener detenida a una persona durante 24 horas sin darle conocimiento al instructor, pero si lo tiene durante 48 horas, esa persona tiene derecho a ­reclamar. Si a un instructor se le traspapela una documentación y pasan 72 horas y no le han dado el resultado al caso, la persona tiene derecho a llevar a tribunal su caso y que allí se tome una medida.

En la jornada de este viernes, los ­diputados de las diez comisiones permanentes de la Asamblea Nacional del Poder Popular se reunieron en tres grupos para continuar el estudio del Proyecto de Reforma Constitucional y aclarar dudas. Foto: Hernández Mena, Tony
MÁS DERECHOS
Un diputado por Cumanayagua demandó que se le explicara el artículo 68, pues, dijo, «en la Constitución  vigente no se habla de matrimonio como en este proyecto. Aquí, ahora, en este texto se habla de matrimonio como unión consensuada entre dos personas, pero sin especificar sexo.
«Creo que si no se especifica es un paso de avance, es como un gran salto de Javier Sotomayor, pero me preocupa el tema de la adopción de niños, porque hay países que no lo permiten», inquirió.
Le explican que lo que se pretende es justamente eso, reconocer el matrimonio entre dos personas, tengan el sexo que tengan. Es un planteamiento que ha venido haciendo la Federación de Mujeres Cubanas y también el Cenesex.
Hace mucho la Organización Mundial de la Salud excluyó la homosexualidad como enfermedad, y nuestro proyecto de país debe tener un enfoque de derechos, trascendió.
Maricel Castañeda, diputada por San Miguel del Padrón, consideró que debe aparecer como obligación de la familia contribuir a la educación y a formar ciudadanos con valores morales, éticos y cívicos.
La escuela tiene en su encargo social la formación de valores, pero la educación comienza en la cuna y no termina sino en la muerte, ¿cómo es posible entonces que la escuela esté en ello y la familia no lo haga?, se preguntó la diputada.
«Los modales son preocupantes, la forma de vestir, de dirigirse a las personas, cuando van a oír una música que molesta al vecino, o las relaciones intrafamiliares… Que sea una obligación de la familia, no solo un deber», propuso.

Un diputado abordó también la necesidad de enfatizar en la responsabilidad de la familia en el cuidado de los adultos mayores y los discapacitados, sobre lo cual una miembro de la Comisión que ha trabajado en el Proyecto señaló que se puede pensar en incluir ese aspecto en el artículo en el que se define a la familia como célula básica de la sociedad y las responsabilidades que tiene como tal.

EL ENEMIGO NO PODRÁ DIVIDIRNOS
En el intercambio entre las comisiones de Relaciones Internacionales, Salud y Deporte, y Educación, Cultura, Ciencia, Tecnología y Medio Ambiente, el diputado Orlando Gutiérrez se refirió al artículo 15, donde se reconoce el ­respeto a todas las creencias religiosas y garantizan los derechos de las personas en este sentido:
«Yo, como creyente y practicante de las religiones afrocubanas, tanto tiempo discriminadas, creo que aquí no cabe otra cosa, está muy bien como está. Creo que el enemigo que espera dividirnos usando este argumento, buscando que no apoyemos nuestro proyecto social, no tendrá armas, esa libertad religiosa que nos dicen que no tenemos está bien recogida en ese artículo.
«Quizá, en el orden teórico, habría que ver si deben estar separados el concepto de creencias religiosas y religión, pero eso es en el ámbito académico, en general está muy bien y hago énfasis en no tocarlo. Hay quienes dicen que en Cuba debe haber una ley de culto, pero con este artículo no hace falta, por las muchas denominaciones que tenemos, aquí nos reconocen los derechos a todos. Tenemos muy buenas relaciones con la Oficina de Asuntos Religiosos del Partido: hay quien se cuestiona solapadamente nuestras libertades, por eso recomiendo que no se toque nada, que como está nos garantiza el respeto a todos», enfatizó.
El diputado por Centro Habana, Enrique Alemán, promovió hacer una pequeña modificación en el artículo 15, donde se dice que las distintas creencias y religiones gozan de igual condición. Para garantizar más fortaleza en lo que se legisle, propuso establecer «las distintas creencias religiosas y religiones, porque de esa forma, no hay sesgo, pues creencia es todo».
Pero además se valoró que la Constitución tiene que ser explícita, no se puede dejar nada a la interpretación subjetiva; por tanto, se deben proteger las creencias religiosas de toda forma de discriminación.
Caridad Diego, diputada por el municipio de Sandino, consideró que en el artículo 40 se reconocen a muchas personas que por diferentes motivos durante mucho tiempo han sido discriminadas. La Revolución puso en primer lugar a la mujer, para que se desarrollara, para que se incorporara a la sociedad; las personas negras… En la primera conferencia del Partido se incorporó la orientación sexual, luego la identidad de género, lo cual generó un gran debate.
Pero creo que es suficiente con hablar aquí de creencia religiosa, porque en la práctica, más que en la teoría, se ha dado que cuando a una persona le preguntan si cree en algo, se ha discriminado de cargos, de una carrera universitaria, de un puesto de trabajo; en el año 1992 pasamos de un Estado ateo a laico, y bajo esa sombrilla quedaron protegidas todas las creencias. En el artículo 40 puede aparecer como creencias religiosas y no añadir religiones, que sí están recogidas en el 15.
También se refirió al artículo 62, que considera que es superior al 55 de la anterior Constitución, porque se habla no solo de que las personas tienen derecho a creer, sino a practicarlas, de la manera que sea, y es bueno que hayamos puesto con el debido respeto a otros credos; hay experiencias negativas de credos que van en contra de otras personas y ciudadanos cubanos, por tener otras religiones. Y además que se esclarezca que es de conformidad con la ley, que no es la ley de culto que algunos promueven, sino la ley general que cuida que no haya discriminación.

