345b10d7a6a242b6a3c539b602fdf0bfAunque ya estamos en tiempos  de  ciclones no  se trata de un fenómeno atmosférico a lo que nos referimos en el título de este artículo,  sino al huracán político  que  se  avecina en las próximas elecciones  de “Medio término”  que  se  llevarán a cabo  el  próximo mes  de noviembre en Estados Unidos, en  las que el Estado floridano es decisivo en cuanto  al control  por los Republicanos  como por los Demócratas,   tanto  de la Cámara de Representantes  como del Senado Federal  de la nación norteña.

Las elecciones “Primarias”  del  pasado martes  en La Florida fijaron las posiciones de ambos partidos en cuanto a su orientación política  y programática. Los Republicanos  dando  un giro más a la derecha para alinearse en la agenda del Presidente Donald Trump, en tanto que los Demócratas  se movieron más  a la izquierda, puesto que  los primeros  escogieron como su candidato a Gobernador  al  actual congresista “Trumpista” De Santis,  mientras  que  sus rivales Demócratas escogieron al  alcalde negro  de la ciudad  de Tallahassee Andrew Guillum que representa el ala  mas  progresista  de su partido, una corriente idiologica  que  encabeza  el  Senador  Bernie Sanders del  Estado de Vermont.

La radicalización de la política en el Estado de La Florida no puede  ser más clara. Andrew Guillum, un Demócrata de  izquierda de la raza negra  que aboga por  un  sistema  de salud universal con servicio gratuito para  todos, se enfrenta  al Representante  De Santis, blanco de raza  que  tuvo  el  apoyo abierto  del Presidente Trump  en las pasadas elecciones “primarias”, derrotando  ambos en sus respectivos Partidos  a sus rivales más cercanos que contaban con el apoyo de     las estructuras  partidistas tradicionales.

Así las cosas, en los próximos  comicios  de Noviembre por primera vez  en la historia de Estados Unidos, tanto el Partido Republicano  como el Demócrata se presentarán  envueltos  en una batalla  ideológica entre una izquierda  de matiz socializante  y  la  derecha “ultra” que defiende  a Donald Trump en toda la línea.

A todas estas también en estas próximas elecciones de noviembre estarán en juego tres escaños    del sur de La Florida, ocupados   hasta  hoy  por cubanos  recalcitrantes  de la  extrema  derecha, siendo el  Distrito  número 27  el de más connotación  y controversia, puesto que  en él  se enfrentan la  periodista de origen cubano María Elvira Salazar con  el  apoyo de la “cloaca”  de Miami y la doctora  Donna  Shalala  una moderada Demócrata ex Secretaria  de Salud  de Estados Unidos  y ex Presidente de la Universidad  de Miami con credenciales personales  que van más allá de la política partidista.

Sin dudas que el Estado  de La Florida se encuentra  en estas elecciones   de noviembre en una encrucijada política  nunca antes vista. El  resultado final  de estos  comicios  será determinado  según  la cantidad  de votantes  que acudan a las urnas. Si votan más electores, ganan  los Demócratas. Si los  votantes  son  menos  ganan los  Republicanos controlados hoy por  el “Trumpismo”.

Un detalle  que alarma  es la baja concurrencia  de electores  en las elecciones “Primarias”  del  pasado  martes ,  en las que solo votó  un 20 %  del electorado.  Lo que es un reflejo del desencanto del pueblo norteamericano con  su sistema de la llamada “democracia representativa”.

Están  los  floridanos en el  ojo de un huracán  político que puede  ser decisivo  para el futuro de Estados Unidos  como nación. Izquierda y derecha  han tomado  las  riendas respectivamente  de los Partidos Demócrata  y Republicano. Lo que salga  de las  urnas en noviembre dirá cuál  será  el  futuro  del pueblo  norteamericano. La suerte está  echada.

 Les habló para  Replica  de Radio-Miami su director Max Lesnik.