Estos tiempos revueltos

Yalta_summit_1945_with_Churchill_Roosevelt_Stalin

ERAN OTROS TIEMPOS

                                 Vivimos en momentos difíciles para el mundo. No creo sin  embargo  que se vaya a desatar  la “Guerra grande”,  la  de las  bombas nucleares que acabarían con la vida humana en todo el planeta,  una conflagración devastadora en la  que  no habrá  ganadores  y perdedores  como cuando  la “ Segunda Guerra Mundial” de los  años  cuarenta del pasado siglo XX en la que el bando  de los “Aliados”- Estados Unidos, Inglaterra, la “Francia Libre” y la Unión Soviética- unidos sus gobiernos, capitalistas unos, y comunista el otro que  pasando por encima  de sus diferencias ideológicas, derrotaron al “Eje”  de la Alemania nazi, la Italia fascista  y el Japón imperial.

Las “guerritas”  de estos tiempos  son las chiquitas,  pero  si sumamos los muertos  y las pérdidas materiales y desplazamientos humanos  que estas han provocado  a lo largo  y ancho  del  planeta, bien pudieran ser  calificadas como un holocausto permanente  a plazos fijos.

A esta realidad  de muerte y destrucción en cualquier sitio oscuro de la tierra, se suma ahora la incertidumbre en la política  internacional  donde  uno de los actores principales, los Estados Unidos, tiene en la Casa Blanca a un Presiente impredecible-  acorralado en una jaula  dorada- que lo mismo dice que quiere  la paz  que quiere la guerra, con tal- cree él-   de hacer a su país “grande de nuevo”,  como rezaba   su eslogan  de campaña electoral,  para hacer  brincar  de fervor nacionalista a sus  fanáticos  seguidores agrupados en el sector menos educado,   más blanco  y más  racista  de la sociedad  norteamericana. ¡Tremendo problema el que tienen los norteamericanos!

Así las cosas es válido preguntarnos si esta vez  en que  el bando de los “buenos”  que no tiene   en su jefatura,   a un Franklin Delano Roosevelt, pudiera ganar con una “guerrita”  de menor cuantía al bando de los “malos”  que tampoco  cuenta en su jefatura  a un Adolfo Hitler  sino a un astuto líder ruso  llamado Vladimir Putin. ¡Claro que vivimos en tiempos revueltos!

Diría un fervoroso cristiano: “Que Dios  nos coja confesados.”

Les habló para Réplica  de Radio-Miami su director Max Lesnik.