Y esclarezco el por qué mantenemos el derecho a cambiar de creencias religiosas dentro del texto de la Constitución, y es porque en la práctica en nuestra sociedad es común que veamos personas que se bautizan en una religión y luego se convierten a las religiones afrocubanas o son miembros de una logia masónica, ese es nuestro país, nuestra sociedad y es un derecho que debemos mantener en nuestra Constitución.

TRAICIÓN A LA PATRIA
Una diputada se refirió al Artículo 3, donde se define que la traición a la Patria es el más grande de los crímenes y debe llevar la mayor de las penas. Al respecto, pidió información sobre el por qué se queda igual que en la anterior Constitución y propuso que se esclarezca el concepto de traición a la Patria a la luz de la Cuba del siglo XXI, donde se defina cómo trabajar al servicio de una potencia extranjera para subvertir el orden político y social, y comprometer la seguridad social son traiciones.
Sobre el asunto, Homero Acosta, secretario del Consejo de Estado,  explicó que el concepto de traición a la Patria engloba muchas otras cosas que no son solo las que menciona la diputada, por eso no se modificó, porque hay muchos otros elementos, aristas, que no son solo la subversión, otras que son más alevosas, más sutiles. La Constitución solo esboza, luego viene el Código penal, donde se tipifica y se explican los procederes. Hemos respetado esta generalidad del concepto original y la ley detallará lo que se refiere a la tipicidad.
Miguel Barnet, presidente de la Unión de Escritores y Artistas de Cuba, dijo que estamos acostumbrados históricamente de ver la traición a la Patria en quien abandona el país en el contexto de una misión: artistas, deportistas… «Lo hemos hablado en profundidad en nuestro grupo, ese concepto hay que modificarlo. Una traición implica un crimen».

Homero Acosta añadió que la traición a la Patria como concepto lo debe ampliar una norma jurídica y no un discurso. Y no puede ser contradictorio, ni puede ser lo que yo creo; es más difícil expresarlo de manera jurídico y penal.

POLÍTICA EXTERIOR
Rolando González Patricio, diputado por Campechuela, valoró como amplia la manera en que se aborda en el Proyecto nuestra política exterior. «Creo, además, que es muy útil para nosotros a lo interno y a la vez en la presentación del Estado cubano ante otros sujetos internacionales. Hay quienes dicen que es muy extenso, tal vez se pueden compactar algunas cosas.
«En lo personal estoy entre la duda y la apreciación en el capítulo 16 inciso o. Se refiere ese acápite a que nuestro país promueve la multipolaridad como alternativa al hegemonismo y la dominación». Pero el diputado considera que los lenguajes políticos e ideológicos en ocasiones no se corresponden.
Es por eso que cree que debe hablarse de hegemonía y dominación, incluso apunta, puede ponérsele el apellido de imperialista. Esto no dejaría solo la referencia a lo político, financiero y militar, porque lo económico y cultural también tiene un peso en el hegemonismo hoy en el mundo, un efecto.
Se refirió también a que se habla en el proyecto de la amenaza a la paz, independencia y soberanía de los pueblos. El representante opinó que como no es lo mismo pueblo que Estado, cree que debiera fijarse «amenazas al Estado y a la autodeterminación de los pueblos».

El diputado Homero Acosta manifestó que debería analizarse la preocupación de su compañero Rolando, pero que aun cuando el filósofo Gramsci plantea el concepto de hegemonía aludido, no solo hay que ceñirse a esa mirada. Se trata de un mundo unipolar, Cuba propone una visión multipolar en las relaciones internacionales.

