“ Cría cuervos y te sacarán los ojos”

   4945_1-700x504Esa fue la oración que recibí de parte de mi hijo en su vista a esta nación en  2,001 y coincidió con  el catastrófico atentado  terrorista a las dos Torres Gemelas en  New York. En los momentos de que ocurría la primera – 8:46 am –  el avión en su vuelo 11 – con 92 personas a bordo – secuestrado de American Airlines por terroristas, pensamos que era un trágico  accidente, Pero minutos después cuando ocurre el segundo choque – vuelo 175 con 44 seres humanos abordo – de United Airlines –  contra el otro edificio, ya la cosa mostraba otras circunstancias. Poco tiempo después ambas edificaciones se derrumbaron como producto de una implosión pre elaborada y ejecutada. Se  supo más tarde que se  trataba de un hecho orquestado por Osama Binladen, líder de la organización terrorista AlQaeda, a quien Estados Unidos años antes  habría suministrado ayuda militar y de logística cuando este sujeto luchaba contra la hoy extinta URSS, en tierras de Afganistán. De aquí la observación “Cría cuervos…”.

   Al oriundo de Arabia Saudita, Binladen le fue puesto precio por su captura o muerte de  $25 millones por la parte norteamericana; años después es abatido a tiros  por un comando élite de Estados Unidos en su madriguera de donde su cuerpo fue extraído y rápidamente lanzado al mar, por los agentes de la Marina y la CIA,  de EEUU, argumentando  ser este un estilo musulmán del momento. Esto fue envuelto en un misterioso desenlace, donde  aún siguen habiendo dudas.

   Estos hechos suceden en el 2011, hace exactamente siete años. Osama Binladen contaba con solo 54 años de edad y tenía en ese momento cinco esposas y unos 26 hijos.

   En ese mismo día 11 de septiembre del 2, 001otro avión de pasajeros, se estrella en Pensilvania con un saldo mortal. Se especuló después que fue derribado por un misil, para evitar que callera sobre algún lugar más poblado y comprometido del Estado, como el Capitolio Nacional o la Casa Blanca y no que los ocupantes ocasionaran un motín contra los terroristas y obligaran la nave a estrellarse un campo abierto – pudiendo considerarse un acto de gran heroísmo – cosa que se manejó entre algunos de los  ocupantes que pudieron hablar por sus celulares  a sus familiares, antes del choque mortal.

   Por otra parte las emociones no terminan, Un supuesto avión choca contra una parte del Pentágono. También un misterio.

   En los cuatro casos, se tejieron misteriosas conclusiones. Los dos aviones del hecho de las Torres Gemelas, que se supone fueran secuestrados por terroristas y conducido hacia los edificios mencionados, al menos el segundo en una toma desde un helicóptero cercano, no se le ven ventanillas, o sea se trató de un avión de carga y el hecho lo demuestra pues nunca se ofreció listado alguno  de pasajeros. En esa misma vista llevada a cámara lenta se puede observar la salida de un artefacto brillante desde la proa del segundo avión, cosa que puede indicar que desde el mismo se hizo un disparo de un cohete o algo similar que produjo un gran explosión además de la del impacto del avión.

   Durante un tiempo después se prohibió  vuelos sobre territorio de Estados Unidos, pero misteriosamente un avión con 47 parientes de Osama Binladen  salió desde este país con rumbo desconocido, según datos de los Controladores Aéreos.

   Por otro lado en el supuesto caso del que se estrelló contra el Pentágono, investigaciones posteriores arrojaron un manto de misterio pues de las 16 cámaras que tenía en edificio por fuera, solo una captó una explosión en un costado y no enseñaba avión alguno. También analizando teorías después, se muestra al avión (en video producido a los efectos)  en su gran  tamaño entre la punta de las dos  alas y su altura, donde se prueba que no coinciden con la abertura ocasionada en el edificio, mostrando un hueco de unos 16 pies lineales de ancho , mucho más pequeño que  el tamaño del avión, así mismo gran la altura de la parte trasera de la nave con su ala vertical, si hubiera sido cierto, hubiera derribado todos los pisos por donde “penetró”,  y eso no fue así,   ya que un piso de arriba completo se derrumbó mucho después del supuesto choque y lo más importante, en la operación de limpieza del lugar nunca hubo restos de algún  avión, ni asientos, ni pertenecías de sus ocupantes, en conclusión nunca una nave  aérea estuvo involucrada en ese destrozo lo que inclina a  pensar que fue premeditada esa auto explosión; pudo ser un misil el que realmente se usó para esa abertura en el Pentágono, hecho en el cual no hubo tampoco  listado de victimas.

   Todo esto arroja una gran teoría de conspiración, tal como hubo otras.

   Les habló, Roberto Solís Ávila