FUNDAMENTOS ECONÓMICOS
En cuanto a los fundamentos económicos, el diputado Jorge González preguntó por el modo de organización en el artículo 21, donde se reconocen las diferentes formas de propiedad, pues se ubicó a la mixta como la tercera en la definición, cuando en una empresa mixta se pueden asociar personas jurídicas diferentes, incluidas empresas estatales y microempresas privadas, entre otras.
En relación con el orden de las formas de propiedad, una de las  asesoras de la Comisión que trabajó en el Anteproyecto explicó que se trata de uno de los asuntos más novedosos, por cuanto hay muchos cambios con respecto al texto original, donde solo se reconocían la propiedad estatal y la cooperativa agropecuaria.
Los cambios, añadió, obedecen al ajuste necesario al contexto actual de nuestro modelo económico. La forma que se ha adoptado para describir las diferentes formas de propiedad es de la más social a la menos social, por eso se ubica primero la estatal socialista, luego la cooperativa, después la mixta, la de organizaciones políticas y de masas, y finalmente la privada y las personales.
La diputada explicó que no siempre la propiedad mixta significa que tiene que ser una empresa estatal la que se halle detrás, lo cual está en consonancia con lo que dicen los documentos de la Conceptualización, donde otras formas de propiedad se pueden asociar. La forma de organización, el alcance y facultades son privativos de la ley.
Fernando González Llort, diputado por Santiago de Cuba, expuso la duda de que el proyecto se refiere a la limitación de la concentración de la propiedad y no incluye, como sí lo hacen los Lineamientos, el tope a la concentración de la riqueza.
Los Lineamientos y Conceptualización son la ruta, y la Constitución es la plataforma jurídica, dijo la doctora Marta Moreno. Ella explicó que al elaborar este artículo se tuvo en consideración la propiedad y no la riqueza, porque cuando no existe la concentración de la primera, es muy difícil que aparezca la otra.
Al igual que Moreno, el diputado Homero Acosta dijo que desde el punto de vista jurídico es el alcance de la propiedad la que podemos regular, no así el de la riqueza. Ejemplificó que hay riqueza lícita, como la de un contrato de un deportista que gana millones de dólares y no hay que ponerle un tope porque la ganó en buena lid, mediante un contrato y fruto de su esfuerzo. Por eso es que hay que tener mucho cuidado, dijo Acosta, quien ratificó que nuestro modelo permite esa riqueza que, precisó, sea lícita. Y dijo que hay otras formas de regulación, como la política impositiva de que pague más quien más gana.

También explicó  que en el Anteproyecto de la Constitución solo hay un punto acerca de la propiedad privada y su extensión; en el documento se recogen los fundamentos económicos que establece la Constitución y este es uno de ellos. «Lo que tenemos que definir es que hay una propiedad privada, ya la ley se encargará de definir cuál será su alcance».

DISCRIMINACIÓN
Una de las diputadas, en el tema de la discriminación, aseguró que lo más importante es que se ratifique que en esta sociedad no puede haber discriminación, porque no estaríamos construyendo el socialismo que estamos construyendo y que tenemos conceptualizado en nuestros documentos.
Se refirió, además, a que en el artículo 69 se lee que todos los hijos tienen los mismo derechos y acentúa sean o no concebidos dentro del matrimonio. Opinó que sobra esa aclaración, con decir que todos tienen derechos es más inclusivo.
Gerardo Hernández Nordelo retomó el tema de la discriminación para afirmar que «aun cuando hemos avanzado, creo que no podemos estar conformes todavía hoy. En todas las formas de discriminar, creo, persisten problemas, por lo cual consideró que el texto no debe cambiarse».
Mariela Castro Espín, diputada y directora del Cenesex, sobre los artículos relacionados con el matrimonio y la igualdad de género afirmó que es una meta a donde queremos llegar, «en ese proceso hay muchas cosas en las que trabajar y superar, no es suficiente, hay que ponerlo con palabras concretas. En un proceso de transición con muchas cosas que pulir, me encantaría que se pusieran todas, ­porque la palabra ayuda simbólicamente a visibilizar realidades.
«Con relación a los hijos concebidos en o fuera del matrimonio no tengo elementos ahora para decir si estoy de acuerdo o no, pero la modificación que se propone genera inquietudes, dudas, más bien habría que dar algunos elementos clave para que población lo entienda mejor.
«Las personas no nacen con el don de la maternidad o paternidad, los instintos mueren cuando nacemos; quiero que se entienda que madre o padre puede ser cualquier pareja que se sienta en la capacidad, en la condición de asumir esa responsabilidad, no es un don, es una capacidad que se adquiere, que se aprende.
«Por otro lado, desde el punto de vista de los derechos, el matrimonio es la posibilidad de garantizar otras oportunidades y otros derechos que se les están negando a las personas por su orientación sexual. Darle derechos a quien no los tiene, no significa quitárselos a quien ya los tiene», ratificó.
Con respecto a otros temas, un  diputado por Caimito compartió que «cuando discutíamos los documentos del Partido en la Asamblea, se sugirieron precisiones acerca del medio ambiente; aquí queda bien claro qué cosa es medio ambiente, por tanto, es redundante decir medio ambiente y recursos naturales, hay que ganar en claridad. La Constitución es un documento vivo y cuando lleguemos a las distintas instituciones puede generar dudas y problemas».
Milagros Caballero, diputada por Santiago de Cuba, se refirió al artículo 83, sobre el cuidado de la salud y la responsabilidad personal y familiar en el mismo. Ello es importante, insistió, para cuando hagamos la ley, legislar la responsabilidad que tiene la población con su salud.
Ejemplificó que en nuestro país damos un servicio gratuito de prevención que las personas no aprovechan y luego obligan a costosos servicios de salud que también son gratuitos para las personas, solo porque no hicieron uso del derecho primero. Debemos ponerlo claramente para que las personas asuman la responsabilidad que les corresponde.
Homero Acosta explicó que en el capítulo de derechos no se pueden poner obligaciones, sino que existe un capítulo para ello. Generalmente las constituciones no desarrollan los deberes, explicó, nosotros hemos incorporado esos deberes por la responsabilidad de los individuos frente a la sociedad, pero específicamente eso que apunta la diputada se recoge en el artículo 91 inciso h, lo cual se puso a propuesta de un miembro de la Comisión temporal, que es médico.

Una Reforma Constitucional que necesita la Patria (+Audio)

2018-07-22 15:06:05 / web@radiorebelde.icrt.cu / Demetrio Villaurrutia Zulueta

Una Reforma Constitucional que necesita la Patria
Una Reforma Constitucional que necesita la Patria. Foto: Abel Padrón Padilla

El presidente de los Consejos de Estado y de Ministros, Miguel Díaz-Canel al clausurar este domingo la sesión ordinaria del I Periodo de la Asamblea Nacional del Poder Popular en su IX Legislatura que aprobó el proyecto de Constitución y los acuerdos emanados de los debates, aseguró que lo hecho se orienta al objetivo de servir a Cuba.

Los diputados cubanos aprobaron someter el proyecto de la nueva Constitución cubana a consulta popular del 13 de agosto al 15 de noviembre.

Dijo que la reforma constitucional es imprescindible y agregó que ha sido muy útil el estudio previo por los diputados del contenido de la nueva propuesta.

Calificó el debate como muy útil y provechoso.

Añadió que el proyecto fortalecerá la unidad del país y adelantó que en los próximos días se iniciará un proceso de preparación.

Cada cubano deberá dar su criterio para lograr un texto constitucional que necesita la Patria.

Una Reforma Constitucional que necesita la Patria

Exhortó a profundizar con la ley de leyes que calificó de fundamental. “Pues somos un pueblo que nunca ha perdido la brújula de los valores”, sentenció.

Ponderó igualmente las nuevas promociones al Consejo de Ministros y a otros que se ratifican en sus cargos por su trayectoria y resultados.

Díaz-Canel dijo que estos cambios se corresponden con la actual política de cuadro del Partido.

Aseguró que el máximo órgano de gobierno trabajará en un contexto difícil externo y en el orden económico del país.

Se mantiene la tensa situación en la economía interna por falta de financiamiento y el impacto de los huracanes y fenómenos meteorológicos recientes.

Radio Rebelde – Cuba@radiorebeldecu

@AsambleaCuba Díaz-Canel: “Con los oídos pegados a la tierra y con los ojos bien abiertos como diría @RaulCastroR con todas nuestras carencias, necesidades y fallos, superamos las adversidades económicas y vamos por más.”

El Presidente de los Consejos de Estado y de Ministros llamó al máximo aprovechamiento de los recursos disponibles y no renunciar a los objetivos propuestos en el plan, suprimiendo despilfarros y con disciplina.

Aseveró que el Consejo de Ministros se entregará por entero a la Revolución en dirección colectiva.

Habló además de las rendiciones de cuenta y el chequeo sistemático de los problemas estratégicos y la defensa de nuestras conquistas como ejes en la dirección.

Dijo que el enfrentamiento a la corrupción es tarea de todos y ratificó que en todos los organismos hay que actuar en la unidad y el logro de la disciplina y la integridad.

Habló de la historia de Cuba y el ejemplo del Moncada y de los expedicionarios del Yate Granma.

Escuche y descargue desde nuestro Canal iVoox el discurso del Presidente de los Consejos de Estado y de Ministros, Miguel Díaz-Canel al clausurar el I Periodo Ordinario de la Asamblea Nacional del Poder Popular en su IX Legislatura ESCUCHE AUDIO AQUI